El líder de uno de los principales partidos marroquíes avisa a Casado de que la decisión de "acoger" al jefe del Polisario "empaña" las relaciones con España

El líder del partido marroquí Istiqlal, Nizar Baraka.
El líder del partido marroquí Istiqlal, Nizar Baraka.
WORLD ECONOMIC FORUM / WIKIMEDIA COMMONS

El secretario general del partido marroquí Istiqlal, Nizar Baraka, ha escrito una carta al presidente del PP, Pablo Casado, en la que critica duramente la decisión del Gobierno español de "acoger" en España al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali (hospitalizado en Logroño con covid-19), y afirma que la medida "empaña seriamente" las relaciones entre ambos países. 

Istiqlal, de ideología nacionalista, es una de las formaciones políticas más importantes de Marruecos, y la más antigua del país. En las últimas elecciones generales (2016) quedó en tercera posición, con 46 escaños de un total de 395.

"Consideramos que la decisión del Gobierno español de acoger al líder del Polisario, que es objeto de varios procesamientos en España por graves crímenes de lesa humanidad, tortura, violación, terrorismo, secuestros y que, además, declaró la guerra a Marruecos y se niega a respetar el acuerdo de alto el fuego de 1991 desde noviembre de 2020, empaña gravemente la serenidad de esta asociación que nuestros dos países saben tener en alta estima cuando es necesario", escribe Baraka en su carta.

La misiva del líder de Istiqlal está en la línea del comunicado firmado este sábado por nueve partidos marroquíes, de la mayoría parlamentaria y de la oposición, en el que califican de acto "inaceptable y provocador" la hospitalización de Brahim Ghali en España.

Esta hospitalización, que tuvo lugar el 18 de abril, ha suscitado asimismo las críticas del ministerio marroquí de Exteriores, que este mismo sábado advirtió de que España debe "extraer las consecuencias" de su actitud "premeditada" con su recepción a Brahim Ghali en suelo español, y añadió que el gobierno de Madrid no debe minimizar "el impacto grave" del caso en las relaciones bilaterales.

"Puñalada por la espalda"

En su carta de este domingo a Pablo Casado, Baraka afirma que "esta decisión ha sido vivida por mi familia política como una puñalada por la espalda, inaceptable, inoportuna y hostil". "La incomprensión ha sido generalizada en Marruecos, y un fuerte sabor de amargura se ha extendido por toda la nación, [donde] nadie ha sabido explicar o justificar cómo España, un país vecino, socio y amigo, pudo embarcarse en tal iniciativa que desprecia y desconoce los valores mismos de los compromisos que ambos países tienen entre sí", añade.

Baraka, que califica la decisión del Gobierno español de "gesto de enemistad, por no decir de hostilidad y adversidad", señala más adelante que, "en el contexto particular que atraviesa nuestra región, no podemos darnos el lujo de hipotecar el futuro de nuestros dos países, unidos por siglos de historia y ambiciones comunes".

Agradecimiento al PP

El secretario general de Istiqlal concluye agradeciendo a Pablo Casado "el enfoque, el interés y los compromisos del Partido Popular español en favor de una relación bilateral Marruecos-España cada vez más fructífera, constructiva y sólida en sus cimientos".

Baraka dice a Casado que "no es una gran sorpresa, pero siempre es una gran satisfacción constatar, una vez más, que la familia política que [usted] lidera ha estado en primera línea para interpelar al gobierno de su país, tras la acogida en suelo español del líder de los separatistas del Polisario".

"El PP no solo ha mostrado una amistad reiterada hacia Marruecos, sino que también ha demostrado una coherencia política y una empatía fraterna que lamentablemente ha faltado drásticamente en otras corrientes del escenario político español".

"Razones humanitarias"

El pasado martes, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, aseguró que España ya ha dado "las explicaciones oportunas a Marruecos sobre las circunstancias y las razones que nos llevaron a acoger por razones puramente humanitarias al señor Ghali y, cuando esas razones concluyan, el señor Ghali se marchará de España". 

González Laya añadió entonces que, si la justicia española entiende que Ghali debe comparecer, "no va a ser el Gobierno el que se interponga"

González Laya añadió entonces que, si la justicia española entiende que Ghali debe comparecer, "no va a ser el Gobierno el que se interponga", y este sábado la ministra reiteró que "España no tiene nada que añadir a lo que ha dicho hasta ahora".

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha programado para el 1 de junio la comparecencia de Ghali para ser interrogado por denuncias de genocidio, asesinato y torturas, pero fuentes jurídicas españolas dijeron a Efe que dudan de que pueda llevar a cabo el interrogatorio por el delicado estado de salud del dirigente saharaui, que ha pasado al menos dos semanas en cuidados intensivos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento