Mueren nueve de las quince ballenas varadas en Asturias, la misma especie de cetáceos atrapada en Australia

[MISSING]binding.image.description
El Principado coordina un dispositivo para rescatar a varios calderones varados en la playa de Morís, en Carreño. 
EP

Nueve de los quince ejemplares de ballenas calderones han fallecido tras un varamiento masivo que se ha saldado con la supervivencia de apenas seis animales. Las muertes se han producido pese a los grandes esfuerzos de los vecinos de Carreño (Asturias) y un dispositivo del Gobierno por salvar a los cetáceos devolviéndolos al mar.

Dicho dispositivo está coordinado por el Gobierno de Asturias, a través de la Consejería de Medio Rural, cuenta con la participación de técnicos y agentes del Medio Natural, miembros del Centro de Experimentación Pesquera, Policía Local, Guardia Civil y Salvamento Marítimo. Se suspendió el pasado lunes por las malas condiciones lumínicas, y se retomó el martes comprobando que varios ejemplares habían logrado regresar al agua.

Hace apenas unos días sucedió una tragedia similar en la Isla de Tasmania (Australia) con un varamiento de 380 ballenas calderones de las cuales todas han fallecido. La bióloga marina, Beatriz Ayala —técnico de programa de océanos de WWF–, explicó para 20Minutos que lo más prudente era esperar a una necropsia de los animales para conocer las causas de lo acontecido, una técnica que se aplicará también a los ejemplares de Asturias.

La experta indicó que los varamientos se suelen producir por causas naturales como cambios en las mareas o que el líder se desoriente, como parece que fue el caso australiano. Destacó que el grupo encontrado en Australia llama la atención por su volumen, por ser casi 400 ejemplares. "No suelen encontrarse grupos tan numerosos", explica la bióloga, "pero sí son animales muy sociales, muy compactos y actúan todos a una. Esa puede ser una de las razones del accidente".

¿Cómo se procede en un varamiento?

La experta destacó que la tarea es muy complicada y debe llevarse a cabo siempre bajo la supervisión de veterinarios y especialistas. Asimismo, debe ser rápida y segura para garantizar el éxito de la operación y la supervivencia de los animales. Se trata de una especie de grandes dimensiones y peso que pueden llegar a las tres toneladas, por lo que supone un peligro para el ser humano.

"Existen protocolos de actuación que deben de estar en todo momento supervisados por un equipo técnico especializado en manejo de esta especie", ha subrayado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento