Vox se queda solo con su propuesta de ilegalizar a los independentistas con la abstención de Cs y el PP

  • Izquierda y nacionalistas se oponen frontalmente a una medida que califican de autoritaria y fascista.
  • PP y Cs recuerdan que la Constitución permite defender ideas contrarias a ella, pero no votan en contra de la iniciativa.
Pleno de sesion de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados con Santiago Abascal e Ivan Espinosa de los Monteros.24/06/2020. Foto Javi Martinez/Pool.
Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros, en una imagen de archivo.
Javi Martinez

Solo Vox aboga por ilegalizar a todos los partidos independentistas por el mero hecho de serlo. Así quedó reflejado este martes en el pleno del Congreso, cuando únicamente la formación liderada por Santiago Abascal votó a favor de su propia iniciativa para reformar la Ley de Partidos para establecer que no pueda ser legal ninguna formación política que defienda postulados diferentes a la "indisoluble unidad de la nación española". PP y Cs se opusieron a la reforma, aunque en la votación optaron por ponerse de perfil y abstenerse.

Fue el secretario general de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, el encargado de defender su proposición de ley ante el Congreso. Una iniciativa con la que Vox pretende que, tal y como explica el propio texto, "los partidos políticos secesionistas puedan ser ilegalizados por el procedimiento judicial de disolución". La propuesta de Vox pretendía obligar a todas las formaciones a respetar expresamente la unidad de España, y establecía como motivo de ilegalización "promover, justificar o exculpar el deterioro o destrucción de la soberanía nacional o de la indisoluble unidad de la nación española".

No obstante, la iniciativa recibió un fuerte rechazo de la Cámara Baja. Obviamente, los partidos nacionalistas e independentistas, directamente afectados por una eventual ilegalización, fueron enormemente críticos con Vox, al que acusaron de autoritarismo, de defender abiertamente el "fascismo" y de criticar los nacionalismos periféricos mientras defienden a ultranza el nacionalismo español. "¿Qué carajo van a defender ustedes el sistema constitucional?", preguntó el portavoz del PNV, Aitor Esteban, que aseguró que para Vox la democracia es accesoria siempre y cuando se mantenga la unidad de España.

Pero no solo los independentistas se mostraron contrarios a la propuesta. También lo hizo el PP, que a pesar de reivindicar la unidad del país, aseguró que ilegalizar a los partidos secesionistas por el mero hecho de serlo atenta contra las "bases de la democracia" española. Así lo planteó su diputado José Antonio Bermúdez de Castro, que insistió en que "en España se puede defender cualquier idea que no sea por sí misma delictiva" siempre y cuando se haga "por el método democrático". Y si se infringen estas normas, dijo, ya existen métodos coercitivos para evitarlo.

"La Constitución hay que defenderla entera"

"Las ideologías son libres, son las vías ilegales o violentas las que están prohibidas", abundó Bermúdez de Castro, que insistió en que "la nuestra no es una democracia militante, y eso significa que nuestra Constitución" permite disentir de ella e incluso reformarla totalmente "usando las vías establecidas". "Pretenden ustedes ilegalizar a todas las fuerzas independentistas por el mero hecho de serlo, y eso va contra la Constitución, que hay que defender entera, no solo la parte que conviene", espetó el diputado del PP a Vox.

Cs tampoco apoyó la iniciativa del partido que lidera Santiago Abascal, si bien la formación naranja también tachó de "paradójico y chocante" que haya partidos en el Congreso que defiendan la secesión de algunos territorios de España. "¿Pero hay que prohibir una idea per se?", se preguntó retóricamente el diputado Guillermo Díaz, que aseguró que Cs no cree "que prohibir ideas las debilite" y aseguró que ciertos postulados defendidos por Vox en su propuesta "son de dudosa legalidad". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento