Acuerdo pionero para los funcionarios estatales: podrán teletrabajar 4 días a la semana y solo ir uno a su puesto

Algunas de las medidas para el teletrabajo de los funcionarios estatales.
Algunas de las medidas para el teletrabajo de los funcionarios estatales.
Henar de Pedro
Algunas de las medidas para el teletrabajo de los funcionarios estatales.
Henar de Pedro

Los funcionarios de la Administración General del Estado podrán teletrabajar cuatro días a la semana desde casa y solo acudir un día a su puesto presencial de trabajo, según un nuevo acuerdo alcanzado entre los sindicatos y el Ministerio de Política Territorial y Función Pública.

Los funcionarios podrán acogerse a la modalidad de cuatro días de teletrabajo solo si tienen a su cuidado hijos de hasta 14 años o dependientes, o que tengan patologías de riesgo por el contacto con el coronavirus. "Esta modalidad siempre será voluntaria y reversible", señala el acuerdo. Es decir, el empleado público podrá pedirla solo si la necesita, y podrá revertirse "por razones de carácter organizativo y de necesidades del servicio", indica el ministerio en un comunicado.

Para el resto de la plantilla, la modalidad ordinaria será el trabajo presencial, pero se podrán acoger a un mínimo de un día a la semana de teletrabajo. En el acuerdo final, estos periodos se marcan en términos de porcentajes, pero en la práctica se espera que se apliquen por días de teletrabajo. 

¿Qué te parece que se permita teletrabajar a los funcionarios del Estado?

A partir del lunes

El acuerdo va a entrar en vigor en cuanto decaiga el estado de alarma y el país entre en la nueva normalidad, el próximo día 21 de junio, por lo que tendrá efectos completos al arrancar la semana, el lunes próximo.

Los efectos de este pacto durarán "hasta que se determine el fin de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19", según el protocolo que han firmado los sindicatos CSIF, UGT y CIG y el ministerio este mismo miércoles. Esto es, durará hasta que el mismo Gobierno decrete que la emergencia por coronavirus ha pasado y se pase de la nueva normalidad a una normalidad sin restricciones. Esto solo podrá conseguirse plenamente, a juicio de los expertos, cuando un amplio porcentaje de la población esté vacunada contra el SARS-CoV-2. 

"CSIF considera que se trata de un acuerdo pionero en la organización del trabajo en España, así como en la conciliación de la vida familiar y laboral, que tendrá su continuación en la futura regulación del teletrabajo, que se empezará a negociar en julio con el equipo de la ministra Carolina Darias", indica el sindicato. Esa nueva regulación también se va a negociar con el sector privado, agregan las fuentes.

Por su parte, la ministra de Política Territorial y Función Pública ha destacado como un avance para la conciliación el acuerdo firmado. 

"Supone un reconocimiento a la labor de los empleados públicos durante la pandemia y nos va a permitir entrar en la nueva normalidad garantizando la salud y la calidad en la prestación del servicio, pero además va a permitir seguir avanzando en la conciliación", ha expresado Darias en declaraciones remitidas a los medios.

Medidas para el teletrabajo de los funcionarios estatales.
Medidas para el teletrabajo de los funcionarios estatales.
Henar de Pedro

A quienes se aplica

Según el último boletín estadístico de la Función Pública, en España hay 2.595.575 empleados públicos repartidos en los estamentos estatales, autonómicos y locales. De estos, 231.760 pertenecen a la Administración General del Estado (AGE), personal de los ministerios y de sus organismos, sin contar al personal de Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Administración de Justicia.

Serán a estos funcionarios de la AGE a los que se aplicará el nuevo acuerdo de teletrabajo. Se incluyen ministerios, agencias como la AEAT, la Seguridad Social y organismos autónomos como Parques Nacionales.

Fuentes del CSIF y del ministerio han explicado a 20minutos que este es un acuerdo marco, que regulará de forma general la prestación del teletrabajo pero que tendrá que ser adaptado por cada unidad de trabajo, que es donde se tendrán que resolver varios detalles. 

Por ejemplo, si se debe marcar un máximo de trabajadores teletrabajando en oficinas u organismos en donde la gran mayoría de los funcionarios quieran (y tengan derecho a) adherirse: Los directores de esos centros tendrán que velar por que esa oficina no se quede sin trabajadores presenciales.

También habrá puestos de trabajo que por su naturaleza no puedan teletrabajar, aunque el funcionario tenga derecho prioritario a ello. Las fuentes pusieron como ejemplo los agentes forestales de Parques Nacionales, cuyo trabajo se desarrolla sobre el terreno.

Así, muchos detalles serán resueltos por los jefes de las unidades, pero serán objeto de la negociación que a partir del mes pròximo los agentes sociales y el Gobierno comenzarán para regular el teletrabajo.

Entre los detalles que esa legislación debe resolver es el coste de estas adaptaciones, cómo se proporciona o quién se hace cargo del equipo y la conexión con la que el funcionario teletrabajará. De momento, fuentes del ministerio indican que muchos funcionarios ya disponen de equipos portátiles y conexiones seguras.

Tampoco se ha establecido si los empleados públicos que no son prioritarios, pero que tienen derecho a un mínimo de un día de teletrabajo, pueden acogerse a más. Otra de las cuestiones que se irán resolviendo en las próximas semanas. 

Atención al público y salida más tarde

En cuanto a la atención al público en las oficinas de la Administración estatal, se priorizará la atención telefónica y telemática. "Para el caso de atención presencial será precisa la cita previa y se limitará el aforo". 

También habrá "flexibilidad horaria" a fin de escalonar la llegada de los funcionarios a las oficinas, un cambio que requerirá la conformidad del trabajador. Las unidades podrán habilitar que se pueda trabajar hasta las nueve de la noche. Ello no quiere decir que se atenderá al público hasta esa hora, sino que el funcionario podrá entrar y salir más tarde para hacer posible una llegada escalonada a la sede de trabajo. Podrá darse el caso, por ejemplo, de alguien con un turno de 13.00 a 21.00, si así lo prefiere. 

El acuerdo mantiene las medidas actuales para que no se incorporen a trabajar las personas con síntomas compatibles con la COVID-19 o estén en aislamiento domiciliario, ya sea por un diagnóstico o en cuarentena por haber tenido contacto con un infectado. Estos afectados deberán seguir los cauces ya establecidos y ponerse en contacto con los servicios sanitarios.

CSIF, que califica el acuerdo de "punta de lanza", formará una comisión de seguimiento para velar por la correcta aplicación de lo pactado.

El acuerdo regula otro tipo de situaciones como las siguientes:

-Reuniones: Se celebrarán mediante audioconferencia o videoconferencia evitándose en lo posible las reuniones presenciales o que impliquen desplazamientos a otra localidad.

-Viajes: Se suspenderán todos aquellos cuyo motivo pueda solventarse con una llamada o videoconferencia.

-Cursos: Con carácter prioritario, serán por medios telemáticos.

-Pruebas selectivas: Continuarán su tramitación y ejecución ordinaria, debiendo respetar las indicaciones de las autoridades sanitarias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento