Sánchez impone la mascarilla en exteriores entre críticas por la falta de utilidad de la medida

El presidente del Gobierno y las ministras de Sanidad, Política Territorial y Hacienda en la Conferencia de Presidentes.
El presidente del Gobierno y las ministras de Sanidad, Política Territorial y Hacienda en la Conferencia de Presidentes.
Secretaría de Estado de Comunicación
El Gobierno vuelve a hacer obligatoria la mascarilla por la calle y activa al Ejército para reforzar la vacunación. Te contamos los detalles
Wochit

La mascarilla volverá a ser obligatoria por la calle a partir del 24 de diciembre, día de Nochebuena. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comunicado a los presidentes autonómicos que este jueves se celebrará un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar una medida que varias comunidades llevaban días pidiendo pero que también ha suscitado numerosas críticas, fuera y dentro de la reunión. Dentro, los presidentes de Aragón y de la Comunidad de Madrid, Javier Lambán e Isabel Díaz Ayuso, se han opuesto abiertamente a una medida que contrasta con los informes del propio Ministerio de Sanidad, que repetidamente han insistido en que los contagios se producen principalmente en lugares cerrados, mal ventilados y con concentración de personas, como pueden ser bares o restaurantes, sobre los que Sánchez no ha anunciado cambios.

¿Estás a favor de que el Gobierno imponga de nuevo la mascarilla en exteriores?

"La experiencia nos ha demostrado que, junto con la vacuna, las mascarillas son fundamentales para bajar la curva de contagios", ha defendido el presidente sobre una nueva imposición que, ha dicho, cuenta con un "amplísimo apoyo" entre los presidentes autonómicos (hasta siete la habían pedido en los últimos días).

Pero la medida también tiene detractores. "No compartimos las mascarillas obligatorias al aire libre si hay distancia", ha recalcado Díaz Ayuso. "En calles, plazas y al aire libre no existen las posibilidades de contagio sin mascarillas que se producen en aglomeraciones y, sobre todo, en interiores e interiores no ventilados", ha indicado Lambán.

Por otra parte, la reincorporación de la obligación de mascarillas ha sido muy contestada en las redes sociales, donde el lema "MascarillasEnLaCalleNo" se ha hecho tendencia y han abundado los comentarios relativos a la posibilidad de ir a los bares, pero no de andar por la calle sin mascarilla. Los dirigentes de Vox han sido especialmente críticos con la medida y también el líder de Más País, Íñigo Errejón.

Habrá excepciones

A la espera del decreto que aprobará este jueves el Gobierno, Sánchez ha explicado que habrá "excepciones": "Para hacer deporte, en el campo, en espacios naturales o paseando con algún familiar o amigo, a una distancia prudencial de 1,5 metros", ha dicho el presidente, que ha defendido para situaciones como las que se repetirán estos días cuando "hagamos compras de regalos de Navidad". La mascarilla ya era obligatoria en exteriores cuando no se puede mantener una distancia de 1,5 metros, y el Gobierno no aclara por ahora con exactitud qué cambia con la nueva normativa. Sánchez también ha dicho es que el Ejecutivo quiere que la medida sea "temporal" y acabe "en cuanto sea posible".

Sin plan de Navidad

A pesar de las críticas, Sánchez ha defendido esta medida de prevención, que acompañada de la vacunación, constituye su única receta ante una Navidad en la que no habrá un plan de medidas coordinadas y que dará lugar a "17 navidades", como ha vuelto a lamentar el presidente de Murcia, Fernando López Miras. Así, no habrá una instrucción común sobre si las comunidades deben reducir aforos u horarios de la hostelería o recomendar a sus ciudadanos que limiten el número de asistentes a sus reuniones, como ya hacen algunas de ellas.

Los presidentes de Galicia, Andalucía, País Vasco y Cataluña han incidido en que mascarilla y vacunación no son "suficientes". El catalán Pere Aragonés, no obstante, no ha encontrado apoyos a su propuesta para que se decrete un toque de queda nocturno en toda España, a la que también se había sumado Canarias, que pidió al Gobierno un "marco" para poder aplicarla.

Al término de la reunión Aragonés ha criticado que las medidas son "claramente insuficientes" para afrontar la sexta ola que este miércoles ha elevado la incidencia acumulada nacional a 784. Le ha contrarrestado el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que ha advertido de que con la ocupación actual de hospitales y UCI, "no hay tribunal que acepte que le recortemos derechos fundamentales y libertades públicas a la gente".

"No estamos en mazo de 2020 y no estamos en en las navidades del año pasado", ha insistido Sánchez para restar gravedad a la sexta ola, que se deja ver en lo contagio pero mucho menos en los hospitales y las UCIS y que pilla al 90% de la población mayor de 12 años con pauta completa. Sánchez ha trasladado a las comunidades la responsabilidad de tomar decisiones sobre aforos u horarios de la hostelería porque son de su competencia y ni siquiera ha querido dar su opinión sobre si sería conveniente cancelar eventos como fiestas de Nochevieja. 

Sí ha apoyado las cabalgatas de reyes, recordando que incluso en 2020 se celebraron. "El año pasado se celebraron sin vacuna, creo que con el uso de la mascarilla, la vacunación de los niños, sus padres y sus abuelos y la experiencia de los ayuntamientos para evitar contagios los niños y niñas se merecen tener unas cabalgatas este año y trabajamos para que así sea".

De este modo, Sánchez ha trasladado la responsabilidad de tomar las medidas más desagradables a las comunidades, entre las que sigue habiendo grandes diferencias con respecto a las restricciones. Mientras que Díaz Ayuso se mantiene en el "no a los cierres", en la "cultura del autocuidado", el lehendakari, Íñigo Urkullu, había acudido a la Conferencia de Presidentes con una propuesta para limitar los aforos y los horarios de la hostelería y los comercio en los días más señalados de la Navidad -25, 25 y 31 de diciembre y 1, 5 y 6 de enero- en las comunidades con una incidencia superior a 500 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días y suspender la atención en la barra.

Movilizar al Ejército para vacunar

Sánchez no ha entrado en polémicas y ha insistido en la vacunación, sobre todo la pediátrica y la administración de terceras dosis, que de momento están planeadas hasta los 40 años pero que Sánchez ha adelantado que terminarán llegando a toda la población.

Ha anunciado a los presidentes autonómicos que el Gobierno podrán a disposición a las Fuerzas Armadas para seguir vacunando. Según ha dicho, se habilitará a dispositivos de vacunación de las Fuerzas Armadas y hospitales de la Red Sanitaria Militar, en Zaragoza y Madrid y también los rastreadores del Ejército, como los más de 1.000 que trabajan ya con las comunidades buscando contactos. 

La intención del Gobierno es "intensificar y acelerar el proceso de vacunación" y para ello, Sánchez ha planteado a los presidentes autonómicos nuevos objetivos. Según ha dicho, el 80% de la población entre 60 y 69 años deberá tener tercera dosis antes de que termine el año y antes de la semana del 24 de enero deberá tenerla el 80% de la población entre 50 y 59 años. El 80% de la franja de 40 a 49 años debería tenerla "en la primera semana de marzo".

En cuanto a la vacunación de los menores de los niños, los plazos que Sánchez ha fijado en la Conferencia de Presidentes consisten en que el 70% de los niños de 5 a 11 años tenga una primera dosis puesta en la semana del 7 de febrero y que para la semana del 19 de abril ese mismo porcentaje, el 70%, tenga puesta ya la segunda dosis. En este sentido, varios presidentes han apuntado que es necesario que lleguen más dosis de vacuna.

Además, Sánchez ha anunciado un que se permitirá la "contratación del personal sanitario jubilado y prejubilado" y la habilitación de profesionales con título de especialista obtenido fuera de la UE.

Sin fondo Covid para 2022

Una mayoría de presidentes, desde el popular Juanma Moreno hasta el republicano Pere Aragonés ha reclamado al Gobierno reeditar en 2022 el fondo extraordinario Covid por el que en 2020 se repartieron 16.000 millones y en 2021, más de 13.000. "Que se haya tenido que celebrar esta Conferencia de Presidentes urgente para ver cómo abordamos la pandemia es la mejor prueba de que hace falta un fondo Covid", ha dicho en rueda de prensa el presidente de Andalucía.

Sin embargo, Sánchez se ha limitado a recordar que los Presupuestos Generales del Estado para 2022 incluyen una partida de 292 millones de euros para Atención Primaria que se destinarán en su "mayor parte" a la comunidades y que el Plan de Atención Primaria que aprobó hace unas semanas el Consejo Interterritorial de Sanidad incluye la reducción de la temporalidad del personal sanitario un 8%, lo que supone "aumentar el número de profesionales sanitarios".

La cifra palidece en comparación con los miles de millones que han percibido en los dos últimos años para hacer frente a los gastos sanitarios, en servicios sociales o en educación que ha generado la pandemia. En la rueda de prensa, Sánchez ha 'elevado' la cifra aludiendo a los 7.000 millones de transferencias ordinarias que también figuran en los Presupuestos y, sin concretar, ha indicado a los presidentes que "no habrá problema" para financiar los gastos de la Covid.

Por último, Sánchez ha expuesto a los presidentes autonómicos tres decisiones que ya se han tomado en los últimos días: que Sanidad ha autorizado que test de antígenos de uso profesional puedan venderse en las farmacias, para intentar paliar la escasez de estos productos, que los vacunados no deberán hacer cuarentena si son contacto estrecho de una persona contagiada y que a partir del 1 de febrero el 'pasaporte Covid' caducará si pasan más de nueve meses desde la segunda dosis y la dosis de recuerdo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento