Sanidad propone impedir el movimiento entre comunidades desde el 26 de marzo al 9 de abril de cara a Semana Santa

Las restricciones en Semana Santa se aplazan a la semana próxima
Las restricciones en Semana Santa se aplazan a la semana próxima
Europa Press

Las comunidades autónomas estudiarán esta tarde una propuesta del Ministerio de Sanidad para acordar un plan común de cara a la Semana Santa en el que el departamento de Carolina Darias propone cerrar perimetralmente todas las comunidades entre el 26 de marzo y el 9 de abril.

También durante este periodo -que empezará seis días antes de Jueves Santo y durará hasta cuatro días después del Lunes de Pascua- los estudiantes en autonomías o países distintos al suyo no podrán regresar a casa, se mantenga el toque de queda "a partir de las 22 horas a las 6 de la mañana" y las reuniones estén limitadas a entre cuatro y seis personas.

Estas medidas figuran en el borrador que ha preparado Sanidad de cara a la Comisión de Salud Pública de esta tarde, con el objetivo de establecer un "marco común de recomendaciones y una comunicación a la población con suficiente antelación".

El Ministerio de Sanidad hace siete propuestas a las comunidades para Semana Santa para que todas estén en vigor del 26 de marzo al 9 de abril.

Sobre la movilidad, la propuesta que hace Sanidad es "evitar todos aquellos viajes que no sean necesarios, recomendándose específicamente la no vuelta al lugar de residencia de los estudiantes universitarios que residan durante el curso académico en otra comunidad autónoma o país".

"La movilidad estará limitada por el cierre perimetral de todas las comunidades autónomas y sujeta a ciertas excepciones reguladas por el Estado de Alarma", añade el borrador, en relación a la posibilidad de desplazamientos que tengan que ver con ir a trabajar, regresar al lugar de residencia o cuidar personas que esté a cargo de la persona en cuestión. En caso de que se produzcan movimientos, Sanidad recomienda realizarse una prueba de diagnóstico antes del viaje.

En segundo lugar, las comunidades deberán mantener en Semana Santa las medidas que hayan tomado correspondientes al nivel de alerta que tengan "desde las dos semanas previas al inicio de la Semana Santa". Es decir, si en ese momento tienen cerrada la hostelería, los gimnasios o los centros culturales, así deberá mantenerse durante los días festivos.

La tercera medida tiene que ver con "celebraciones y otros eventos masivos" que, según la propuesta de Sanidad, deben no celebrarse, sean de la índole que sean cuando "impliquen aglomeración o concentración de personas".

"Las ceremonias en espacios cerrados seguirán las normas de aforo", añade el documento, por ejemplo, para celebraciones dentro de las iglesias,

Por lo que respecta a reuniones "en espacios públicos o privados", esta Semana Santa deberán limitarse a "como máximo 4-6 personas". Además, se desaconsejan "expresamente"  los "encuentros sociales en los domicilios o en otros espacios cerrados con no convivientes".

Sobre el toque de queda nocturno, la propuesta que hace Sanidad es "la limitación del derecho a la movilidad nocturna a partir de las 22:00 hasta las 06:00".

En séptimo y último lugar, Darias plantea a las comunidades realizar una "campaña de comunicación conjunta" sobre las medidas de Semana Santa y contra la "fatiga pandémica" con el lema No “salvamos semanas”, salvamos vidas.

Darias pide extremar la cautela

Sanidad defiende la adopción de estas medidas porque advierte de que la incidencia de la pandemia está todavía lejos de los 50 casos por cada 100.000 habitantes deseados y porque la ocupación de las UCIs "se mantiene un nivel elevado", cercado al 30% de media. Además, a pesar de los avances para vacunar a la población más vulnerable, a los sanitarios y al personal esencial, el Ministerio reconoce que "aún no se ha alcanzado una cobertura vacunal suficiente ni en España ni en el resto de Europa que garantice la protección generalizada de la población".

Todos estos elementos, continúa Sanidad en su propuesta a las comunidades, "nos obligan a ser extremadamente cautelosos en relación al mantenimiento de medidas de limitación de actividades no esenciales y de control de la movilidad de cara a los festivos de Semana Santa, puesto que tradicionalmente, son frecuentes los desplazamientos nacionales e internacionales, así como las celebraciones con aglomeración de personas que supongan un riesgo de transmisión del SARS-CoV-2".

"La situación actual y lo que hemos aprendido a lo largo de este año de pandemia, nos obliga a considerar prescindir de actividades no esenciales donde no pueda garantizarse el cumplimiento de las medidas preventivas, así como evitar viajes innecesarios", añade el documento que se empezará a debatir este jueves, con el objetivo manifestado por Darias de que ministros y  consejeros puedan refrendarlo definitivamente el miércoles de la semana que viene en el Consejo Interterritorial de Salud.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento