El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, gobernará de forma indefinida y por decreto para luchar contra el coronavirus

Viktor Orban address to the nation
El primer ministro de Hungría, Viktor Orban. 
ATTILA VOLGYI

El Parlamento húngaro ha aprobado este lunes, con prácticamente toda la oposición en contra, una enmienda legal que autoriza al Ejecutivo del primer ministro, el ultranacionalista Viktor Orbán, a gobernar por decreto por tiempo indefinido para luchar contra el coronavirus.

El Ejecutivo de Orbán podrá emitir decretos y decidir cuándo ha pasado la situación de emergencia bajo la que se ha justificado el cambio legal.

El Gobierno podrá, por ejemplo, suspender leyes y bloquear la divulgación de informaciones "que puedan obstaculizar o imposibilitar la defensa" (frente a la epidemia) y aplicar penas de hasta cinco años de cárcel para los infractores.

La propuesta fue apoyada por 137 diputados del partido gobernante, el Fidesz, y del de extrema derecha Nuestra Patria, mientras que otros 53 opositores votaron en contra.

Críticas de oposición y ONG

La reforma se basa en el artículo de la Constitución que permite dar al Gobierno poderes extraordinarios en caso de "situación de peligro". Esta medida ha sido especialmente criticada por la oposición, ya que consideran que podría servir como un instrumento de censura y para silenciar las críticas.

La oposición, desde la extrema derecha hasta la izquierda, ha criticado que no haya limitación al tiempo que el Gobierno puede dirigir el país sin control parlamentario y ha pedido que ese periodo sea de 90 días. El Gobierno rechazó esa propuesta conjunta de la oposición, argumentando que no se sabe hasta cuándo durará la pandemia.

Varias ONG como Amnistía Internacional o el Comité Helsinki han denunciado que "el poder ilimitado no es un remedio" para el coronavirus y han pedido que se modifique el proyecto de ley y que el estado de emergencia sólo pueda ser declarado por el Parlamento y "por periodos determinados". 

La nueva norma permite prolongar el estado de alarma de manera indefinida y, según AI, facilitará el "ataque a los derechos humanos" que el Gobierno de Viktor Orbán inició "desde su llegada al poder".

Se espera que tanto el presidente del Parlamento húngaro como el de la República firmen hoy la enmienda, que podría entrar en vigor mañana.

Bruselas estudia si la ley cumple los valores fundamentales de la UE

La Comisión Europea (CE) está evaluando las implicaciones en materia de derechos humanos de esta nueva legislación húngara. En un mensaje en su cuenta de Twitter, el comisario europeo de Justicia, el belga Didier Reynders, señaló que Bruselas está estudiando "las medidas de urgencias que han tomado los Estados miembros respecto a los derechos fundamentales" e hizo una mención específica a la enmienda que ha votado este lunes el Parlamento húngaro con prácticamente toda la oposición en contra.

"Es notablemente el caso de la ley votada hoy en Hungría en relación al estado de urgencia y a las nuevas sanciones penales por la difusión de noticias falsas", señaló el comisario belga.

Reynders no especificó en su mensaje en Twitter los pasos que seguirá Bruselas para evaluar las consecuencias de esta legislación, si bien la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo ya ha instado a la Comisión a determinar si las nuevas medidas cumplen con los valores fundamentales de la Unión Europea.

No respetar estos valores podría acarrear la activación del artículo 7 para, en última instancia, retirarle el derecho a voto en el Consejo, un frente que Bruselas ya abrió con Budapest en 2018 y no ha logrado de momento ningún cambio en las políticas o la actitud del Gobierno húngaro.

Balance del coornavirus en Hungría

En Hungría actualmente hay 447 casos confirmados de coronavirus, que se ha cobrado la vida de 15 personas en el país centroeuropeo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento