Desarticulada en Girona una red internacional de proxenetas que marcaba a las mujeres con tatuajes

  • Los proxenetas obligaban a las mujeres a trabajar ininterrumpidamente con condiciones higiénicas precarias.
Imagen de los agentes durante la detención.
Imagen de los agentes durante la detención.
Policía Nacional

La Policía Nacional, Mossos d'Esquadra y la Policía de Rumanía han llevado a cabo una operación en el marco de la cual han desarticulado en Girona una organización internacional de proxenetas de origen rumano, con ramificaciones en Reino Unido, Dinamarca y Alemania, que marcaba a las mujeres con tatuajes.

Según informó este sábado la Policía, en la operación policial conjunta, coordinada por Europol, han sido liberadas 18 mujeres (siete en España y 11 en Rumanía), mientras que 19 personas han sido detenidas: ocho en España y once en Rumanía.

Las investigaciones llevadas a cabo por un equipo conjunto de Policía Nacional y Mossos d'Esquadra permitieron determinar la presencia de una organización criminal de origen rumano asentada en la provincia de Girona que pretendía monopolizar la prostitución callejera en las zonas de l’Alt Empordá y la Selva. Para ello, hacían uso de la violencia y la intimidación contra otras mujeres y proxenetas que actuaban en esos lugares con el objetivo de expulsarles o bien percibir de ellos una tasa para poder trabajar.

Las mujeres eran captadas por miembros de la organización que iniciaban una relación sentimental con ella para luego, mediante coacciones y agresiones físicas, trasladarlas a España, Reino Unido, Dinamarca y Alemania donde eran obligadas a prostituirse en clubes y en la vía pública.

A su vez, las mujeres debían entregar la recaudación diaria a los líderes de la organización, que no dudaban en mostrarse en las redes sociales con gran ostentación y lujo, derrochando los beneficios en fiestas y vehículos de alta gama.

Los proxenetas obligaban a las mujeres a trabajar ininterrumpidamente con condiciones higiénicas precarias, incluso en aquellos casos en los que se quedaban embarazadas, lo que representaban un grave riesgo de infecciones y contagios en plena crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus.

A ello se suma que algunas de las mujeres eran marcadas con tatuajes para que otras organizaciones rivales supieran que eran de su propiedad, quedando, de este modo, ligadas a ellos de por vida, y asimilando la idea de que la única alternativa para subsistir era el ejercicio de la prostitución.

Cuando la organización criminal advertía que la situación pandémica provocaba un descenso de clientes y beneficios en las zonas que controlaba en Girona, desplazaba a gran parte de sus miembros y de sus víctimas hasta Rumanía y Reino Unido, regresando a España cuando las condiciones mejoraban.

La operación policial ha concluido con la entrada y registro de manera coordinada de dos domicilios en la provincia de Girona y 14 más en Rumanía, en los que han participado más de 180 agentes de ambos países. Entre los efectos encontrados en los registros realizados en el país rumano hay fotografías de carácter pornográfico en las que aparece una de las 18 víctimas liberadas, menor de edad, que también era obligada a prostituirse.

Entre las ocho personas detenidas en la provincia de Girona se encuentran los dos líderes de la organización, que han ingresado en prisión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento