Un acusado de circular en sentido contrario y embestir a la Guardia Civil lo niega: "Me dio la Policía a mí"

  • El  conductor circuló en sentido contrario a lo largo de 7,5 kilómetros por una autovía.
El acusado en la sala de lo Penal 1 de Vigo.
El acusado en la sala de lo Penal 1 de Vigo.
EUROPA PRESS

Un ciudadano portugués acusado de varios delitos contra la seguridad vial y de atentado, y que ha sido juzgado este jueves en Vigo, ha negado los hechos ante el tribunal, y ha asegurado que fue un vehículo de la Policía el que lo embistió a él, tras una persecución por la autovía A-55, entre Vigo y O Porriño.

Los hechos se remontan a la madrugada del 14 de agosto de 2019 cuando, según la Fiscalía, el acusado, Alexandre Manuel R.V., estaba en su coche, parado en un semáforo en un cruce al final de la Avenida de Madrid, a la altura del Seminario. Al percatarse de la presencia de una patrulla de la Policía Nacional, el conductor acusado dio un 'acelerón' y, saltándose el semáforo en rojo, se dio a la fuga por la autovía.

El ministerio público sostiene que fue circulando de forma temeraria, y haciendo caso omiso a las indicaciones del vehículo policial para que parase. A la altura de la salida de O Porriño, el conductor dejó la autovía y maniobró de forma brusca para evitar un control de la Guardia Civil que estaba en la zona con el fin de interceptarlo.

El acusado, tras hacer esa maniobra, enfiló una carretera en Sanguiñeda (Mos) y se incorporó de nuevo a la autovía en dirección a Vigo, aunque lo hizo en sentido contrario y circuló así a lo largo de 7,5 kilómetros, de forma peligrosa y poniendo en riesgo no solo a los vehículos policiales (incluida una patrulla de Policía Local que trató de frenar su huida), sino también a otros coches particulares que circulaban por el vial.

Ya de vuelta en Vigo, el conductor intentó salir de la autovía en la curva de Segade y, debido a la velocidad, remontó el talud e hizo un trompo. De ese modo, el coche se detuvo y quedó mirando en dirección al coche de la Guardia Civil, que lo iba persiguiendo. A continuación, reanudó la marcha con la intención de colisionar de frente con el vehículo policial, que tuvo que realizar una maniobra evasiva, pero que no pudo evitar un choque frontolateral.

Tras esa colisión, el acusado volvió a la autovía, pero un vehículo de la Policía Nacional, que también participaba en la persecución, le salió al pasó y lo obligó a apartarse a un lado, hasta que quedó atrapado entre el guardarraíl y un talud de hormigón.

La acusación pública sostiene, asimismo, que una vez sacado del vehículo y detenido, el procesado, pese a tener síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol, se negó a someterse a las pruebas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento