La oposición lamenta el acuerdo de ERC y Junts

El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonés, en el Parlament de Cataluña.
El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonés, en el Parlament de Cataluña.
Enric Fontcuberta / EFE

El preacuerdo anunciado este lunes de ERC y Junts para repetir un gobierno de coalición independentista en la Generalitat presidido por Pere Aragonès ha desencadenado diversas reacciones por parte del resto de formaciones que conforman el Parlament. El primero en opinar ha sido el candidato del PSC y ganador de las elecciones del 14-F, Salvador Illa, quien ha tildado el pacto de «intento de repetir un fracaso» para Catalunya. El socialista lamenta que dos partidos que llevan cinco años gobernando hayan tardado tres meses en alcanzar un preacuerdo que él aún cuestiona: «Vamos a ver en qué acaba», ha dicho.

Asimismo, Illa ha anunciado que, cuando Laura Borràs inicie la ronda de consultas, él también solicitará que considere su candidatura, aunque por ahora no cuente con los apoyos necesarios, pero ha recordado que Aragonès tampoco los tuvo en el anterior pleno de investidura fallido. Por ello, y por encabezar la formación con más votos, exigirá pedir la confianza del hemiciclo para ser presidente. 

Illa insiste en crear un Govern socialista, compartido con En Comú Podem y con el apoyo de ERC desde el exterior. De hecho, el CIS publicó el pasado jueves un sondeo postelectoral que señalaba que los catalanes prefieren esta coalición de izquierdas.

La CUP celebra el acuerdo

Quienes sí celebraron el pacto fueron los ‘cupaires’. El diputado de la formación anticapitalista en el Parlament, Carles Riera, ha apuntado que la CUP facilitó el acuerdo tras alcanzar un «pacto de mínimos» la semana pasada. Asimismo, pide que aquél primer acuerdo quede inalterado. El también diputado de la CUP en el Parlament Xavier Pellicer ha asegurado que los anticapitalistas apoyarán la investidura de Aragonès, siempre y cuando cumpla con el acuerdo alcanzado con ellos: «Los votos de la CUP no son un cheque en blanco», ha aseverado.

Albiach: «Es el pacto de la resignación»

Por su parte, la líder de los comuns en el Parlament, Jéssica Albiach, ha advertido a Aragonès de que «acabará siendo un presidente tutelado, porque Junts ha ganado en los despachos lo que no ha ganado en las urnas». Para Albiach, el acuerdo será conocido como el «pacto de la resignación» porque considera que no es un pacto para construir futuro, sino para alargar una opción «fracasada». 

Además, reprocha a ERC haber pactado «cuando comenzaba a emanciparse» y opina que «Junts no acababa de asumir eque no habían quedado los primeros en las elecciones, y ERC no se acababa de creer la victoria que obtuvo».

Duras críticas de PPC, Cs y Vox

PPC, Cs y Vox también lamentan el preacuerdo independentista. El secretario general del PPC, Santi Rodríguez, considera que el pacto «continuará acelerando la decadencia de Catalunya», y que este Govern provocará «inestabilidad política». También ha apuntado que el acuerdo «tiene poco de nuevo porque ya hace años que hay un pacto entre Junts y ERC, y gobiernan ignorando a la mayoría de la sociedad catalana». 

El diputado de Ciutadans en el Parlament Nacho Martín Blanco aseguró que «cualquier gobierno» que pueda salir de ERC, Junts y la CUP será un «desastre para la economía» y ha dicho que prefiere ir de nuevo a elecciones. En una atención a los medios, Blanco ha considerado que la repetición electoral sería «una oportunidad para el constitucionalismo», después de que su formación perdiera 30 escaños el 14-F. 

Por último, el portavoz de Vox en el Parlament, Joan Garriga, ha reprochado a ERC y Junts su «falta de respeto y desfachatez por tardar tres meses» para pactar, y advirtió de que se trata de un «mal acuerdo» para Catalunya y para España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento