Investigadores españoles encuentran 11 cocodrilos momificados en una necrópolis en Egipto

Imagen de un cocodrilo de agua salada.
Imagen de un cocodrilo.
fvanrenterghem / WIKIPEDIA

Un grupo de investigadores de la Universidad de Jaén han descubierto once cocodrilos momificados en Asuán (Egipto) en lo que se cree que era una ofrenda al dios Sobek. Los científicos llevan doce años trabajando en la zona, una necrópolis de gobernadores y nobles del antiguo Egipto llamada Qubbet el Hawa.

Alejandro Jiménez, profesor de la Universidad de Jaén y director del proyecto, comentó en unas declaraciones al diario El Mundo que no esperaban encontrar nada más en el lugar de las excavaciones, y que el hallazgo fue toda una sorpresa. De las once osamentas de los reptiles, todas menos una estaban reducidas a "bultos de huesos". La que se encontraba en mejor estado había sido embalsamada.

Los restos se encontraron a unos cinco metros al este de la tumba de Shemai, hermano de uno de los gobernadores más notables de Elefantina de la dinastía XII. Jiménez apunta que el trabajo de datar e interpretar el hallazgo corresponde a un arqueozoólogo, pero que "por el modo en el que fueron almacenados y comparándolo con referencias textuales que pudimos buscar nos atrevemos a decir que la tumba es del período romano".

Los investigadores creen que los cocodrilos eran ofrendas al dios Sobek por parte de devotos de la zona, porque creían que esta figura divina había creado el Nilo y que tenía poder sobre la fertilidad. Además, este tipo de ofrendas con animales son "muy comunes", aunque los científicos no esperaban toparse con cocodrilos.

Al lado de los reptiles momificados se encontraron también dos ataúdes policromados carcomidos por las termitas. Había también el enterramiento de un niño datado de principios del Reino Nuevo, que sería el resultado de una reocupación, como indica el artículo de El Mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento