Crece el pánico en Reino Unido ante una Navidad sin suministros mientras se agudiza la crisis de las gasolineras

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.
FACUNDO ARRIZABALAGA/POOL
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.

El Gobierno del Reino Unido trata de capear la crisis derivada del 'brexit' y que ha generado una falta de suministro en gran parte de las gasolineras del país y que afecta a millones de británicos desde hace ya una semana. 

El Gobierno, a través del secretario de Estado Kit Malthouse, ha reconocido que el desabastecimiento en gasolineras causado por la falta de transportistas y un incremento excepcional de la demanda se podría mantener "otra semana o algo así", tratando de lanzar un mensaje de tranquilidad asegurando que "se está estabilizando".

"Aún hay una fuerte demanda de combustible en algunas partes del país, aunque no hay un problema de suministro", ha indicado a primera hora de esta mañana en declaraciones a la BBC, insistiendo a que el principal problema es de distribución y de la falta de mano de obra.

Esta escasez de transportistas, y en general de trabajadores cualificados, afecta también a otros sectores de la economía, que temen que no recibirán suministros necesarios de cara a la Navidad o, en el caso de la hostelería, que no contarán con personal suficiente para mantener abiertos los negocios, algo que preocupa seriamente a la población.

El Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, espera que la situación se estabilice "a medida que se equilibran la oferta y la demanda", después de días en que los conductores hacen largas filas en las estaciones de servicio ante el temor a quedarse sin combustible -lo que ha exacerbado la carestía-.

"Si las cosas se deteriorasen más, obviamente el primer ministro y el ministro de Energía, de quien esto depende, tendrán que revisar la situación", afirmó Malthouse.

A puñetazo limpio, un grupo se enfrenta en una gasolinera.

Para paliar la falta de transportistas, común en toda Europa, pero empeorada en el Reino Unido por el 'brexit' o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), el Ejecutivo conservador emitirá 5.000 visados temporales para trabajadores extranjeros, frente a un déficit de 100.000 profesionales.

Además, en una medida criticada por los sindicatos, el Gobierno ha prorrogado hasta el 31 de octubre la norma introducida en julio que permite a los camioneros alargar sus horas de conducción y modificar sus pautas de descanso, siempre que se cumplan varios requisitos de seguridad.

¿Cuántas gasolineras está afectadas?

La falta de suministro en las gasolineras afectaba este jueves a casi la mitad de las estaciones de servicio independientes en el país en el Reino Unido y el Gobierno ha destinado 150 conductores del Ejército para poder facilitar la recarga de suministro y distribución, al tiempo que ha movilizado también camiones cisterna propiedad del Estado.

Según denunciaba este jueves la Asociación de Minoristas de Gasolina, los conductores británicos mantenía un ritmo de compra de combustible superior a lo que se podía reabastecerse y se han registrado varios disturbios en centros de distribución por la falta de carburante.

A puñetazo limpio, un grupo se enfrenta en una gasolinera. Quienes venían a llenar el depósito terminan enzarzados en el suelo. Es el resultado de la enorme crispación que estos días vive Reino Unido. Largas colas colapsan los accesos a las estaciones de servicio. Los conductores se agolpan por miedo a quedarse sin gasolina. Un bien que ahora mismo escasea y que, en muchos establecimientos, comienzan a racionar.

En cualquier caso, la previsión del Gobierno es que esta dotación extra de conductores del Ejército pueda distribuir carburantes por todo el país en los camiones cisterna durante el fin de semana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento