Mayra Gómez Kemp reaparece en 'La noche D' y habla de su cáncer de boca: "Ahora hablo raro, raro, como Papuchi"

Mayra Gómez Kemp, en 'La noche D'.
Mayra Gómez Kemp, en 'La noche D'.
La 2

La presentadora Mayra Gómez Kemp, recordada por todos por ser la más carismática presentadora del concurso Un, dos, tres... reapareció en el programa La noche D, que presenta Dani Rovira en La 2. 

Mayra fue entrevistada por Pepe Viyuela, al que le contó varias anécdotas del mítico concurso, de su director, Chicho Ibáñez Serrador y de cómo superó ella su cáncer de boca. 

La presentadora contó que de los cómicos que acudían al Un, dos, tres... el que más gracia le hacía era Antonio Ozores, porque "nunca dijo lo que le escribía Chicho, siempre dijo lo que le dio la gana". "Cuando decía aquello de 'No hija no' es porque estaba buscando qué decir después. A mí me sorprendía cada vez", rememoraba Gómez Kemp. 

"Chicho no me impuso nunca, pero era un hombre que exigía mucho, pero nunca más de lo que él daba. Él ponía a la gente a prueba. A mí me puso a prueba", hacía ver la presentadora. 

Sin embargo, tuvo sus altibajos con el genio de la televisión, cuando Chicho no le avisó del regreso del formato. "Iba a volver el Un, dos, tres... y me enteré por un periódico de que lo iban a presentar Jordi Estadella y Miriam Díaz Aroca. No me falló el jefe, porque él tenía el derecho de hacer con su programa lo que le diera la gana, me falló el amigo, que no me llamó para contármelo, creo que le falló el valor", explicaba. 

Mayra Gómez Kemp es una de las presentadoras más queridas de la historia de nuestra televisión, y así lo sintió cuando enfermó. "Cuando tuve el cáncer de la boca, las dos veces, yo no esperaba lo que pasó, que yo iba caminando por la calle en Madrid y frenaba un coche y salía un chico joven y me gritaba '¡tú puedes tú puedes!'. O una señora me paraba y me decía 'rezo por ti'". 

"Comer era un suplicio. Me alimentaba ese cariño, eso me daba de comer", alegaba la presentadora, que de repente perdió el habla por la lesión. 

"No podía hablar. Era como un castigo divino, pero dije 'eso me pasa por no haberme callado nunca'", bromeaba Gómez Kemp. 

"Pensé: 'voy a dejar mal a los médicos, voy a aprender a hablar de nuevo'. Me puse delante de un espejo y repetía 'tres tristes tigres' y hacía pedorretas, que es muy bueno para ejercitar la lengua", dijo sobre su rehabilitación.

"Y ahora hablo un poco raro, raro, raro, como Papuchi, pero se me entiende", decía divertida la presentadora, citando al ya fallecido padre de Julio Iglesias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento