Un proyecto español con células madre mesenquimales abre la puerta a un posible tratamiento para la Covid-19

Una paciente se realiza una PCR para saber si es positiva en coronavirus, en un centro de atención primaria en Palamós (Girona).
Una paciente se realiza una PCR para saber si es positiva en coronavirus, en un centro de atención primaria en Palamós (Girona).
GTRES

Un grupo de científicos españoles está investigando lo que podría ser un eficaz tratamiento para los enfermos graves de Covid-19 con células madre mesenquimales, aunando ideas de estudios de todo el mundo.

El proyecto busca comprobar que estas células funcionan como tratamiento contra el coronavirus en pacientes de coronavirus con serios problemas respiratorios. Cuentan con una sólida base que les respalda con un reciente estudio publicado en ‘The Lancet’ que muestra mejoría clínica en un 70% de los pacientes intubados con Covid-19 y Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo, que han sido tratados con células mesenquimales alogénicas por uso compasivo.

¿Qué son las células madre mesenquimales?

El doctor José María Moraleda, que firma el citado artículo publicado en 'The Lancet', explica para 20Minutos que las células madre mesenquimales (o simplemente células mesenquimales, como prefieren llamarlas los sanitarios) son "unas células que están en el estroma de los tejidos. Sirven para el mantenimiento del ensamblaje de los tejidos, son células de soporte que tienen unas características muy especiales que las hacen muy valiosas".

Poseen muy poderosas cualidades de adaptación al medio y tienen una gran potencia inmunomoduladora y antiinflamatoria. Se pueden obtener de la médula ósea, de la grasa, del cordón umbilical o del tejido adiposo pinchando esos tejidos y aislándolas en el laboratorio, donde se multiplican por millones para lograr dosis terapéuticas.

¿Cómo funcionan contra el coronavirus?

La Covid-19 en estado grave inflama los pulmones. Los alveolos se llenan de liquido y los pacientes no pueden respirar; "eso es lo que evitan estas células", apunta el doctor Moraleda. Por su enorme capacidad antiinflamatoria y inmunomoduladora, las células mesenquimales una vez concentradas en dosis terapéuticas "se aplican en inyección local o intravenosa, llegan al pulmón y allí actúan contra el distrés respiratorio que inflama los pulmones".

Para el doctor Moraleda, director de las jornadas españolas sobre el proyecto, lo más relevante es "la demostración de la seguridad de este tratamiento. Se ha puesto en miles de pacientes, no tiene riesgos y es muy seguro. Un 70% de los pacientes intubados tuvieron una mejoría notable pudiendo quitarles la respiración asistida. Así, los resultados de eficacia preliminar son muy esperanzadores". En base a estos resultados se ha lanzado un estudio clínico pendiente de aprobación por parte de la Agencia Española del Medicamento.

¿Se podría aplicar el tratamiento a nivel masivo?

Por suerte, en España los científicos llevan muchos años trabajando con este material. "Hay células disponibles en los hospitales públicos. La forma de conseguirlas es poco complicada porque tenemos experiencia, es asequible. Lo primero es demostrar que es eficaz, luego viene el problema de manufactura a gran escala y los precios. Nosotros tenemos medio camino recorrido porque nuestros hospitales llevan años trabajando en ello" apunta Moraleda.

Pese a que el doctor cree que en España sería posible, a nivel internacional requeriría una mayor investigación e inversión logística. "Para España, el propio Ministerio de Sanidad estaba pensando en hacer en algún momento un centro de fabricación de terapias avanzadas, según dijo el ministro Illa. Podría ser una buena idea hacerlo partiendo de las salas que tenemos y así tener liderazgo en el mundo, ya que la red de terapia celular ha sido la líder en Europa durante muchos años en terapias avanzadas".

¿Qué queda por hacer?

Demostrar que funciona. "A los sanitarios nos da dolor de corazón. Tenemos muchas ganas de aportar soluciones y esta es una solución española. Tenemos muchas esperanzas, muchas ganas de aportar algo que sea útil porque lo estamos pasando muy mal con esto", comenta Moraleda. 

Los grupos de investigación quieren poder demostrar que el tratamiento funciona. Lo que hace falta para poner en marcha la maquinaria "que ya está lista y engrasada" es "la aprobación del Carlos III y la Agencia del Medicamento y empezar el estudio lo antes que se pueda". La investigación ha generado gran interés en el extranjero, propiciándose la creación de un grupo de trabajo internacional en el que participan investigadores de Harvard, Los Ángeles, Milán, Londres, Dublín y Tel Aviv, entre otros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento