Reino Unido suma 113 muertos más por Covid y 1.936 contagios la víspera del polémico alivio de algunas restricciones

Una mujer viaja en el metro de Londres (Reino Unido), prácticamente vacío por las medidas para contener la pandemia del coronavirus.
Una mujer viaja en el metro de Londres.
Neil Hall / EFE

El Reino Unido ha comunicado este domingo 113 muertes por Covid-19 en hospitales, residencias y domicilios y ha detectado 1.936 nuevos contagios. Desde que comenzó la pandemia, el país ha registrado 38.489 fallecidos por coronavirus.

En 24 horas se han llevado a cabo 115.725 test para detectar la enfermedad, lo que eleva a 4.285.738 el total de pruebas diagnósticas realizadas hasta ahora, según los datos divulgados por el Ministerio de Salud. El sistema sanitario británico ha alcanzado además la capacidad de realizar más de 200.000 test diarios si es necesario, incluidas 40.000 pruebas de anticuerpos, detalló el ministro Matt Hancock.

"Hemos juntado a las mejores mentes entre los funcionarios británicos, el sistema público de salud, las universidades, la comunidad científica, las fuerzas armadas y empresas del sector privado" para alcanzar "este increíble logro", ha dicho Hancock.

El Gobierno ha confirmado que desde este lunes reabrirán en Inglaterra las escuelas primarias, aunque solo asistirán a case niños de tres cursos, con medidas especiales para limitar el número de alumnos por aula y mantener la distancia social. También podrán reunirse hasta seis personas de distintos domicilios, aunque siempre al aire libre y dejando dos metros de distancia entre ellas. Asimismo cerca de 2,5 millones de personas clasificadas como especialmente vulnerables al virus, por su edad o por enfermedades previas, podrán comenzar a salir de casa.

Todo ello pese a que diversos expertos que pertenecen a grupos asesores científicos del Gobierno han alertado en las últimas horas de que levantar el confinamiento de manera prematura aumenta el riesgo de un repunte de casos.

Posibles cuarentenas localizadas

Ante esos posibles rebrotes, el Ejecutivo podría imponer medidas geográficas específicas, como la entrada en cuarentena de ciudades concretas si el alivio de las restricciones repercute en un incremento de los contagios, ha explicado el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab.

Raab, sin embargo, ha defendido la decisión de permitir reuniones al aire libre frente a las críticas, aunque ha aceptado que se trataba de un "momento delicado y peligroso". "Lo que realmente queremos evitar es cualquier retorno a la parálisis", ha explicado Raab al Andrew Marr Show de BBC One.

"Si tuviéramos un segundo pico, obviamente sería malo por razones de salud pública, pero sería malo para la economía, y creo que sería malo para la confianza del público", ha indicado. "Así que lo realmente importante es que, a medida que tomamos las medidas, si vemos que hay algún repunte en una localidad o entorno en particular, tengamos la capacidad de tomar medidas específicas", ha añadido.

Raab también ha defendido el nuevo sistema de rastreo implantado por las autoridades británicas, también frente a las críticas de los expertos que apuntan que está poco desarrollado. "Nos ayudará no solo a controlar el virus, sino a dar más pasos a lo largo de nuestra hoja de ruta para devolver la vida a algo un poco más parecido a lo normal", ha concluido Raab.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento