Mosaico, la prometedora vacuna contra el VIH que ayudaría a controlar la pandemia en diez años

vacuna vih
La vacuna del VIH.
Unplash
vacuna vih

95-95-95. Así se resume el objetivo que se ha marcado Onusida para 2030: 95% de las personas con VIH diagnosticadas, de las que el 95% estén en tratamiento y al menos el 95% con carga viral indetectable. Se trabaja además en un cuarto 95 para que quienes tengan la infección disfruten de una buena calidad de vida y cero discriminación. En el camino hacia ese reto se espera contar con la primera vacuna contra el virus y en estos momentos, el ensayo clínico de Janssen es en el que más esperanzas hay puestas. 

"Se llama Mosaico porque tiene una composición de distintas vacunas probadas previamente y que en conjunto tienen una supuesta prevalencia de prevención en la infección por VIH. Son tres dosis y ahora mismo se está inoculando la tercera. Es un estudio doble ciego, en el que una parte de los voluntarios está recibiendo las vacunas y otra no", explica Jorge Garrido, director ejecutivo de Apoyo Positivo. Esta entidad colabora en esta investigación junto a la Fundación Jiménez Díaz en Madrid y con el Hospital Reina Sofía en Córdoba, trabajando en la captación de participantes. 

¿Debe la UE ofrecer respuestas conjuntas a crisis sanitarias globales?

La farmacéutica buscaba unos 3.800 voluntarios, 250 de ellos en España, y además de en Madrid y en Córdoba se han seleccionado centros en Barcelona y Valencia. El resto de países involucrados en el ensayo son Italia, Polonia, Estados Unidos, Argentina, Perú, México y Brasil. "A pesar de la Covid, el reclutamiento ha ido relativamente bien. De hecho, en los centros que nosotros regulamos se completó y se ha solicitado alguna plaza más", comenta Garrido. 

Una solución para áfrica

  • La vacuna contra el VIH tendría un impacto fundamental por ejemplo en África. “Siempre nos ponemos muy exigentes con el lenguaje y recalcamos que VIH y sida no son sinónimos. Eso ocurre en España, en el resto de Europa o en EE UU, donde hay pocas personas que lleguen a entrar en la fase del sida. Pero en África las personas siguen muriendo a causa de enfermedades relacionadas con el sida. Los niños nacen con el virus y en algunos casos no superan el año de vida porque no hay acceso a tratamientos, no hay acceso a la profilaxis prexposición…”, lamenta Reyes Velayos, presidenta de Cesida, quien hace hincapié en que, en ese contexto, una vacuna preventiva podría ser la solución para esos países.

Los candidatos son hombres y personas trans, de entre 18 y 60 años, que no tuvieran el virus y que mantengan relaciones sexuales con hombres y/o personas trans. "Para el estudio se ha buscado un perfil concreto, con mayor riesgo de exposición, pero en general, la vacuna estaría disponible para todo aquel que quiera prevenir el virus de manera activa y directa. El VIH puede afectar a cualquier persona", puntualiza el director ejecutivo de la ONG. 

Desde Janssen aseguran que los fármacos del estudio no pueden provocar una infección por VIH ni sida pero también alertan a los participantes de que no deben esperar quedar protegidos contra la infección. Por ello se les aconseja y asesora sobre cómo evitar conductas de riesgo.

La tecnología que está detrás de Mosaico es precisamente muy parecida a la vacuna contra el coronavirus. Se trata de un adenovirus especialmente modificado para portar proteínas características del patógeno y hacer que el sistema inmunitario genere anticuerpos específicos. El ensayo acaba de arrancar su última fase, la III, algo que no ocurría con una vacuna contra el VIH desde hace diez años. La última en lograrlo tuvo que guardarse en un cajón porque finalmente solo evitaba el 30% de las transmisiones. En cuarenta años desde que se detectó el sida -cuyo día mundial se conmemora este miércoles-, el virus que lo causa ha mutado mucho, y eso ha dificultado las cosas. 

Tras la selección de los voluntarios, el periodo de vacunación va a ser de un año y, posteriormente, habrá un periodo de seguimiento de al menos 18 meses. Con todo ello la vacuna no estaría operativa al menos hasta 2023. "Es uno de los estudios que está más avanzado. Existen otros proyectos y sobre todo existen distintas líneas de desarrollo y herramientas ya disponibles que permitirían controlar esta pandemia en aproximadamente diez años. La curación llegará más tarde pero esa luz de esperanza, relativamente próxima, es posible", augura Garrido.

En su opinión, solo es cuestión de coordinar todas esas herramientas, de tener voluntad de aplicarlas y de "no poner barreras ni para la investigación ni para el acceso a los recursos": "Estamos viendo listas de espera interminables para poder acceder a la PrEP [profilaxis prexposición], por ejemplo. Eso es lo que más nos preocupa; no tanto pensar en un método prometedor sino en empezar a facilitar el acceso a la salud sexual y a todos sus servicios ya". 

REPORTAJES QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Si quieres contactar con 20minutos o realizar alguna denuncia o alguna corrección sobre algún tema, puedes enviarnos un mail a zona20@20minutos.es. También puedes suscribirte a las newsletters de 20minutos para recibir cada día las noticias más destacadas o la edición impresa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento