La lucha 'a ciegas' de los servicios de emergencia contra el volcán: "Lo que la lava pilla por delante, lo machaca"

Los equipos de intervención y refuerzo en incendios forestales del Gobierno de Canarias.
Los equipos de intervención y refuerzo en incendios forestales del Gobierno de Canarias.
EIRIF
Las impactantes imágenes de magma volcánico brotando de la ladera.
EIRIF

Se cumplen dos días desde que la naturaleza siguió su curso en la isla de La Palma, recordando a los canarios que la tierra que los cobija no está dormida, y cada ciertos años bosteza escupiendo lava y ceniza. El volcán situado en el parque natural de Cumbre Vieja, al suroeste de la isla, erupcionó a primera hora de la tarde del pasado domingo, dejando impactantes imágenes de magma volcánico brotando de la ladera.

Pese a que los seísmos de la última semana -más de 20.000- alertaban de una posible erupción, la rapidez con la que se ha producido la erupción ha sorprendido incluso a los expertos. Los equipos de emergencia desplegados en la zona comenzaron la titánica tarea de evitar un desastre aún mayor, combatiendo contra un fenómeno natural cuyo último precedente parecido se produjo hace medio siglo.

Autoridades, bomberos, policías, equipos forestales, ejército… todos los cuerpos de los que dispone el Estado y la comunidad autónoma se desplazaron rápidamente hasta La Palma. Comenzó así la evacuación y acogida de los miles de personas que han sido obligadas a huir de sus viviendas para evitar daños personales, puesto que los destrozos que provoca la lava corriendo ladera abajo a más de 1.000 grados de temperatura son inevitables.

Los equipos de emergencia han tenido que responder rápido y siguiendo el plan de actuación que ya existía. "Estábamos preparados con todo lo que marca el plan, lo que supone la activación de medios inmediatos, porque esto no sabemos lo que va a durar", reconoce a 20minutos Moisés Sánchez, director del 112 Canarias.

¿Existía un protocolo de actuación?

La primera vez que se puso en práctica la gestión de una emergencia de este tipo fue en 2011 con la erupción de un volcán en la isla de El Hierro, aunque en aquella ocasión fue una erupción submarina que no afecto a ninguna población.

"Esta erupción no tiene comparación con la de El Hierro", recuerda Moisés Sánchez: "Diez años después volvemos a tener una emergencia de las mismas características, pero tenemos renovado el plan de emergencias especifico, ya que el de 2011 se actualizó a partir de aquella experiencia y fue publicado en el 2018 con todas las actualizaciones".

El organismo encargado es Pevolca, un acrónimo que hace referencia al Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, cuya gestión se encarga la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias.

Desde el 112 añaden que este tipo de emergencias, catalogadas como complejas, están previstas. "En el catálogo de riesgos que existen en nuestra comunidad autónoma existe el riesgo vulcanológico, y de la estructura a nivel de protección civil de la administración del Estado emana un mandato a través de una directriz básica que nos obliga a tener planificado este riesgo", afirma Moisés Sánchez.

"lo que la lava pilla por delante lo machaca (…) el de la contaminación de los acuíferos es uno de los riesgos que tenemos asumidos"

De hecho, ya la semana pasada Pevolca se había reunido con autoridades locales para explicar cómo sería la evacuación y los puntos de encuentro en caso de erupción, lo que ha facilitado la evacuación y evitado desgracias personales.

El plan de emergencia vulcanológico recoge la creación de tres comités que tienen que trabajar al unísono y se reúnen bajo el paraguas de la Dirección General de Seguridad y Emergencias: un comité científico que discute la evolución de la erupción y tratar de anticipar lo que ocurrirá, un comité director que toma las decisiones en el ámbito de la protección civil y un tercer comité asesor formado por los representantes de los intervinientes que están trabajando en la emergencia en el lugar del suceso.

"Estábamos preparados con todo lo que marca el plan, lo que supone la activación de medios inmediatos, porque esto no sabemos lo que va a durar", añade Sánchez.

Miembros de los equipos de emergencia reunidos en La Palma
Miembros de los equipos de emergencia reunidos en La Palma
EIRIF

El trabajo de los EIRIF, ¿es posible actuar frente a una erupción?

Así como el plan de protección civil para evacuar tiene unos protocolos de actuación muy concretos, la forma de enfrentarse a las coladas no depende tanto del factor humano, pues poco se puede hacer contra un fenómeno que arrasa todo lo que está en su camino. "Nos estamos enfrentando por primera vez a una intervención de este tipo. Estamos aprendiendo sobre la marcha", afirma a este medio Miguel Ángel Martín Blanco, coordinador técnico de los EIRIF, equipos de intervención y refuerzo en incendios forestales del Gobierno de Canarias.

En este sentido, Martín Blanco recuerda que ellos se han desplazado hasta La Palma para evitar un daño mayor que pueda ocurrir con los incendios provocados por la lava, pero no para enfrentarse al volcán. "En la lava no puedes intervenir. Hay momentos que la colada que levanta casi 15 metros de altura y ante eso poco puedes hacer. Tiene tal nivel de temperatura que si echas agua encima se evapora generando nubes de vapor a 100 grado que son peligrosas, por lo que echar agua con medios aéreo o mangueras sería absurdo e inviable, eso lo tenemos claro por protocolo", explica.

Blanco explica que "la colada de lava está generando su propia climatología. Tiene tanta temperatura que coge el viento lateral y engendra columnas ascendentes como tornados y son espectaculares, pero que por suerte no están provocando incendios".

"Nos dimos cuenta de que la lava genera tal calor que todos los incendios que va provocando los va absorbiendo, una cosa muy peculiar que no habíamos visto nunca", reconoce Blanco. "La lava genera temperaturas de más de 1.000 grados y eso genera que vapor de aire caliente hacia arriba y succiona aire frio de todas las inmediaciones a unos cien metros alrededor de la lava, por lo que cuando la propia lava prende fuego a un matorral o a un pino, las llamas y todo las absorbe la colada y las apaga, por lo que la propia lava va extinguiendo los fuegos que provoca".

No obstante, este fenómeno se modificará a medida que la lava se vaya enfriando, sobre todo en el momento en el que haga contacto con el mar. "Entendemos que a medida que se vaya enfriando la costra superficial de los dos laterales de la lava los fuegos que vaya formando puedan evolucionar. Tenemos la previsión de que en los próximos días vamos a tener que estar muy atentos a cualquier cosa que pueda escaparse del radio de acción de la lava por posibles incendios", recuerda.

Pese a ser la primera intervención de estos equipos en una situación así, Martín Blanco tiene claro cómo actuarán si se produce un incendio provocado por la lava: "Protocolo de intervención como tal en colada no hay, pero si tenemos nuestros protocolos de control contra el fuego. Lo que hacemos es pensar que la colada es un foco de calor que puede provocar un incendio, como si fuera una colilla, y teniendo en cuenta eso y con nuestro conocimiento sobre propagación de incendios, pendientes, orografía, etc., hacemos hipótesis sobre cómo podría evolucionar el incendio y creamos una línea de control".

Equipos de emergencia en La Palma para controlar los estragos de la erupción del volcán.
Equipos de emergencia en La Palma para controlar los estragos de la erupción del volcán.
EIRIF

¿Qué ocurrirá en los próximos días?

Aparte de controlar que las coladas no afecten más allá de los irreparables daños en viviendas y terrenos, otros problemas derivados de este fenómeno natural son las posibles contaminaciones de acuíferos o la propagación de gases tóxicos. "Las cuestiones como lo del agua subterránea es una cuestión que no se va a poder frenar", afirma el director del 112 Canarias, "lo que la lava pilla por delante lo machaca (…) el de la contaminación de los acuíferos es uno de los riesgos que tenemos asumidos".

Aun así, añade que se están tomando continuamente muestras y controlando los gases en el subsuelo, para tener una certeza de los riesgos que existen a colación de la contaminación que pueda provocar los gases y los minerales que componen la lava y no afecten al consumo humano.

"Cuanto antes llegue la colada al mar mejor", asegura Moisés Sánchez. "Eso va a marcar como gestionar los días que dure el proceso eruptivo. Una vez que llegue al mar, la colada ya ha hecho su camino natural y a partir de ahí tendremos otros problemas añadidos, como el tema de la formación de nubes de gas a consecuencia del conato de la lava con el mar".

Ya se ha creado una zona de exclusividad de uso marítimo de varias millas para evitar que esa lluvia ácida, que todavía no es seguro que se forme, no cree daños humanos. "Tenemos que esperar los acontecimientos para según llegue cada momento empezar a implementar las medidas", reconoce Sánchez, "La zona esta evacuada y desalojada por lo que, aun no siendo un problema menor, tenemos minimizado los efectos (de una nube tóxica)".

Los próximos días serán fundamentales para controlar que la gente no acceda más allá del perímetro de seguridad y no se tenga que lamentar problemas personales. La reconstrucción de la zona será complicada y las pérdidas materiales aún incontables, aunque el Gobierno de Canarias ya ha anunciado la creación de un decreto ley para recalificar terrenos para ayudar a las poblaciones afectadas. La lava sigue su camino hacia el mar y podría encontrarse con núcleos urbanos como el de La Bombilla o Puerto Naos; este último un lugar especialmente turístico, que además está rodeado por plataneras que sirven de trabajo a muchos palmeros.

La Isla Bonita, como se le conoce popularmente a La Palma, continúa en vilo a la espera de cómo terminará este episodio histórico para la isla y para el archipiélago canario. Para Martín Blanco "la boca está expulsando lava de manera importante y la emergencia tiene pinta de que será larga, no sé dar una previsión, pero no va a ser de hoy para mañana".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento