Quique Bassat, pediatra y epidemiólogo: "Las clases presenciales son mejores para la salud mental de los niños"

El pediatra y epidemiólogo clínico Quique Bassat.
El pediatra y epidemiólogo clínico Quique Bassat.
Quique Bassat

El verano está llegando a su fin, y ello supone, entre otras cosas, la vuelta a la rutina en septiembre. La normalidad como se conocía en tiempos anteriores a la pandemia tardará en volver. Hasta entonces, los trabajos, rutinas, eventos y, en definitiva, el día a día, estará regido por lo que ya se conoce como "nueva normalidad".

"Nueva", porque la pandemia de coronavirus ha trastocado por completo la forma de interactuar y, en definitiva, de vivir a la que estaba acostumbrada la sociedad. Y "normalidad", porque debemos familiarizarnos a una nueva forma de hacer las cosas marcada por medidas higiénico-sanitarias y restricciones que permitan contener un virus para el que todavía no se ha encontrado solución. 

Ahora, a pocas semanas del curso escolar todavía no hay consenso: las comunidades autónomas han hecho sus propuestas (disminución de ratios, educación presencial u online, etc.) mientras el Gobierno sigue apurando fechas (no se reunirá con los presidentes autonómicos hasta este jueves); y las cifras no hacen más que subir, igual que las dudas sobre la vuelta al colegio. El único punto de encuentro, hasta ahora, ha sido que la educación tiene que garantizarse, pero ¿cómo? 

Quique Bassat, pediatra y epidemiólogo clínico, forma parte del grupo de la Asociación Española de Pediatría que ha asesorado al Gobierno sobre la reanudación de las clases; y ha compartido con 20minutos algunas de las medidas que considera serán más efectivas para una vuelta al colegio marcada por la grave situación epidemiológica del país. 

Los casos de contagios en España se han disparado en las últimas semanas. A la vista de que queda apenas una semana para el inicio del nuevo curso escolar, ¿considera apresurada la vuelta a las clases tal y como se está planteando?

Todo dependerá de la situación epidemiológica a nivel de la ciudad, barrio, provincia, o país. Ahora mismo, la vuelta a las clases sería posible siempre y cuando se sigan una serie de medias estrictas para minimizar el riesgo de transmisión. 

Cada comunidad autónoma está apostando por una serie de medidas concretas. ¿Cuáles son más seguras y efectivas?

Por un lado, los grupos estables de convivencia o las llamadas burbujas de convivencia pueden ser muy efectivas si se hacen bien y si el tamaño de estas burbujas es suficientemente pequeño.

Por otro lado, el uso de mascarillas, el distanciamiento físico… son medidas que sabemos que funcionan muy bien en cualquier otro ambiente. Quizás es difícil que funcionen en niños más pequeños (porque los más pequeños no saben llevar las mascarillas, o no saben guardar las distancias físicas). Pero, si se les explica bien lo que se tiene que hacer y si se utilizan bien y se lavan bien las mascarillas, pueden ser medidas muy eficaces.

Y por último, las medidas de higiene continuada y las medidas de ventilación en las aulas pueden también ser muy útiles y se tienen que fomentar. Y esto se tiene que hacer de forma repetida, no solo una vez al día o al llegar y al salir, sino de forma continuada. Cada dos o tres horas los niños deben lavarse las manos, las aulas deben ventilarse, se debe dejar la puerta abierta si es posible para que pase el aire, etcétera.

Se está barajando la opción de que para algunos cursos se implante la educación de forma telemática. ¿Cree que es la mejor opción?

Desde mi punto de vista, -y creo que estoy de acuerdo con los educadores y con el resto de pediatras- las clases presenciales son siempre mejores para la salud mental y física de los niños. Por tanto, nosotros apoyamos la vuelta al cole presencial y no una vuelta al cole online, o una vuelta al cole mixta. Puede ser que las circunstancias obliguen que esta vuelta al cole no pueda ser presencial, y ahí tendremos que adaptarnos. Pero siempre y cuando sea posible, estamos todos de acuerdo que la vuelta al cole debería ser presencial.

Entonces, teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual en España, ¿cómo debería ser la vuelta al colegio?

Teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual y que los casos siguen creciendo, se tendrá que hacer una vuelta al cole con unas medidas de prevención muy estrictas, como las que he mencionado anteriormente, siguiéndolas de forma muy respetuosa y añadiendo además toda una serie de medidas. 

"Se tendrá que llevar a cabo una serie de medidas que empezarán cuando el niño llegue al colegio y acabarán cuando salga"

Por ejemplo, que las entradas al colegio sean escalonadas, para que no coincida mucha gente (incluyendo padres que llevan a sus hijos al colegio, al mismo tiempo, a la misma hora y en el mismo lugar); que las pausas para el recreo sean diferentes; que las pausas para la comida también sean escalonadas y no coincidan todos los niños al mismo tiempo sin la mascarilla (porque para comer no puedes llevar la mascarilla), etc. 

Se tendrá que llevar a cabo toda una serie de medidas de prevención que empezarán en el momento en el que el niño llegue al colegio y acabarán en le momento en el que el niño salga del centro.

Ya de cara a los niños, ¿cómo cree que afrontarán la situación de un posible brote?

Los niños son mucho más listos de los que queremos creer. Son absolutamente conscientes de que estamos en una situación extraordinaria y ellos han convivido con la pandemia, igual que nosotros. A veces no han entendido exactamente qué pasaba, pero yo creo que ahora, con ocho meses de recorrido, todos son muy conscientes de que estamos viviendo una situación muy anómala y muy peculiar. 

"Saben que lo que estamos haciendo es para proteger a los más vulnerables y están dispuestos a sacrificarse"

Además, los niños son también los primeros en entender la importancia de algunas cosas. Saben que llevar mascarillas es útil para disminuir la transmisión, y por tanto son capaces de llevar la mascarilla si es necesario, a pesar de que no les guste. En definitiva, saben que lo que estamos haciendo es para proteger a los más ancianos y a los más vulnerables y, por tanto, están dispuestos a sacrificarse si es necesario.

Si hubiera un posible brote en la escuela y se tienen que aislar, los niños probablemente entiendan muy bien por qué se está haciendo esto, o entiendan muy bien que se les tenga que tomar muestras para estudiar si están o no infectados. Yo creo que, desde ese punto de vista, no habría ningún problema en que acataran las medidas necesarias para atajar el brote.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento