La luz se ha encarecido un 25% desde que Sánchez llegó al Gobierno en 2018

Evolución del precio de la electricidad entre junio de 2018 y junio de 2021
Evolución del precio de la electricidad entre junio de 2018 y junio de 2021
Henar de Pedro

El precio de la energía en el mercado diario -el factor que más pesa a la hora de determinar si sube o baja la factura de la luz- se ha incrementado un 24,5% desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llegó al poder en junio de 2018. 

Según datos del Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE), el coste medio de la energía en el mercado mayorista diario -al que acuden las distribuidoras a comprar electricidad- era de 58,46 euros el megavatio hora el mes en el que Sánchez asumió el puesto, mientras que en los últimos 30 días ha ascendido a 72,78 euros por megavatio hora, una subida del 24,5%.

Tras la primera investidura de Sánchez, el coste de la luz alcanzó un pico en septiembre de 2018 y después dibujó una curva suave pero prolongada a la baja hasta principios de 2020. Después, el confinamiento redujo drásticamente la demanda y arrastró consigo los precios de la electricidad, que tocaron suelo en abril del año pasado. Aquel mes, el megavatio hora se situó en 17,7 euros, el mínimo al que ha llegado con Sánchez a los mandos. Desde entonces, aunque con oscilaciones, la luz no ha dejado de encarecerse.

El punto álgido de la escalada de precios se produjo durante el temporal de frío y nieve causado por la borrasca Filomena en enero de este año. Entonces, los precios del mercado diario alcanzaron máximos no vistos al menos desde 2014. Tres de los cinco días con la electricidad más cara en los últimos siete años  coincidieron con el temporal. El 7, el 8 y el 13 de enero se llegó a pagar más de 88 euros el megavatio hora.

Evolución del precio de la electricidad entre junio de 2018 y junio de 2021
Evolución del precio de la electricidad entre junio de 2018 y junio de 2021.
Henar de Pedro

Tras un breve respiro en febrero, el coste de la energía se volvió a disparar y arrastró de nuevo la curva diaria de precios a niveles muy elevados: en apenas cuatro meses ha pasado de 28,2 euros el megavatio hora a más de 72, una subida del 258% en ese periodo.

El Gobierno fía la solución a la CNMC

Este miércoles, la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, afirmó en el Congreso de los Diputados que entre 2018 y comienzos de 2020 la luz bajó un 30%. Ese dato concuerda con la reducción del precio de la energía en el mercado mayorista diario, pero lo que Ribera no dijo es que, desde enero de 2020 hasta estos últimos 30 días, el coste se ha disparado un 78%.

La última escalada de precios coincide con la llegada de la nueva factura de la luz (en vigor desde el 1 de junio). El nuevo sistema implica que algunos costes fijos de la factura -los llamados "cargos" y "peajes", que se pagan por el transporte, la distribución o el mantenimiento de la red eléctrica- se vinculen al consumo del usuario. Ahora, en función de la hora en la que se encienda la luz o se ponga la lavadora se paga más o menos peaje, de tal forma que conectarse en hora punta puede llegar a suponer más del doble de recargo que hacerlo en hora valle.

A la vista de ese encarecimiento, a comienzos de esta semana la Vicepresidencia de Ribera remitió una carta a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para pedir que analice posibles manipulaciones del mercado y "cualquier posible comportamiento irregular o mala práctica de mercado" que fuera "coincidente" con la entrada en vigor de la nueva tarifa, a lo que la presidenta del organismo, Cani Fernández, replicó que se "supervisan a diario los mercados eléctricos y gasistas" y que se iniciarán "expedientes sancionadores" si se detectan "prácticas contrarias a la Ley".

En un clima de creciente malestar social por la nueva factura –de la que Ribera llegó a afirmar que "beneficiará a todos" los consumidores–, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, especuló este jueves nuevamente con la posibilidad de que la escalada de los precios se deba a algún tipo de irregularidad por parte de las eléctricas: "Estamos pidiéndole a la CNMC que haga su trabajo, que nos diga si hay algún comportamiento anómalo en el funcionamiento del mercado", dijo Calvo en TVE.

Por su parte, y para intentar mitigar el impacto sobre el bolsillo de los nuevos peajes, Podemos defendió el miércoles elevar a la CNMC una solicitud para adelantar la hora valle de las 0 a las 22 horas, un extremo que el regulador ha descartado, al menos por ahora.

"Lo importante es el coste del suministro"

En cualquier caso, el factor decisivo en la fluctuación de la factura siguen siendo los elevados precios del mercado eléctrico, que se han incrementado casi un 25% desde que gobierna Sánchez. "Lo importante es el coste del suministro, la tarifa es un medio instrumental: siempre es una cosa menor", explican fuentes del sector. "El coste para los consumidores está en [el precio de] la energía y la electricidad. El coste de las infraestructuras ha seguido constante, añaden.

"La clave del asunto está en el coste reconocido a las empresas, tanto por la retribución de las infraestructuras, como los precios que fija este especialísimo mercado que tenemos aquí", prosiguen.

Asimismo, los expertos consultados rechazan que adelantar las horas valle consiga abaratar la factura. "No se trata de eso. Se puede hacer, pero si la hora valle empieza a las diez en lugar de a las doce tendrán que subir más la [hora] punta, porque si no habrá déficit tarifario y eso no puede ser", concluyen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento