El Banco de España pide formar a trabajadores de hostelería y comercio en nuevas habilidades

Una camarera con mascarilla y guantes atiende un bar de la capital hispalense durante el quinto de la Fase 1 del plan de descalada que ha elaborado el Gobierno de España. En Sevilla (Andalucía, España), a 15 de mayo de 2020. 15 MAYO 2020 15/5/2020
Una camarera con mascarilla y guantes atiende un bar de Sevilla
María José López / Europa Press

El Banco de España pide que se apoye la formación en nuevas habilidades de los "potenciales desempleados" de los sectores más afectados por el coronavirus (turismo, hostelería, ocio y comercio) para poder facilitar así su tránsito hacia nuevas vacantes y evitar que vayan al paro.

En un artículo en el que analiza la "Transferibilidad de habilidades de los trabajadores en los sectores potencialmente afectados tras el Covid-19", el Banco de España señala que los sectores relacionados con el turismo, la hostelería, el ocio y el comercio, que concentran unos 3,75 millones de empleos en España (el 19,6% del empleo total) "se han visto particularmente afectados por las medidas adoptadas para limitar la incidencia de la pandemia".

Por el contrario, las ramas relacionadas con la distribución, la logística y la información y la comunicación, que representan el 7,4% del empleo total (1,4 millones de puestos de trabajo) se han visto menos afectados y e incluso podrían haber experimentado un aumento de la demanda durante el periodo de confinamiento.

El análisis que realiza el Banco de España en este artículo a partir de las tareas realizadas por los trabajadores de los diferentes sectores sugiere que "la movilidad potencial de los empleados más perjudicados por la crisis es escasa", especialmente en la hostelería y el comercio, debido en parte al uso menos intensivo que hacen de las tecnologías de la información y las comunicaciones, la escritura, la lectura y las habilidades numéricas.

Sin embargo, la institución que gobierna Pablo Hernández de Cos subraya que los trabajadores de ramas relacionadas con el transporte de mercancías, viajes organizados y actividades de ocio o recreacionales "podrían tener más oportunidades de encontrar un empleo en otras áreas".

"Los sectores que podrían ganar peso a raíz de la pandemia demandan, en términos relativos, más habilidades TIC, de lectura, de escritura y numéricas. En cambio, no parecen requerir habilidades físicas. Por otro lado, los sectores que probablemente pierdan empleo no están bien posicionados en estas dimensiones, ya que, en general, infrautilizan estas habilidades y sobreutilizan las habilidades físicas".

Alternativas sobre todo para los trabajadores del transporte

En general, del análisis que realiza el Banco de España se desprende que las ramas de comercio son bastante parecidas entre sí en términos de tareas, mientras que son bastante diferentes a las ramas que saldrían más beneficiadas en la coyuntura actual. Como excepción, destacan aquellos comercios que requieren un conocimiento de las TIC.

Por ejemplo, apunta la institución, el comercio al por mayor y al por menor de equipos para las TIC utilizaría tareas parecidas a las de las actividades cinematográficas, de vídeo y de programas de televisión, las actividades de grabación de sonido y edición musical, y otras actividades de telecomunicaciones.

El Banco de España estima que las ramas de transporte que se pueden ver más directamente afectadas por la caída del turismo tendrían en general más alternativas, pues las habilidades de los trabajadores damnificados de las ramas de transporte terrestre, marítimo y aéreo son similares a las demandadas en el transporte de mercancías por carretera y los servicios de mudanza, el transporte de mercancías por ferrocarril y las actividades de depósito y almacenamiento.

En la hostelería y la restauración, al igual que en el comercio, la similitud entre ramas es elevada y las alternativas son escasas dentro de aquellas que podrían mejorar en la coyuntura actual. La excepción serían los trabajadores de las empresas en que las TIC son relevantes, como, por ejemplo, los alojamientos turísticos y otros alojamientos de corta estancia, que podrían encontrar alternativas en otras actividades de telecomunicaciones.

Asimismo, el Banco de España señala que si el comercio de productos alimentarios adquiriera mayor importancia también podría atraer a profesionales de la hostelería, ya que las tareas son relativamente similares. Las tareas desarrolladas en servicios relacionados con viajes organizados generalmente requieren habilidades que también son intensivas en las ramas de información y comunicaciones.

Por último, las actividades de creación artística y recreativa se asemejan, en términos de tareas, a algunas ramas de información y comunicaciones por el uso de las nuevas tecnologías. En concreto, las tareas realizadas en edición de libros y periódicos, y en otras actividades editoriales, telecomunicaciones inalámbricas, telecomunicaciones por cable y otras actividades de telecomunicaciones tendrían similitudes notables entre ellas.

Reforzar el SEPE y atención individualizada

Este resultado plantea la necesidad de apoyar la formación en determinadas habilidades de los potenciales desempleados de los sectores más afectados por la pandemia para poder facilitar así su tránsito hacia nuevas vacantes", expone el Banco de España.

Para el Banco de España, los problemas de empleabilidad que pueden surgir para una parte importante de los trabajadores conllevan "la urgente necesidad" de reforzar el Servicio Público de Empleo, procurando una orientación individualizada al trabajador en paro.

En el supuesto de que no fuera posible una orientación individualizada para todos los desempleados, el Banco de España ve necesario avanzar en técnicas de perfilados de desempleados y vacantes; en favorecer la asistencia en la búsqueda activa y, en caso de ser necesario, en la formación especializada de estos trabajadores.

La institución señala que entre los trabajadores de las ramas más afectadas por la crisis sanitaria, es "especialmente elevada" la proporción de mujeres, jóvenes y colectivos con menos formación y escasa experiencia.

Además, los ocupados de los sectores que se podrían ver más afectados por la Covid-19 tienen mayor probabilidad de ser asalariados con contrato temporal y parcial, mientras que, en las ramas que mostrarían mayor dinamismo, los ocupados suelen ser más autónomos. Por otro lado, el tamaño de la empresa es, en términos relativos, menor en los sectores más afectados, "lo que aumenta su vulnerabilidad".

Por regiones, en cuanto al peso de las ramas con mayor destrucción potencial de puestos de trabajo (turismo, restauración y ocio), destacan principalmente las comunidades autónomas insulares (en torno al 25% del empleo) y, en menor medida, Ceuta y Melilla, Andalucía y Castilla y León.

Si se incluye el comercio, además de las islas, las otras dos comunidades mencionadas y Ceuta y Melilla, también es notable el peso de las ramas afectadas en La Rioja y, en menor proporción, el de las ramas que podrían destruir empleo en Cataluña y la Comunidad Valenciana (superior al 20%).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento