El Gobierno aprueba el PERTE sanitario para promover la medicina de precisión: "Tratamientos con nombres y apellidos"

Laboratorio central del Canal de Isabel II.
Laboratorio central del Canal de Isabel II.
CANAL DE ISABEL II

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el segundo proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE) que financiará en parte con el Fondo de Recuperación de la UE. Si el primero fue para el coche eléctrico, en esta ocasión es de materia sanitaria y contempla la inversión de casi 1.500 millones hasta 2023 para desarrollar en España la "medicina de precisión", con la que espera no solo beneficiar a pacientes que podrán ser tratados de manera personalizada y atendiendo a sus circunstancias particulares, sino también a la industria biotecnológica española, a la creación de riqueza general y de empleos de "alta calidad" que caracterizan a este sector.

"Tratamientos únicos, con nombres y apellidos". Así ha resumido la ministra de Ciencia, Diana Morant, el resultado que debe arrojar la investigación biotecnológica que el Gobierno quiere promover con un PERTE dotado con 1.469 millones, de los cuales 982 serán públicos y provendrán del Fondo de Recuperación de la UE y el resto, del sector privado, en el que quiere animar la I+D+i, que es una de las debilidades empresariales españolas, según la ministra.

A cambio, el plan del Gobierno es que este "proyecto transformador" provoque un retorno de 4.335 millones en la economía. Calcula que se crearán 12.668 empleos, que en este sector son "de alta calidad", ha explicado Morant del PERTE "Salud de Vanguardia", que ya presentó el presidente, Pedro Sánchez, hace unas semanas.

Tratamientos personalizados

Todo esto se quiere conseguir mediante las inversiones en la sanidad, fomentando la investigación para que "cada paciente reciba el tratamiento más efectivo", ha explicado Morant. Se trata de la llamada "medicina de precisión" que tiene en cuenta no solo la situación clínica de la persona enferma sino también sus datos genómicos, sus hábitos de vida, o sus datos socioeconómicos para poder ofrecer la terapia más adaptada. Estos avances podrán aplicarse al tratamiento del cáncer, de enfermedades neurodegenerativas como la ELA o prevalentes como la diabetes.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Morant se ha detenido a un ejemplo de lo que ya se está haciendo y el Gobierno quiere que se siga haciendo con esta inversión, el del doctor Álvaro Urbano y si equipo del Hospital Clínic de Barcelona, que han desarrollado una terapia avanzada frente a la leucemia infoblástica que consiste en extraer las defensas del paciente, modificarlas genéticamente y reintroducirlas. "Son capaces de atacar a las células cancerígenas con una fuerza 100 veces superior", ha resaltado Morant.

Desarrollo industria biotecnológica

La consecuencia esperada de las investigaciones en "medicina de precisión" que el Gobierno quiere promover con este PERTE sanitario es el surgimiento de nuevos fármacos, que, también estén adaptados a cada caso particular. Morant ha defendido que los 1.000 millones de inversión pública y los casi 500 que busca en el sector privado son "para que nadie tenga que gastar miles de euros en un tratamiento avanzado".

La conversión de España en un "líder de terapias avanzadas y fármacos innovadores" es el primero de los cuatro objetivos del PERTE. El segundo es que la investigación se transfiera a la empresa y que los fármacos sean producidos en España, así como, en tercer lugar, desarrollar el Sistema Nacional de Salud "digital", para que sea capaz de analizar todos los datos que generará la innovación clínica. Por último, Morant ha explicado que busca "llevar la transformación digital a la atención diaria, con tecnología para atender a los pacientes" en cualquier lugar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento