Pasaporte Covid en España para entrar a bares llenos: llega el documento que intenta alejar las restricciones 'clásicas'

  • Será obligatorio para entrar en hospitales en Galicia, Navarra espera aval para pedirlo en cines o teatros y Cataluña, Euskadi o Valencia ultiman sus planes.
  • Darias se abre a su uso para impulsar la vacunación entre 20 y 39 años y Madrid, Extremadura y Fernando Simón dudan de su utilidad.
  • Experto: "Habrá que ir subiendo y bajando restricciones dependiendo de la realidad epidemiológica".
El Gobierno central no legislará para que el Certificado Covid de la UE, el denominado 'pasaporte Covid', pueda utilizarse en España para determinar quién entra y quién no en determinados locales de ocio en función particularmente de que esté o no vacunado. Varias comunidades han pedido una regulación común que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha rechazado este miércoles tras el Consejo Interterritorial de Sanidad. Aunque España podría ampliar sus términos, Darias se ha ceñido al reglamento europeo del 'pasaporte Covid' pero sí ha dado vía libre para que cada comunidad decida si para acceder a determinados lugares públicos exige pruebas de vacunación o de no tener la Covid que, sin embargo, no podrán ser el 'pasaporte Covid'.
Cola para entrar en un local de ocio nocturno.

Previa autorización judicial, España parece estar a punto de pasar a una nueva fase de la lucha contra la Covid, centrada en poner coto a las personas no vacunadas más que en 'castigar' a toda la población con restricciones generales. La semana que viene será clave porque varias comunidades presentarán sus recursos ante sus respectivos tribunales de justicia, de los que esperan el aval para exigir el pasaporte Covid para acceder a determinados espacios públicos, particularmente de ocio. El objetivo es evitar restricciones 'clásicas' de la pandemia, como fueron la reducción de aforos o el adelanto de la hora de cierre, ya levantadas. El departamento de Carolina Darias descarta legislar normas comunes como exigen algunas autonomías pero hace unos días también quiso alejar la toma de medidas generales proponiendo elevar el número de contagios aceptables antes de cerrar bares o limitar la afluencia de público.

"Siempre hemos dicho que antes de hacer restricciones de aforo o horarias debemos aprobar el certificado digital Covid", apuntaba este viernes el conseller catalán de Salud, Josep Maria Argimon, en alusión a la nueva disyuntiva que se plantea. Si hace unos meses se trataba de establecer si era "justo" dejar fuera a determinados sitios a personas que por ley no están obligadas a vacunarse, la cuestión ahora es procurar que la exigencia del certificado Covid europeo sea suficiente para evitar tener que reducir aforos y adelantar los cierres.

"Haremos todo lo posible" para que este inverno no sean necesarias estas antiguas restricciones, apuntó el presidente canario, Ángel Víctor Torres. El valenciano, Ximo Puig, también ha indicado que de momento no tiene ninguna intención de aplicar más restricciones, mientras ultima su propuesta ante el Tribunal Superior de Justicia valenciano.

La idea de que es prácticamente inevitable que toda la población pase la Covid se va instalando, igual que la de que el virus no va a desaparecer y habrá que "convivir" con él. Hace unos días, Ángel Portela, responsable de la Agencia Española del Medicamento, advertía de que "al final nos vamos a infectar todos", Por su parte, fuentes autonómicas defendían utilizar el 'pasaporte Covid' como una forma de no fastidiar a todo el mundo con restricciones generales, porque todavía queda pandemia por delante. En este sentido, la semana que prevé un aluvión de recursos y resoluciones judiciales para que las autonomías lo exijan para entrar en lugares públicos, como es ya normal en otros países europeos. 

Autonomías ante los tribunales

De momento, los jueces ya se han pronunciado en una comunidad. En Galicia, será obligatorio presentar el pasaporte Covid para entrar en los hospitales, aunque la Xunta no descarta pedir más adelante que pueda aplicarse también al ocio. Navarra presentó su recurso ante su Tribunal Superior de Justicia este viernes, para que sea obligatorio para entrar en bares, conciertos o restaurantes, mientras que el País Vasco de momento cuenta con la posición favorable de la Fiscalía para que sea obligatorio presentarlo antes de entrar a restaurantes de más de 50 comensales, discotecas y bares nocturnos.

Canarias lo sigue exigiendo en sus aeropuertos también en vuelos desde otros puntos de España y no descarta volver a pedirlo para entrar en hoteles, como este verano y Cataluña y la Comunitat Valenciana están ultimando sus recursos, que previsiblemente presentarán la semana que viene. El Govern catalán aún no ha detallado el suyo pero sí se sabe que el valenciano pedirá prohibir la entrada sin pasaporte Covid a lugares donde haya "más facilidad de contacto sin mascarilla y poca ventilación". Aragón también ultima su petición y si finalmente lo hace es previsible que también se exija para entrar en residencias de ancianos.

Mientras, Castilla y León parece haber dado un paso atrás y ahora solo se lo planteará si el aumento de contagios provoca saturación hospitalaria, mientras la idea de Murcia es poder centrarlo en lugares de ocio donde acudan los grupos de edad menos vacunados -entre 20 y 39 años-, aunque pide que sea con una ley estatal que cada vez exigen más comunidades y que descarta el Ministerio de Sanidad. A falta de un paraguas común, se aprecia que las comunidades han aprendido de errores pasados y están poniendo más detalle en sus recursos, para que no puedan ser rechazados por los jueces por cuestiones como no acotar el plazo de aplicación o ser demasiado generales.

Capas de medidas contra la Covid

Para epidemiólogos como el exjefe del Servicio de Epidemiologia de la Agencia de Salud Pública de Barcelona Joan Caylá estaba claro desde hace semanas que la solución pasaba por ello. También para el profesor e investigador de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, Salvador Macip, que ve el 'pasaporte Covid' como una de las "capas" de medidas que deben superponerse para luchar contra la pandemia. Deben ser más o menos dependiendo cada momento epidemiológico.

Según explica Macip, investigador también de la Universidad de Leicester, la vacuna a la que el Gobierno parece estar fiándolo "todo" en estos momentos es solo una de las medidas al alcance, si bien una muy efectiva para evitar muertes. Lo mismo ocurre con el pasaporte Covid pero también con restricciones de aforos o de horarios que, en su opinión, no pueden desaterrarse definitivamente. 

"Hay que incorporar la vacuna al resto de medidas que funcionan. Podemos  aplicar por fases. El pasaporte Covid es más fácil, pero, si no, habrá que empezar con aforos en cine y teatro, cerrar discotecas y restaurantes. Hay que ir poniendo restricciones, primeros las menos graves y menos serias, pero es que no hay otra, ya lo sabemos", dice este experto afincado en Reino Unido. "Tenemos que transmitir la idea de que esto va  ser así hasta el final de la pandemia, subiendo y bajando restricciones dependiendo de la realidad" epidemiológica.

Qué sentido tiene

Según este esquema de "capas", ahora mismo hay comunidades que están preparándose para extender la del pasaporte Covid y otras y el Gobierno que no lo ven necesario, aunque algunas como Andalucía o Madrid también se sumen a la petición de una ley estatal que lo regule.

De momento, Sanidad no cede a la presión y la ministra Carolina Darias insiste en  señalar a las comunidades el camino de los tribunales de justicia para avalar su uso, aunque este viernes mostró cierta conformidad con acotar la entrada solo a vacunados a lugares de ocio donde se congregan ciudadanos de 20 a 39 años. Sin embargo, el director del CCAES, Fernando Simón, se preguntó hace unos días "qué sentido tiene" exigir el pasaporte Covid en un país donde está vacunado el 90% de la población mayor de 12 años. "Personalmente creo que, como todo el mundo está prácticamente vacunado, ¿qué sentido tiene?".

Así lo ve también el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que "de momento" no se plantea pedir aval judicial para exigirlo, igual que Asturias. "Si cada uno de nosotros nos hacemos la siguiente pregunta, 'oye de tu entorno más cercano de la gente que conoces, con los que te relaciones, con los que entras, con los que sales ¿conoces a muchos que no se hayan vacunado?' Yo conozco a muy pocos", ha expuesto antes de matizar que él no conoce "a ninguno", por lo que discernir entre vacunados y no vacunados cuando estos últimos son tan poco numerosos no tiene mucho sentido.

Curiosamente, en esta ocasión la Comunidad de Madrid está también en línea con las dudas del Ministerio, al que en todo caso exige una regulación estatal. "Tampoco va a ser un factor que vaya a ayudar tanto. "Con niveles de vacunación del 90% de la población diana, hay que planteárselo de otra manera", apuntó este viernes el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento