La ambiciosa transformación verde de L'Oréal; reducirá drásticamente sus emisiones y uso de plásticos en 10 años

  • L'Oréal España ha presentado un programa de trasformación hacia un modelo de negocio más ecológico.
  • Incluirán, empezando por Garnier, un etiquetado que medirá el impacto medioambiental y social de los productos. 
  • Apoyarán con 150 millones proyectos medioambientales y de protección de mujeres vulnerables.
Íñigo Larraya, director de sostenibilidad, y RSC y Juan Alonso de Lomas, CEO
Íñigo Larraya, director de sostenibilidad, y RSC y Juan Alonso de Lomas, presidente y CEO de L’Oréal España durante la presentación.

La próxima década va a ser determinante ya no solo para frenar el cambio climático, también conseguir dar la vuelta al modelo productivo del planeta y que este sea tan sostenible como para no comprometer el bienestar de las generaciones futuras. El papel de la sociedad en su conjunto es esencial para conseguirlo, tanto desde los gobiernos, como los ciudadanos y las empresas.

En el ámbito empresarial, el grupo L’Oréal, que lleva varios años comprometido con el medio ambiente, presentó este miércoles a través de un evento online moderado por Iñaki Gabilondo y en el que participaron varios expertos, L’Oréal for the Future su nuevo plan de sostenibilidad. En él se recogen una serie de objetivos medioambientales y sociales que desarrollará en España durante los próximos diez años con el propósito de trasformar definitivamente su modelo de negocio.

Entre sus retos más destacados: reducir un 50% sus emisiones por producto terminado o dejar de utilizar plástico virgen antes de 2030, además de ayudar al consumidor a llevar a cabo sus compras de forma consciente, con toda la información posible sobre el impacto medioambiental de los productos. 

Respetando los límites planetarios

El principal compromiso del grupo en los próximos años es, según aseguró Juan Alonso de Lomas, presidente y CEO de L’Oréal España, "que nuestras actividades respeten los límites planetarios a lo largo de todo el ciclo de vida de nuestros productos". 

Se tendrá en cuenta, por tanto, "no sólo el proceso de fabricación, sino la extracción de las materias primas, la actividad de los proveedores, los puntos de venta, el packaging e incluso el uso que se hace de estos productos. Para comprobar que se cumplen estos límites, se tienen en cuenta nueve indicadores que, si se traspasan, ponen en peligro la habitabilidad en nuestro planeta".

Hugo Morán, Secretario de Estado de medio ambiente, que también participó en el evento, abogó en la misma línea por ‘respetar los límites del planeta’ desde la actividad empresarial, pues “el conjunto de la sociedad tiene asumido que no existe desarrollo si no conservamos el capital natural”.

“Las empresas son capaces de cambiar la vida de las personas”

Gonzalo Muñoz, cofundador de la empresa de gestión de residuos TriCiclos y Champion de la COP25 (la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que tuvo lugar en 2019 en Madrid), intervino para defender que "las empresas son capaces de cambiar la vida de las personas" y, deben escuchar a la ciudadanía, que demanda cada vez más productos sostenibles, logrando "que la rentabilidad sea el resultado de hacerle bien al mundo”.

Emisiones, eliminación de los plásticos vírgenes y etiquetado ‘ecológico’

El grupo francés -neutro en emisiones desde 2017- se ha marcado varios objetivos medibles y cuantificables, como reducir las emisiones de carbono de toda su cadena de valor en un 50%, reducir aún más el consumo de agua en los edificios en sus edificios en España y eliminar antes de 2030 el uso de cualquier plástico virgen, es decir, que el plástico que utilicen o bien será reciclado o se eliminará de algunos productos.

Para 2025 esperan haber reducido el consumo de plástico virgen en sus envases a la mitad y haberlo eliminado completamente en su marca Garnier, una de sus marcas más avanzadas en materia ecológica que a través de su programa ‘Green Beauty’ lleva años apostando por fórmulas más ecológicas y biodegradables. 

Esta marca también será la primera en incluir un nuevo sistema de etiquetado en el que informará sobre el impacto en el medio ambiente (‘Product Impact Labelling System’). Los productos estarán calificados mediante una escala entre la ‘A’, los de menor impacto, y ‘E’, los de mayor.

Con este ambicioso programa, la compañía francesa quiere ponerse a la cabeza de una trasformación que tarde o temprano será necesaria, tanto ecológica, como económicamente, porque, como auguró Iñaki Gabilondo, “ninguna empresa tendrá porvenir si no se convierte en una empresa sostenible, y toda empresa sostenible descubrirá un extraordinario yacimiento de posibilidades de desarrollo”.

L’Oréal ha presentado en España sus objetivos de sostenibilidad de cara a 2030

El ejemplo de Burgos

L’Oréal España es pionera en el grupo gracias a su Fábrica Internacional de Productos Capilares en Burgos, referente en sostenibilidad al convertirse en la primera planta neutra en emisiones de carbono de 2015, gracias a una central de biomasa que permite que toda la energía que consume sea 100% renovable. 

Además, es lo que se conoce como ‘fábrica seca’, que utiliza un sistema de circuito cerrado para recuperar y reciclaje el agua, y está comprometida con proteger la biodiversidad de la zona donde está ubicada, en la que, según contó Benoît Mocquant, director de la fábrica, han plantado 800 árboles y creado un huerto ecológico que cuidan de manera voluntaria los empleados que lo deseen.

En materia de economía circular ha fabricado palés a partir del plástico reciclado de los envases y los materiales utilizados en la propia planta. Dando una segunda vida a estos materiales esperan llegar a reutilizar 52 toneladas de plástico y evitar el uso de 58 toneladas de madera

Más allá de su contribución medioambiental, la fábrica de Burgos también es pionera en el desarrollo de proyectos de apoyo a la comunidad. En la actualidad cuenta con un programa que está en su tercera edición para ayudar a personas en riesgo de exclusión a encontrar trabajo con un índice de empleabilidad del 78%.

No es el único tipo de acciones de responsabilidad social corporativa que llevan a cabo empresas de L'Oreal en España. Las 36 marcas del Grupo trabajarán en causas sociales y medioambientales para beneficiar a tres millones de personas. 

Por ejemplo, una de sus firmas más veteranas, Biotherm, junto con la Fundación Ecoalf, está llevando a cabo del proyecto que consiste en limpiar varios ríos -como el Jarama- para que los residuos no lleguen al mar. También, en colaboración con la Fundación Mujeres, se ha creado un programa de formación y de concienciación en contra del acoso callejero.

150 millones de apoyo a proyectos sociales y sostenibles

Además de reducir el impacto medioambiental de sus productos, L’Oréal va a apoyar financieramente proyectos relacionados con el medio ambiente y proyectos sociales concretos. 

Para apoyar necesidades medioambientales y sociales urgentes, la compañía anunció en mayo la creación de un fondo de 150 millones a los que podrán acceder desde ahora ONGs de cada país que promuevan la regeneración de la naturaleza, la economía circular o apoyen a las mujeres altamente vulnerables.

En concreto, se destinará un tercio a un fondo de inversión de impacto llamado ‘L’Oréal Fund for Nature Regeneration’ para apoyar proyectos de restauración de ecosistemas marinos y terrestres; otros 50 millones a proyectos innovadores en materia de reciclaje y gestión de residuos; y los 50 millones restantes para apoyar proyectos en pro de las mujeres altamente vulnerables.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento