La extraña historia de Blanca: hallada con otro nombre tras desaparecer hace 25 años

  • Desaparecida de León y localizada ahora en Asturias, ha vivido sin dejar rastro.
Blanca Mabel Otero.
Blanca Mabel Otero.
ATLAS

En 1995 y con 43 años Blanca Mabel Otero vivía en León y decidió un buen día dejar su vida atrás desaparecer. Nada se sabía de ella hasta que esta semana ha sido encontrada, en otro lugar y bajo otra identidad.

Fue este martes cuando el Ayuntamiento de Siero informó sobre el hallazgo. Explicaban que habían encontrado a B.M.O.A. de 68 años, de nacionalidad argentina, en una vivienda de la Fresneda cuya desaparición fue denunciada en León en 1995.

Los efectivos recibieron un aviso dando cuenta de la ausencia durante días de la mujer, que residía sola en La Fresneda. Dicha persona, era conocida como Eva, de origen argentino, afincada durante muchos años en Asturias. Ante el aviso, la Policía Local de Siero y una ambulancia medicalizada del servicio de salud del Principado de Asturias se trasladaron al lugar.

Una vez en el lugar, el inmueble estaba cerrado con llave desde el interior, lo que indicaba que la moradora se encontraba en la vivienda, presumiblemente con algún trastorno o enfermedad física grave que la impedía abrir la puerta. Los agentes policiales procedieron a forzar una de las ventanas para acceder al interior, y permitir la entrada de personal facultativo.

Una vez dentro del domicilio, observaron que la mujer estaba consciente, sentada en el suelo, sin poder moverse, presentando un cuadro de deshidratación aguda y desorientada. Fue asistida de forma inmediata y trasladada al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), con pronóstico reservado dando cuenta a los servicios sociales del ayuntamiento de Siero para su seguimiento y asistencia.

Durante la actuación los agentes intentaron obtener información sobre la identidad de la mujer pero al estar desorientada y no aportar datos concretos sobre su identidad, la Policía Local de Siero inicio las gestiones oportunas para determinar si tenía familiares próximos, que se hicieran cargo de la situación.

Tras las pesquisas y una vez comprobada la contrariedad de los datos sobre la identidad por los que era conocida en el vecindario y los que constaban tanto en el domicilio, como en el HUCA, la Policía Local de Siero logró averiguar la auténtica identidad de dicha persona. Se trataba de B.M.O.A. de 68 años. No figuraba como empadronada en Siero.

A través de fuentes abiertas se comprobó que dicha persona permanecía denunciada como desaparecida desde el año 1995, cuando abandono de forma repentina la localidad de León.

Llegó hasta La Fresneda, una urbanización de Siero en Asturias y bajo el nombre de Eva inició su nueva vida: "Cuidaba niños y paseaba a perros para ganarse la vida" comenta una vecina. Vivía en un chalé adosado y todos la ayudaban porque padecía una grave enfermedad. "Tenía llagas en las piernas y las llevaba vendadas, apenas podía caminar ya", afirma otra vecina. Pero su estado de salud empeoró hace unos días y la encontraron en la cocina inconsciente.

"Todo persona adulta tiene derecho a desparecer si quiere. Esta era una desaparición voluntaria y comunicándoselo a la policía, estaba en todo su derecho de no dar a conocer su paradero". Afirma Joaquín Amill, presidente de SOS Desaparecidos.

Ahora se recupera en la UCI del Hospital Universitario de Asturias y su hermano y su primo han podido hablar con ella. "Están muy contentos por haberla localizado" asegura el párroco de La Fresneda. Pero el misterio de Blanca y su voluntad de huir de todo... han quedado al descubierto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento