Los floricultores confían en Todos los Santos y Navidad compensar "el vapuleo" de primavera

  • La incertidumbre sobre las restricciones hace que las ventas se concentren en "ultimísima hora".
Centros de flores para Todos los Santos, de la Floristería Los Sitios
Centros de flores para Todos los Santos.
EUROPA PRESS

Los productores de flor y planta viven con miedo, incertidumbre y un optimismo prácticamente obligado el último tramo del año. El sector, tocado por las pérdidas acumuladas durante la pasada primavera con el estallido de la crisis de la Covid-19, confía en equilibrar las cuentas anuales con las campañas de Todos los Santos y de Navidad, que representan el 35% de la facturación anual . "Ya sufrimos el vapuleo de la primavera".

"Ahora esperamos llegar a la primavera siguiente", explica el vicepresidente del Mercado de Flor y Planta Ornamental de Cataluña, Jordi Rodón. En cuanto a Todos los Santos, la primera fecha importante del calendario, las ventas se están concentrando en "ultimísima hora" por la incertidumbre sobre las restricciones que puede implicar la segunda ola de coronavirus.

"Después de la primera ola hemos podido sobrevivir pero todavía no hemos cubierto las pérdidas del primer confinamiento. Ahora hay mucho miedo porque no sabemos qué pasará", explica el vicepresidente del Mercado, que teme sobre todo por lo que pueda pasar en los próximos dos meses hasta llegar a Navidad.

Uno de los productores importantes de crisantemos, Ramon Julián, explica que el hecho de trabajar con producto vivo, implica también no tener demasiada capacidad de reacción para campañas como la de Todos los Santos se previó incluso antes del primer confinamiento: "Trabajamos con una previsión de entre seis y diez meses y es muy difícil adaptarnos a ello".

Los floricultores comparten esta incertidumbre con los floristas, que son muy "prudentes" a la hora de hacer sus pedidos. Lo explica así Jaume Vilaseca, propietario de una de las floristerías más ilustres de Mataró: "Hay mucho respecto a la hora de comprar. Nos preocupa mucho cargar flor y que digan que mañana no podemos abrir, como ya nos pasar en marzo ".

Sin embargo, las ventas por Todos los Santos parecen garantizadas, aunque el ritmo es más lento que otros años. Ahora, una vez iniciada la semana en que proliferarán las visitas a los cementerios confían en que la venta de crisantemos de última hora se acelere para poder cerrar con buenas cifras esta primera campaña.

Con todo, Rodón explica que las ventas son cada vez "más puntuales" y más a última hora. "Estamos en un mar de dudas", asegura. En este sentido, Julián asegura que las restricciones en algunos sectores económicos y la duda que esto genera en el conjunto de la sociedad "pasa factura" otros sectores, como el de la flor y la planta.

Disfruta diariamente de la edición impresa de Cataluña en formato PDF.SUSCRÍBETE
Mostrar comentarios

Códigos Descuento