Igualdad acusa al PSOE de volver a retrasar la llegada de la ley trans al Consejo de Ministros

La ministra de Igualdad, Irene Montero.
La ministra de Igualdad, Irene Montero.
Jesús Hellín

Igualdad ha sufrido un nuevo varapalo en el seno del Ejecutivo a cuenta de la ley trans. Si bien este lunes por la mañana contaba con poder presentar el borrador de dicha norma, y con él el de la ley LGTBI, en el Consejo de Ministros del martes 23 de febrero, horas después esa posibilidad se ha desvanecido y el ministerio acusa de ello al PSOE. El desacuerdo de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, con la autodeterminación de género ya tumbó las expectativas de que la tramitación comenzara en la primera quincena de este mes.

Desde la cartera que dirige Irene Montero solicitaron el viernes la inclusión de los textos en el orden del día de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios de este jueves pero su petición no ha sido tenida en consideración. Ese órgano es el encargado de preparar los asuntos que se someten a deliberación en las reuniones del Gabinete y, según fuentes de Igualdad, "es anómalo que se bloqueen debates de leyes en esa reunión preparatoria, en la que participan todos los ministerios". 

"La sorpresa es mayúscula, ya que son documentos trabajados", apuntan y agregan que están a disposición del conjunto de las carteras desde hace semanas y que solo desde la Vicepresidencia Primera se hicieron ciertas indicaciones que fueron incorporadas. Las mismas fuentes comentan que en los últimos diez días no se ha hecho constar ninguna otra aportación ni modificación por lo que consideran que son anteproyectos listos para continuar su tramitación.

"Es importante legislar los derechos LGTBI para cumplir con el acuerdo de Gobierno y con las demandas de los propios colectivos que han respaldado los textos. A su vez, cualquier tipo de observación se puede llevar a cabo una vez iniciado el trámite del Consejo de Ministros, como ha pasado con otras leyes como la LECRIM (ley de enjuiciamiento criminal) o la ley de libertad sexual", defienden.

Igualdad siempre ha sostenido que la aprobación de dichos anteproyectos supone la apertura de un proceso en el que se podrán seguir introduciendo mejoras con las aportaciones que lleguen a través del procedimiento de audiencia e información pública, en el que podrá participar la ciudadanía, así como de otros ministerios, de las comunidades autónomas y de los informes de los órganos consultivos.

La propia Montero, en declaraciones a Nació Digital, se mostró dispuesta a realizar esas mejoras pero advirtió: "La identidad de género o la orientación sexual son derechos fundamentales, no son caprichos. Yo estoy siempre abierta a negociar el texto pero los derechos de las personas LGTBI, y la autodeterminación es uno de ellos, no se negocian". Días antes, Calvo había declarado estar preocupada con la idea de que el género se eligiese "sin más que la mera voluntad o el deseo".

La Ley de Igualdad de Trato

Mientras estos dos proyectos del ministerio no despegan, la Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación llegará al pleno del Congreso este martes. Se trata de una iniciativa que también ha enfrentado a las dos partes de la coalición.

El pasado 21 de enero, los socialistas registraron en la Cámara baja la proposición de ley ante la sorpresa de Unidas Podemos, que aseguró que el texto no contaba con su visto bueno ni con el del Ministerio de Igualdad, "competente en la materia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento