MAPA | Más de 50 volcanes entran en erupción cada año: ¿Dónde están los más activos de Europa?

Algunos de los volcanes más activos de Europa
Algunos de los volcanes más activos de Europa
Carlos Gámez

En el mundo hay al menos 1500 volcanes en activo, y eso, si no contamos los otros miles que se encuentra sumergidos bajo el mar. De esos 1.500, unos 50 entran en erupción cada año, según datos del servicio geológico estadounidense. Los volcanes son organismos vivos que, aunque pasen décadas dormidos, pueden despertar, como bien han demostrado esta semana las erupciones del volcán de cumbre Vieja, en la Palma, y del Etna. De hecho, en Europa, hay varios volcanes activos que los expertos mantienen muy vigilados.

Si bien Europa no es el lugar con más volcanes activos, para eso está el llamado cinturón del fuego del pacífico, que va desde Chile, pasando por la costa oeste de Estados Unidos, hasta Japón y Nueva Zelanda, sí que hay algunos importantes. La mayoría, como El Etna, el Teide o la caldera de Santorini se se encuentran justo entre la placa euroasiática y la africana. 

Las Islas Canarias

Como ha demostrado el Volcán de la Palma, que se encuentra ahora mismo en erupción, con ríos de lava bajando imparables y destruyendo todo lo que encuentran a su paso, una de las zonas volcánicas más activas de Europa está en España, en las Islas Canarias.

Las Canarias son islas creadas a partir de la actividad volcánica submarina por lo que prácticamente todas han registrado erupciones en algún u otro momento de su historia. Pero, de entre todas ellas La Palma es, sin duda, la más activa. En esta isla, la quinta más grande del archipiélago, hay, de media, una erupción cada 50 años. 

Espectacular erupción en La Palma. Involcan

Se estima que la primera fue hace medio millón de años y formó la Caldera de Taburiente, y la última, la del volcán de Cumbre Vieja, que es la que la isla está viviendo en estos momentos y que los expertos no saben cuanto va a durar. Además de este volcán, La Palma cuenta con otros también propensos a entrar en erupción: San Antonio, San Juan, el Teneguía,  el Tihuya, Martín, El Charco, Tacande y Fuencaliente...no es de extrañar que sus laderas se conozcan como "La ruta de los volcanes".

Famoso y activo es también el Teide, en Tenerife, que, con sus 3.718 metros, es el punto más alto de España y el tercer volcán más alto del mundo. Aunque su última erupción se produjo en el año 1909 y fue efusiva y no explosiva, los vulcanólogos consideran al Teide como un volcán potencialmente peligroso y saben que entrará en erupción en algún momento. En 2003, se registró un aumento de la actividad sísmica. Sin embargo, no hubo erupciones que siguieron a la actividad.

Por último, aunque quizás con menos peligro, está el Timanfaya, en Lanzarote, cuya última erupción fue hace casi 300 años. Pese a llevar tanto tiempo dormido, este volcán preocupa porque la erupción de 1736 provocó una nube de hubo que cubrió toda la isla.

X
Teide, en Tenerife
WIKIPEDIA

Italia: El Vesubio, el Etna y el Strómboli

Mundialmente famoso es el Vesubio, el volcán de Nápoles, por haber acabado en el año 79 después de Cristo con las ciudades romanas de Pompeya y Herculano en menos de 15 minutos, llevándose la vida de entre 10.000 y 25.000 personas. Una erupción explosiva que, a día de hoy, aun se recuerda. 

Es uno de los volcanes más activos y más letales del mundo. Sobre todo, porque a sus faldas viven aún millones de personas que, en caso de una nueva erupción, tendrían que ser evacuadas lo más rápido posible, Sin embargo, el Vesubio no registra actividad desde el año 1944.

En Sicilia se encuentra el otro volcán que ha entrado en erupción esta semana, el Etna. No es algo extraño para los italianos, el Etna está en actividad volcánica constante. Les tiene acostumbrados a, al menos, una erupción cada año. 

Tiene una intensa actividad volcánica y por estas erupciones ha habido terremotos, se ha deformado la cumbre del volcán e, incluso se ha tenido que cerrar el tráfico aéreo. 

El Etna en su erupción de junio de 2021 

Por último, pero no menos importante, en una pequeña isla frente a la costa norte de Sicilia se encuentra el Strómboli, que lleva en erupción constante durante prácticamente los últimos 2.000 años. Sus erupciones se caracterizan por no producir explosiones, sino gases que van siendo liberados del volcán de forma paulatina. Por eso, a este tipo de erupciones, como la de la Palma, se las conoce como erupciones strombolianas.

Sus erupciones constantes a lo largo de la historia han provocado fallecimientos, deslizamientos de tierra y la salida de grandes bloques de lava pero, en la actualidad, tiene una actividad débil desde el año 2013. Presenta una imagen espectacular de noche, cuando los trozos de lava se disparan, formando arcos rojos y brillantes en el cielo.

Grecia: La caldera de Santorini

En la antigüedad, Santorini era una isla volcánica mucho más grande de lo que conocemos actualmente, parecida a Maui, en Hawái. Hasta que en el año 1630 A.C., el volcán que dio vida a la isla acumuló tanta presión que se produjo una enorme erupción que voló la isla por los aires con una fuerza descomunal y formó el cúmulo de pequeñas islas que conocemos ahora. 

Además, la cámara en la que se encontraba el magma se derrumbó, de manera que el cráter del volcán, que se encuentra entre las islas de Santorini y Thirasia,  se sumergió y se llenó de agua. Ahora a este cráter se lo conoce con el nombre de 'caldera', y esconde aguas termales y un paisaje espectacular que atrae a miles de turistas cada año. 

Pese a las miles de personas que navegan y se sumergen en las aguas de la caldera cada año, se considera un volcán activo. Su última erupción llegó en 1950, pero entre 2011 y 2012 se registraron varios temblores y actividad sísmica, aunque, afortunadamente, no hubo una nueva erupción.

Vista de la caldera de Santorini desde el aire
Vista de la caldera de Santorini desde el aire
Sakoban / Wikimedia Commons

Rumanía: Ciomadul

Algo más lejos del Mediterráneo, en Rumania, se encuentra el Ciomadul, en penos montes Cárpatos. Aunque su última erupción fue hace entre 32.000 y 27.000 años, los científicos han detectado actividad sísmica a su alrededor, que libera dióxido de carbono y color con frecuencia y que aún tiene una cámara de magma, por lo que, en algún momento, ese magma podría buscar su salida y provocar una erupción. 

Islandia: tierra de volcanes

En uno de los lugares más recónditos y alejados de Europa, se encuentra la llamada 'Tierra de los volcanes', Islandia. Pocos son los que no recuerdan la erupción, en 2010, del impronunciable Eyjafjallajökull, cuya nube de ceniza obligó a cancelar buena parte del tráfico aéreo en Europa.

Entre los más de 130 volcanes que tiene la isla, está también el Monte Hekla, conocido con el rimbombante nombre de 'puerta del Infierno', por ser el  volcán más activo del sur del país. Su última erupción fue en el año 2000 pero desde el 2016 se advierte de que puede entrar en erupción en cualquier momento. 

Fotografía general que muestra el ascendente humo mientras una erupción volcánica cerca del glaciar Eyjafjallajoekull ocurre a cien kilómetros de Reikiavik (Islandia).
La nube de cenizas cerca del glaciar Eyjafjallajoekull.
EFE

Las azores: Capelinhos

Aún más lejos del viejo continente, en medio del Atlántico, se encuentran las portuguesas islas Azores. La erupción más reciente en esta isla llegó del volcán Capelinhos en el 1957. Se produjeron más de 300 eventos sísmicos, la ceniza alcanzó un kilómetros y la nube de gas llegó a tener 4.000 metros de altura. Al final, acabó destruyendo unas 300 viviendas.

En estos momentos los científicos no lo consideran potencialmente activo, pero aún forma parte de un complejo volcánico fisural activo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento