Los colectivos ecologistas se oponen a llamar "verde" a la energía nuclear: "Es un intento de robo y una amenaza real"

España rechaza la propuesta de la CE de incluir la energía nuclear y el gas como verdes
España rechaza la propuesta de la CE de incluir la energía nuclear y el gas como verdes
Europa Press

Después de que la Comisión Europea (CE) haya presentado su propuesta final para que la energía nuclear y ciertas plantas de generación eléctrica a partir de gas se consideren inversiones "verdes" -en contra del criterio de países como España-, las asociaciones y colectivos ecologistas han mostrado su oposición a esta decisión.

El Ejecutivo plantea que se consideren sostenibles las centrales nucleares con permiso de construcción antes de 2045 y las plantas de gas que emitan menos de 270 gramos de CO₂ por kilovatio hora hasta 2031 o menos de 100 gramos en el conjunto de su vida útil.

En cambio, colectivos como Ecologistas en Acción o Greenpeace creen que esta decisión es "un lavado de imagen verde" y una "amenaza real para la transición energética".

¿Te parece bien que la Comisión Europea considere la energía nuclear como "verde"?

"Energía tóxica y costosa"

Greenpeace ya dijo el pasado enero que la propuesta de la Comisión Europea para calificar como sostenibles determinadas inversiones en energía nuclear y gas natural era "una amenaza real para la transición energética de Europa".

"Promover estas formas de energía tóxica y costosa durante las próximas décadas es una amenaza real para la transición energética de Europa", decía la directora de programas de la sección europea de Greenpeace, Magda Stoczkiewicz, en un comunicado.

Stoczkiewicz aseguró que la medida es "una licencia para un lavado de imagen verde", debido a que "las empresas contaminantes estarán encantadas de tener el sello de aprobación de la UE para atraer dinero y seguir destruyendo el planeta, quemando combustibles fósiles y residuos radioactivos".

Ariadna Rodrigo, responsable de la campaña de finanzas Sostenibles de Greenpeace en la UE, denuncia por su parte "un intento de robo". "Alguien está intentando quitar miles de millones de euros a las energías renovables y destinarlos a tecnologías que o bien no hacen nada para combatir la crisis climática, como la nuclear, o bien empeoran activamente el problema, como el gas fósil", asegura.

Critica así a la Comisión Europea, diciendo que allí se encuentra "la persona sospechosa" que "se ha disfrazado de alguien a quien hay que tomar en serio en la crisis del clima y la naturaleza".

Para Meritxell Bennasar, responsable de Taxonomía en Greenpeace España, "esta propuesta es contraria a la ciencia y es una burla a las pretensiones de liderazgo mundial de la UE en materia de clima y medio ambiente". 

"La inclusión del gas y la energía nuclear en la taxonomía es cada vez más difícil de explicar como otra cosa que un regalo a dos industrias desesperadas con poderosos amigos políticos, y representa el mayor ejercicio de lavado verde de todos los tiempos", asegura.

"Instrumento de lavado verde"

Sara Bourehiyi, responsable de la campaña de finanzas sostenibles de Ecologistas en Acción, también se ha mostrado contraria a esta decisión denunciando que la inclusión del gas y la nuclear como inversiones sostenibles convierte a la taxonomía en un instrumento de lavado verde.

"El propósito era que se creara un instrumento, basado en la ciencia, que garantizase que una inversión calificada como verde contribuyese a la necesaria transición ecológica y a mitigar los efectos del cambio climático. Si un combustible fósil y una energía que deja residuos para millones de años se consideran verdes, ¿qué no lo es?", ha dicho Bourehiyi.

Así, Ecologistas en Acción "se une al rechazo que ha provocado este documento, junto a numerosas organizaciones, algunos Estados miembros y desde el grupo de expertos que trabajó en el borrador del documento, que también piden el veto del Parlamento Europeo".

"'Falsa' taxonomía verde"

La organización WFF España también se ha postulado en contra de este "greenwashing" de la UE, y lamentan "que esta nueva clasificación" permitirá "desviar miles de millones de euros hacia estas industrias dañinas y Europa quedaría rezagada con respecto al mercado de bonos verdes existente, que excluye el gas natural y la energía nuclear", dicen en un comunicado.

"WWF pide tanto al Parlamento como al Consejo de la UE -cada uno de los cuales tiene un voto de sí o no sobre la propuesta-, que la rechacen por socavar por completo el liderazgo de Europa en materia de finanzas verdes. Esta nueva taxonomía pondría en riesgo que Europa alcance sus objetivos climáticos", añaden.

Mar Asunción, Responsable del Programa de Clima y Energía de WWF España, ha dicho que "la enorme presión de las industrias y algunos gobiernos europeos ha llevado a esta propuesta de taxonomía. El acto delegado adoptado hoy por la Comisión situaría al sistema financiero de Europa contra el planeta. Deben recapacitar y mantener el gas natural y la energía nuclear fuera de la Taxonomía”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento