¿Cómo actuar si nos encontramos ante un cocodrilo o un caimán? Estas son las recomendaciones de expertos

Imagen de un cocodrilo de agua salada.
Imagen de un cocodrilo de agua salada.
fvanrenterghem / WIKIPEDIA

Son muchas las opiniones sobre la supuesta presencia de un cocodrilo del Nilo en el río Pisuerga de Valladolid registrada el pasado fin de semana. Si bien un grupo de expertos creyó en un primer momento que las huellas y el nido encontrados en la ribera podían pertenecer a un ejemplar de esta especie, otros investigadores rechazan la idea.

La principal razón por la que estos expertos creen que no hay ningún animal de esta especie en el río es la temperatura del agua y las condiciones del hábitat. Sin embargo, no se descarta que los rastros encontrados sean de otra especie, como del caimán sinensis (Alligator sinensis, originario de China) o el caimán del Mississippi (Alligator mississippiensis, americano) que, según comentó a este medio el experto herpetólogo Alessandro Alviani, "Podrían aguantar sin problemas las temperaturas del Pisuerga en una actividad baja de semi-hibernación".

Independientemente de que lo que hubiese fuera un cocodrilo o un caimán, Alviani alerta de que ambos son muy peligrosos. "Todas son especies relativamente agresivas, podrían potencialmente morder a alguien o incluso intentar comérselo, sobre todo dentro del agua", advierte. ¿Cuáles son sus recomendaciones ante un ataque?

Ataques en agua

Los cocodrilos y los caimanes grandes atacan de forma muy agresiva. Si ven que son más pequeños que su presa, suelen huir, pero si atacan pueden ser letales, explica el experto. "Son especialmente peligrosos en el agua, donde muerden a sus presas, las arrastran al fondo y allí las ahogan", cuenta. En estos casos es imprescindible salir del agua cuanto antes, porque es muy difícil ganar la batalla acuática a uno de estos animales.

Ataques en tierra

En este caso la presa tiene muchas más posibilidades de salir ilesa. "Si el ataque es en tierra, lo mejor es retroceder despacito hasta 5-6 metros y luego darnos la vuelta e irnos corriendo. Tienen mucha velocidad pero en recorridos muy cortos, son muy rápidos durante una distancia de 4-5 metros y luego paran", recomienda el experto.

Sea como fuere, María José Luis, responsable del departamento de comunicación del Zoo de Madrid, advierte que "Es importante tranquilizar al público sobre la existencia de este animal en un río hasta que no se vean fotos de la misma y sean analizadas por expertos y también insistir en la no tenencia de especies exóticas, salvo en instituciones zoológicas donde son cuidadas por expertos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento