El presidente de la Sociedad Española de Epidemiología: "Nuestra vida social va a cambiar"

Imagen de Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología.
Imagen de Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología.
SEE

"La vida social en los próximos meses nos va a cambiar". Esta afirmación del presidente de la Sociedad Española de Epidemiología, Pere Godoy, hay que aceptarla más pronto que tarde. A principios de marzo, cuando comenzaron las medidas para frenar la expansión del coronavirus, nos podía llegar a parecer apocalíptica. Hoy la asumimos. 

El Gobierno de España se resiste todavía a fijar fechas para comenzar a reabrir escuelas, comercios o para anunciar el levantamiento escalonado de las restricciones a la movilidad -salvo los menores de 14 años, que desde este domingo podrá salir a dar paseos controlados-. Mientras seguimos sin horizonte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha desaconsejado reservar en estos momentos de incertidumbre las vacaciones de verano. El sector turístico augura escapadas nacionales y por carretera, cuando se permitan.  

Sobre este verano, Godoy tampoco 'se moja'. "Quizá podamos ir a la playa, pero evitando al máximo las aglomeraciones. La vida social en los próximos meses nos va a cambiar y tenemos que cumplir con las normas. Si vamos a la playa será de forma controlada, quizá con un control horario y de acceso para evitar aglomeraciones", augura. 

'Pasaporte vírico'

En China, cuna de la pandemia, los ciudadanos necesitan un código QR que certifica su estado de salud. Sin él todavía se topan con muchas restricciones de movilidad y consumo. Una especie de 'pasaporte vírico', una fórmula que se plantea para ayudar a recuperar la anhelada forma de vida de antes de la pandemia. Preguntado sobre esta cuestión, el presidente de la SEE prefiere hablar con "prudencia" de este tipo de controles, pues la sociedad europea, argumenta, es diferente a la asiática. 

Sí contempla el 'pasaporte vírico' como una fórmula "interesante" en determinados contextos como residencias y para que los profesionales sanitarios documenten su estado de salud. "Para situaciones puntuales. De forma generaliza no tiene sentido", opina Godoy.

Para "reducir al máximo" la transmisión -"erradicarla es muy complicado"-, el epidemiólogo antepone medidas higiénicas, de distanciamiento social y "aprender de los errores": "Las aglomeraciones de marzo se podrían haber evitado si se hubiera sabido con detalle. Hemos aprendido que hay centros muy vulnerables como las residencias de ancianos y los centros de discapacitados, que hay que equiparlos de forma adecuada".

Pruebas de anticuerpos

Otra de las claves que determinarán la desescalada será el resultado del estudio de seroprevalencia, cuyo inicio se ha vuelto a retrasar, y que tiene previsto testar a 62.000 personas para conocer el alcance real de la pandemia en España. La muestra, opina, es "ambiciosa". Por el momento, los test de detección de la enfermedad se realizan bajo prescripción médica, pero preguntado por la posibilidad de que los ciudadanos pudieran acceder libremente a realizarse los test de anticuerpos (costeándolos con sus bolsillos), Godoy considera que "sería aconsejable el máximo acceso a las pruebas como recomendación general". Ahora bien, dada la "situación de alerta" que atravesamos y con "disponibilidad limitada" de pruebas, es "lógico que se reserven para las personas con mayor riesgo de complicaciones clínicas o de transmisión", puntualiza. 

Asimismo, Godoy insiste en que "las pruebas no limitan la transmisión". "Donde hay poner el foco es en medidas como el lavado de manos, la higiene, la limpieza de superficies, el aislamiento o el uso de mascarillas en lugares indicados" (donde no se garantice la distancia de seguridad de dos metros respecto a otras personas). "No hay que descuidar los medios para evitar la transmisión en domicilios y residencias de ancianos. Hay mucha obsesión en las pruebas pero no es lo más prioritario para reducir la transmisión", sostiene.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento