Los laboratorios privados, "desbordados" al cuadriplicarse la demanda de PCR por la saturación de los centros de salud

Cola para hacerse pruebas PCR de Covid este lunes en un laboratorio privado.
Colas para hacerse una PCR en un laboratorio privado este lunes 20 de diciembre de 2021
EFE
Pruebas PCR antes de Navidad como prevención ante el aumento de casos.
Europa Press/EFE

Los centros de Atención Primaria llevan varias semanas experimentando un aumento de los casos atendidos por covid. Se han multiplicado las citas y las pruebas diagnósticas hasta el punto de que, a finales de la semana pasada, una tercera parte de su actividad tenía que ver con la covid. Fuentes del sector vaticinaban el posible colapso de los servicios de Atención Primaria. Esta saturación y la incapacidad de los ciudadanos para ser atendidos en los centros de salud coinciden también con el desabastecimiento de test de antígenos que han sufrido las farmacias de España estos días. Por todo ello, son muchos los ciudadanos que acuden a laboratorios privados para poder hacerse una PCR con la que salir de dudas de cara a estas navidades.

Elisa Ramírez, coordinadora de operaciones de Unilabs –empresa privada con laboratorios especializados en pruebas diagnósticas-, explica a 20minutos que el aumento de la demanda de PCR en las últimas semanas ha sido notable. "Previo al puente lo notamos un poco", explica, "pero ya la semana pasada hicimos el triple de pruebas y esta semana vamos a llegar a hacer cuatro veces más pruebas de lo que estábamos haciendo en semanas previas". Sobre todo, indica, esperan más volumen para el miércoles y jueves de esta semana, debido a la cercanía de la Navidad. En algunos de sus centros, se pueden observar largas colas de personas esperando para poder hacerse su prueba diagnóstica.

En los laboratorios Abacid -presentes en varios hospitales y clínicas del grupo HM Hospitales-, también explican que están "desbordados" y que "hay un aumento brutal" de demanda de pruebas diagnósticas. Desde la Asociación Nacional Empresarial del Laboratorio Clínico (ANLAC) -que engloba a empresas del sector, como la propia Unilabs-, Jorge Fernández-Ordás, gerente, señala que en, periodos vacacionales, suele darse un incremento de pruebas diagnósticas, aunque reconoce que en este caso se han juntado varios factores, como la aparición de la variante ómicron, "que nos está dando de lleno".

Por su parte, Ramírez, al ser preguntada por la saturación de la Atención Primaria, reconoce que esa presión sí se nota, aunque matiza que, en el caso de la capital, "es muy diferente dependiendo de la zona en la que te encuentres". También dice que, al caldo de cultivo de ómicron, Atención Primaria y navidades, hay que añadirle los contagios en los colegios, "donde, hasta ahora, los niños no estaban vacunados".

Los ciudadanos optan por esta opción para salir de dudas

José Amador y María Isabel López, un matrimonio de 64 años de Madrid, llevaban una semana dudando de si podían tener la covid tras acudir a un par de hospitales por unas molestias que presentaba José. Fue de urgencias al hospital tras fuertes dolores de cabeza y también en el cuello y la boca. "Él es paciente de riesgo, ha tenido dos ictus e íbamos con miedo por si podía ser un coágulo u otra cosa", explica Isabel. En las urgencias del hospital, tras pasar por triaje, les hicieron entrar a una "sala rara", donde estuvieron una hora y media y se "oían toses y toses". "Esto es raro, pensé", cuenta Isabel.

Más tarde, cuando acudió una doctora, se enteraron de que habían estado en una sala para enfermos de covid. Además, la doctora les indicó que no debían haber dejado entrar a un acompañante. Tras esto, José fue atendido aunque sin recetarle ningún medicamento extra ni haber recibido ninguna prueba diagnóstica.

"Me mandaron para casa, pero continúe con los mismos dolores y me fui por la noche de madrugada a la clínica del Rosario, y allí tampoco me hicieron nada. Comenté lo que me pasaba, me pusieron un tratamiento para los dolores, pero nadie me habló de hacerme una PCR", explica José. A finales de la semana pasada, además de que José seguía con molestias, Isabel también empezó “con descomposición”.

Tras acudir Isabel a una farmacia a por un test de antígenos, en el que dio negativo, la farmacéutica le explicó que sus síntomas podían ser compatibles con la enfermedad, por lo que decidieron finalmente acudir a un laboratorio privado, dadas las circunstancias con las que se habían encontrado a lo largo de la semana. Reconocen que tuvieron suerte y no tuvieron que esperar mucho, aunque una enfermera les indicó que estaba habiendo colas de hasta dos horas. Tras pagar 50 euros por cada prueba diagnóstica, este lunes salieron de dudas y ya saben que son negativos.

Por su parte, Rubén Martín, de 32 años, quiere saber si tiene covid de cara a la cena familiar de Nochebuena tras haber sido contacto con un positivo y podrá saberlo mañana. "Evidentemente es muy cómodo porque te cuesta lo que te cuesta, pero yo me quedo tranquilo", expresa.

"Este fin de semana nos fuimos de casa rural con unos amigos. Una chica dio negativo en antígenos el viernes, y el domingo -estuvo con cuidado, sin quitarse la mascarilla- siguió encontrándose mal, volvió a hacerse una prueba, y dio positivo. En cuanto pasó eso, nos volvimos", explica. Al menos otras dos personas, que también se habían hecho un test de antígenos, han manifestado también síntomas.

Desde que volvió, ha estado encerrado en casa de su pareja, pero todavía no ha manifestado síntomas. Sin embargo, al estar seguro de haber tenido contacto con un positivo, quiere hacerse la prueba PCR. "Antes de poder cenar con mi familia, necesito saberlo". Explica que decidió acudir a un laboratorio privado al ver que en su círculo cercano no podían contactar con sus centros de salud o les daban cita a largo plazo. "Como a mi hermano, que le dieron cita para el día 28. Para el 28 puedes haber pasado la covid y puedes haber pasado también el sarampión".

Cuenta que, al laboratorio al que va a acudir, fue a hacer cola un amigo y "se tiró una hora y media o dos", aunque él espera que al ir con cita no tenga que hacerlo. En cuanto al coste, estima que la prueba se encuentra en torno a los 105€, pero gracias a su empresa, tendrá que abonar 80€.

Respecto a etapas anteriores de la pandemia

"Este ha sido el momento más alto del año", cuenta Ramírez, coordinadora de operaciones de Unilabs, aunque "el año pasado teníamos unas colas enormes también, porque además no había antígenos en las farmacias y nosotros éramos el único medio de poder hacerte una prueba diagnóstica de covid". "No puedo decir que este año sea peor que el anterior".

Desde ANLAC, apuntan en la misma dirección. "Ya el año pasado, sin existir desplazamientos y con unas limitaciones de un número máximo de comensales y de personas que se podían juntar con familiares, ahí ya tuvimos un incremento", aunque Fernández-Ordás cree que puede que este año acabe siendo mayor la demanda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento