La amenaza del 'enemigo invisible': el deshielo del permafrost amenaza con liberar radón cancerígeno

Radon
Radon
ENAC - Archivo

La descongelación del permafrost debido al cambio climático podría exponer a la población del Ártico a concentraciones mucho mayores del gas radón invisible que causa cáncer de pulmón.

El profesor Paul Glover de la Universidad de Leeds y su coautor sugieren que el permafrost históricamente ha actuado como una barrera protectora, impidiendo que el radón viaje a la superficie y afecte a la población penetrando en los edificios por los sótanos.

El radón es un gas radiactivo invisible, inodoro y natural. Provoca aproximadamente una de cada 10 muertes por cáncer de pulmón y afecta mucho más a los fumadores que a los no fumadores. Provoca tasas de mortalidad más altas en las comunidades subárticas debido a la prevalencia del tabaquismo.

Su estudio, publicado en la revista Earth's Future, modeló la producción de radón, su flujo a través del suelo, el permafrost y los edificios modelo, incluidos aquellos con sótanos subterráneos y superficiales y aquellos construidos, más tradicionalmente, sobre pilotes.

Población del Ártico.
Población del Ártico.
Sebastian Carrasco / UNIVERSIDAD DE LEEDS

Muestran que en edificios con sótanos, la presencia de gas radón puede aumentar a más de 100 veces su valor inicial hasta por siete años, dependiendo de la profundidad del permafrost y con qué rapidez se descongele el permafrost.

Esto demuestra la importancia no solo de mantener intacta la capa de permafrost al limitar el calentamiento global, sino que también tiene implicaciones significativas para la provisión de salud, los códigos de construcción y los consejos de ventilación.

Se descubrió que la presencia de una capa de permafrost actúa como una barrera contra el radón, reduciendo la radiación superficial a una décima parte del nivel de fondo, pero aumentando la concentración de radón detrás de la barrera hasta 12 veces. Este fue el caso para una amplia gama de profundidades de la capa de permafrost.

El profesor Glover, de la Escuela de la Tierra y el Medio Ambiente de Leeds, dijo en un comunicado: "Se sabe que el radón es la segunda causa más importante de cáncer de pulmón después del tabaquismo. Fumar también exacerba las tasas de cáncer de pulmón adquirido por radón unas 26 veces, y fumar ha aumentado a 4,4 veces más frecuente en las comunidades del Ártico.

"En consecuencia, una columna inesperada de radón podría representar un peligro para la salud si no se planifica. Afortunadamente, la ventilación simplemente instalada es todo lo que se requiere a menudo si se reconoce el problema.

"Si el permafrost fuera estable, no habría motivo de preocupación. Sin embargo, ahora se reconoce ampliamente que el cambio climático está provocando un deshielo significativo del permafrost, con una pérdida esperada del 42 % de permafrost en la Región Circumpolar del Permafrost del Ártico (ACPR, por sus siglas en inglés) para 2050.

"El radón puede atravesar el permafrost y generar una columna de gas radiactivo dentro de los edificios que tarda varios años en alcanzar su punto máximo y muchos más en disiparse".

La publicación Earth's Future sugiere que el deshielo de la barrera de permafrost no produce un aumento en el radón en comparación con el nivel de fondo de los edificios construidos tradicionalmente en la comunidad del Ártico, que se construyen sobre pilotes.

Los sótanos, en el punto de mira

Para edificios con sótanos, el deshielo del permafrost puede resultar en que la concentración de radón permanezca por encima del valor de 200 becquerel por metro cúbico (Bq/m3) que muchas naciones usan como umbral de acción, por hasta siete años dependiendo de la profundidad del permafrost y la tasa de descongelación.

El profesor Glover agregó: "Nuestros resultados muestran claramente que la reserva acumulada de radón puede liberarse en los sótanos de los edificios durante un período prolongado y permanecerá por encima de los niveles de acción de la radiación durante cuatro a siete años.

"Dado que no se ha percibido un problema histórico de radón en estas comunidades y el gas en sí es indetectable sin dispositivos especializados, consideramos que esto es una amenaza importante y totalmente evitable para la salud de las comunidades del norte".

El profesor Glover enfatiza que estos son resultados iniciales que han tenido que incluir muchas suposiciones, sobre todo porque hay una falta significativa de datos sobre las propiedades petrofísicas del suelo ártico y el permafrost.

Es posible que el radón encuentre caminos eficientes hacia la superficie tanto por advección como por difusión ya lo largo de zonas de descongelación preferencial mientras que la mayor parte del permafrost se descongela más lentamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento