Trucos para que tus finanzas sobrevivan a la cuesta de enero y un puñado de claves para incrementar los ahorros

Dos niños insertan dinero en una hucha.
Dos niños insertan dinero en una hucha.
GTRES

Las fiestas de Navidad suelen implicar un importante desembolso de dinero para los hogares. Las reuniones familiares de Nochebuena y Nochevieja, los regalos y otros gastos adicionales suelen complicar las finanzas personales al inicio de cada año. Una vez pasadas las celebraciones, los ciudadanos tienen que apretarse el cinturón durante la temida cuesta de enero hasta la llegada de la próxima nómina.

No se trata de una cuesta de enero cualquiera. Los españoles afrontan este difícil mes de enero con una cesta de la compra más alta de lo habitual. La inflación se ha disparado en los últimos meses por los problemas en la cadena de suministros, el encarecimiento de los precios de la electricidad y de los alimentos. El índice de precios de consumo (IPC) se ha situado en 6,5% en diciembre de 2021 respecto al año anterior, según el INE.

No existe una fórmula mágica para paralizar todos los gastos durante el mes de enero hasta que lleguen los nuevos ingresos a la cuenta del banco. Por eso, la mejor forma es preparar las finanzas personales para evitar problemas. Detallamos una serie de trucos para hacer más llevadera la cuesta de enero:

1. Hacer un presupuesto

Lo primero que hay que hacer cuando se quieren analizar las finanzas personales es elaborar un presupuesto. Este documento debe incluir todos los ingresos y gastos previstos por la familia. Los expertos recomiendan elaborarlo a 12 meses vista, ya que permite tener una imagen más real de la situación económica. Al estar en el mes de enero, conviene incluir todos los desembolsos esperados a lo largo del año 2022.

Asimismo, resulta imprescindible que este presupuesto tenga mucha información. Cuanto más detallado sea, menos imprevistos surgirán luego. Para ello, conviene revisar los gastos realizados en los meses anteriores para no olvidarse de nada e intentar que sea lo más fiel a la realidad.

2. Empezar a ahorrar desde el principio

Otra clave para poder superar las cuestas de enero con mayor facilidad es adquirir el hábito de ahorrar. Así se logrará disponer de un pequeño colchón financiero en el futuro para afrontar los imprevistos que puedan surgir. Muchas familias se limitan a guardar el dinero de la nómina no utilizado a final de mes. Esto es un error: lo más recomendable es apartar un porcentaje fijo de los ingresos al inicio. Lo ideal sería reservar un 20% de la nómina, pero

muchas familias no pueden prescindir de tanto dinero. Por eso, pueden empezar apartando el 5% o el 10% del sueldo. Lo importante no es si es mucho o poco dinero, sino la constancia.

Si se quiere estar seguro de que esa cantidad apartada no se gasta, conviene programar una transferencia periódica mensual a otra cuenta bancaria diferente. Si no se dispone de otra cuenta, el inicio de año es un momento ideal para abrirla. Es importante que esta solo se utilice para guardar el dinero que se quiere guardar. Existen en el mercado cuentas de ahorro remuneradas que aportan una rentabilidad por el dinero guardado.

3. Limitar los gastos y aprovechar los descuentos

La cuesta de enero es un buen momento para controlar los gastos. Gracias al presupuesto elaborado inicialmente, se pueden hacer pequeños gestos que permiten ahorrar. Una forma de empezar es limitar esos pequeños gastos innecesarios que no suponen un gran desembolso individualmente, pero que al final de mes sí que suman una cantidad considerable. Por ejemplo, suprimir el café en el bar antes de entrar a trabajar (mucho mejor tomarlo en casa) o dejar de coger el coche o un taxi para ir a la oficina (optar por acudir en transporte público).

Si hay que comprar algo, conviene estar muy atento a los descuentos que ofrecen las tiendas, aprovechando que enero es un mes de rebajas. Eso sí, hay que tener cuidado para no dejarse influenciar por las llamativas promociones de las grandes superficies. Por eso, resulta recomendable solo comprar aquellas cosas que realmente se necesiten y se vayan a utilizar en más de una ocasión.

4. Esperar dos días para realizar un gasto

Uno de los trucos más valiosos si se quiere ahorrar consiste en esperar dos días antes de realizar un gasto, independientemente del desembolso que suponga. Por ejemplo, si se quiere comprar un producto en una tienda de internet, no comprarlo inmediatamente. Si se sigue interesado en este artículo una vez transcurridas 48 horas, entonces se puede adquirir. En caso contrario, más vale ahorrarse ese dinero.

5. Sacar provecho a los ahorros

Una vez que se ha conseguido empezar a ahorrar, lo mejor es sacar provecho a ese dinero para evitar que vuelva a ocurrir lo mismo dentro de un año. Tener el dinero parado en una cuenta bancaria no parece lo más inteligente con una inflación tan alta.

Si se quiere sacar algo de rentabilidad a esa cantidad acumulada sin tener demasiado riesgo, la plataforma Finect cuenta con un escaparate de fondos de inversión de bajo riesgo. Los usuarios encontrarán allí diferentes productos financieros para analizarlos y compararlos, así como escoger aquel que más se ajuste a sus necesidades.

Si se quiere evitar que la cuesta de enero se complique demasiado, hay que controlar bien las finanzas personales. Finect ha desarrollado una herramienta para que los ciudadanos puedan medir su salud financiera. A través de sencillas preguntas, esta calculadora permite a los usuarios hacer un diagnóstico sobre la misma. Si se quiere calcular la salud financiera, se puede hacerlo rellenando el siguiente formulario

¿Cómo vas de salud financiera?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento