Susanna Griso confiesa su debilidad durante la cuarentena: "Reconozco que me ha dado por el dulce"

Susanna Griso entrevista a Carmelo Vázquez, catedrático de psicología de la UCM.
Griso entrevista a Carmelo Vázquez, catedrático de psicología de la UCM.
ATRESMEDIA

El consumo de alcohol, dulces y productos relacionados con el aperitivo, como aceitunas y patatas fritas, ha aumentado durante estos días de confinamiento. La rutina de la cuarentena hace que la necesidad de pegarse algún capricho se haga más notable.

Los expertos dicen que tomar algo de alcohol y golosinas tiene un efecto depresógeno, ya que aumenta la producción de endorfinas. No obstante, abusar de su consumo puede ser perjudicial para la salud y se recomienda tomar una vez al mes. 

Susanna Griso ha confesado en Espejo público que durante estas semanas de cuarentena su capricho son los dulces, "reconozco que me ha dado por el dulce, y mira que no soy muy de dulce", ha comentado. Asimismo, la presentadora ha explicado que está haciendo repostería en casa acompañada con la ayuda de sus hijos. 

Por su parte, Carmelo Vázquez, catedrático de psicología de la Universidad Complutense de Madrid, ha explicado que el aumento de la compra de harina se debe a que el hecho de amasar se traduce en hacer "cultura" y "civilización", "trabajar con harina implica hacer cosas conjuntas con la familia".

Los colaboradores han anotado que el consumo de vino y cerveza es lo que más ha incrementado. La conductora del programa ha contado que, a pesar de seguir trabajando, mucha gente necesita distinguir entre el fin de semana y los días laborales. "El capricho de la cervecita el viernes a las ocho de la tarde con los amigos", ha bromeado la presentadora con sus compañeros. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento