Mavi Doñate, corresponsal en China, tras volver de Wuhan: "Es tan difícil hacer un largo confinamiento como salir de él"

  • La periodista de TVE da las claves de la desescalada china tras la fase aguda del coronavirus: lenta y asimétrica.
  • "En Shanghai ya se puede ir a un restaurante y sentarse juntos, y en Pekín no se puede entrar en una urbanización que no sea la tuya. Depende, ya digo, de la evaluación de riesgo. No hay una nueva normalidad igual en todo el país".
  • DIRECTO | Sigue la información puntual de la expansión del coronavirus en España y en el mundo.
Mavi Doñate confinada en su domicilio en Pekín, tras regresar de Wuhan.
Mavi Doñate, confinada en su domicilio en Pekín, tras regresar de Wuhan.
M. D.

Mavi Doñate (Zaragoza, 1971) es desde hace cinco años la corresponsal de RTVE en Asia Pacífico, y tiene su base en China. Estos días permanece confinada en su apartamento de Pekín, siguiendo las estrictas órdenes que impone el país a quienes llegan de Wuhan, origen del coronavirus, a donde ella viajó para ser testigo de la reapertura de la ciudad y del levantamiento de 76 días de confinamiento a sus once millones de habitantes. 

Confinada en Pekín, y sabiendo que no tiene síntomas de la enfermedad,  ¿cómo es su día a día? Tengo que estar catorce días en una cuarentena preventiva, hasta el 4 de mayo, y, de momento, no paro. Las nuevas tecnologías nos permiten seguir informando aunque estar en casa sea lo contrario a la esencia del periodismo, que es salir a la calle a buscar historias. Pero podemos hacer conexiones en directo por Zoom o grabar una crónica de radio en el smartphone. 

¿Le tienen controlada incluso la puerta de su casa por si se salta la cuarentena? Mi confinamiento es total, no puedo salir ni a comprar comida. Hago la compra online y el conserje me la deja en la puerta donde, es cierto, han instalado un sensor de movimiento para avisar si vulnero la cuarentena. También debo informar dos veces al día por Wechat (el whatsapp chino) al médico de la comunidad de mi temperatura corporal y de si tengo algún síntoma relacionado con este coronavirus.

¿Qué lecciones podemos sacar en España de la reciente 'desescalada' en Wuhan? Quizá la principal lección es que es tan difícil hacer un largo confinamiento como salir de él. El desconfinamiento en Wuhan es un punto seguido, no un punto y aparte. Se está haciendo por etapas, poco a poco, valorando el riesgo por barrios donde ha habido contagiados. La prioridad es la prevención continua. Se hacen test a los que se incorporan al trabajo aunque estén completamente asintomáticos, o se dispone de una especie de pasaporte tecnológico de salud. Un código 'QR' que indica que se está bien y sin el cual es imposible moverse por la ciudad. Y los ciudadanos tienen muchas ganas de recuperar su vida pero son conscientes de que deben ir adaptándose de momento a una realidad diferente.

(En efecto, las imágenes que llegan de una Wuhan desconfinada muestran centros comerciales y restaurantes vacíos. Sin embargo, los parques y jardines o la rivera del Yagtze están llenos de familias paseando y de picnic. Se ve que los residentes anhelaban sobre todo el aire libre y que cumplen con el distanciamento social, las mascarillas y la toma constante de la temperatura)

Mavi Doñate muestra su PCR negativa.
Mavi Doñate muestra su PCR negativa.
M. D.

¿Qué es lo que más le sorprendió del comportamiento de los vecinos? Wuhan sufrió dos cierres a partir del 23 de enero y durante más de dos meses y medio, hasta el 8 de abril. Por un lado el bloqueo de la ciudad, nadie podía salir o entrar de ella, y por otro el confinamiento domiciliario. Sobre el desbloqueo, lo que más me ha impresionado son las escenas futuristas, de ciencia ficción, que hemos visto en las estaciones de trenes o en el aeropuerto. Pasajeros, incluidos niños, pertrechados con los EPIS, los códigos QR, los sistemas de reconocimiento facial con la temperatura corporal, las desinfecciones constantes. Aquel día, 8 de abril, y en el viaje de vuelta a Pekín, pensé que si el 11-S había cambiado la forma de viajar en cuanto a la seguridad antiterrorista, el Covid-19 lo estaba haciendo respecto a la seguridad antivirológica.

"Aquel día, 8 de abril, pensé que si el 11-S había cambiado la forma de viajar en cuanto a la seguridad antiterrorista, el Covid-19 lo estaba haciendo respecto a la seguridad antivirológica"

Y sobre el confinamiento, un paseo por la ciudad era una montaña rusa de sensaciones. Alegría cuando veíamos barrios ya abiertos con vida en las calles, tiendas abiertas, y por contra, tristeza y agobio cuando lo que había en las puertas de urbanizaciones eran vallas que todavía no se habían quitado para impedir salir a los vecinos.

¿Cómo está anímicamente la población? ¿Es posible saber qué secuelas ha dejado la fase más aguda de la crisis del coronavirus? Pues imagina como estaríamos todos después de más de dos meses y medio de un confinamiento estricto. Sin tan siquiera salir para hacer la compra de alimentos. Ahí tienes la respuesta. Esto ha sido Hubei y su capital Wuhan. En el resto del país, que no ha habido ese confinamiento tan duro, los ánimos están mejor y ahora pesa más centrarse en la recuperación económica.

¿Cómo es esta 'nueva normalidad'? ¿Qué se puede y qué no se puede hacer? China es muy grande y depende más de las ciudades y de la situación de riesgo que tiene cada una en un momento determinado. El virus no está erradicado, solo controlado y esto marca que un nuevo brote, por ejemplo, en un barrio de Pekín obligue a las autoridades sanitarias a volver a la casilla de salida e imponer de nuevo las medidas más estrictas de distanciamiento social.

Ahora hay un nuevo brote en la provincia de Heilongjiang en el noreste del país. Por eso allí han decretado el bloqueo de varias localidades, mientras que en Shanghai ya se puede ir a un restaurante y sentarse juntos, y en Pekín no se puede entrar en una urbanización que no sea la tuya. Depende, ya digo, de la evaluación de riesgo. No hay una 'nueva normalidad' igual en todo el país.

"He vuelto a Pekín sin la respuesta de si es la cifra real, o no (la de fallecidos). Sólo podemos confirmar que son las oficiales, nada más"

Aquí los debates abiertos (ahora) son el desconfinamiento infantil, las peticiones de salir a hacer ejercicio y cómo irá el verano turístico. ¿Qué enseñanzas nos da el ejemplo chino? Que la prioridad es la salud, evitar nuevos brotes, que se debe ir evaluando constantemente el riesgo, que se debe prevenir. En China se sale, pero la mascarilla sigue siendo obligatoria, también para los niños, y nadie va sin ella, incluso los que corren o hacen Taichi en el parque.

La reapertura de los colegios en España sigue en el aire ¿Han regresado allí los niños a las aulas? No hay una fecha de vuelta marcada e igual para todo el país. De las 34 provincias que tiene China, se han reabierto algunos colegios en unas 11 y con grandes medidas de prevención y control. En Pekín se habla de que el 27 de abril se reabren los institutos pero solo para los alumnos que deben hacer el "Gaokao" (la Selectividad china) en junio o julio.

Por último, las cifras de fallecimientos han sufrido recientemente una corrección al alza muy importante en Wuhan. ¿Son las reales? ¿Qué falta por saber? Me fui a Wuhan el 3 de abril con esta pregunta. Estando allí las autoridades locales afirmaron que en la ciudad habían muerto 1.290 personas más, en total en todo el país 4.632. Dieciséis días después he vuelto a Pekín sin la respuesta de si es la cifra real, o no. Sólo podemos confirmar que son las oficiales, nada más.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento