El Gobierno solo libera 20.000 de los 100.000 millones prometidos para avalar a empresas, pymes y autónomos

  • Avalará el 80% de los créditos a pymes y autónomos, a los que no perdonará la cuota de abril porque ha tomado otras medidas para apoyarlos.
  • ​Las empresas más grandes tendrán un aval del 70% en nuevos préstamos y el 60% en caso de que quieran renovarlos.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, interviene en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros convocada ante los medios para informar sobre el coronavirus, en La Moncloa, Madrid (España), a 10 de marzo de 2020.
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en una rueda de prensa en Moncloa.
Eduardo Parra - Europa Press

El Gobierno ha empezado ha activar este martes la línea de avales públicos por valor de 100.000 millones de euros pero de momento solo lo ha hecho con una quinta parte de los recursos prometidos, con un primer tramo de 20.000 millones. La mitad, 10.000 millones, serán para avalar hasta el 80% del importe total de los préstamos que pidan pymes y autónomos para pagar salarios, impuestos o devolver préstamos anteriores. Los otros 10.000 millones se destinarán a garantizar los préstamos que pidan el resto de empresas, aunque el aval será inferior, del 70% sobre el capital solicitado o el 60% cuando pidan una renovación de un préstamo.

A pesar de que los autónomos son uno de los sectores beneficiados por esta medida, el Gobierno ha rechazado este martes perdonarles el pago de la cuota del mes de marzo como pide la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, lo ha justificado enumerando otras medidas de apoyo que ya se han tomado para estos trabajadores.

Los 20.000 millones movilizados este martes forman parte del total de 100.000 millones en avales públicos que el Gobierno pondrá a disposición de empresas y autónomos para ayudarles a capear la emergencia por el coronavirus. Con ellos, el Gobierno espera que superar las evaluaciones de riesgos previas para que les sean concedidas. Tienen carácter retroactivo desde 18 marzo, para garantizar tanto nuevos préstamos como renovar otros que estuvieran activos y su vigencia será igual al plazo de los préstamos concedidos, con un plazo máximo de cinco años.

Según ha explicado Montero, con estos préstamos, empresas, pymes y autónomos podrán hacer frente al pago de salarios de sus empleados, a necesidades de circulante o de recursos económicos para pagar impuestos o para poder seguir devolviendo préstamos anteriores.

Sin embargo, la decisión de movilizar esta primera parte de lo 100.000 millones en avales no incluye ninguna indicación por parte del Gobierno sobre el tipo de interés que los bancos deberían fijar para los préstamos avalados por el Estado. “El Gobierno no ha determinado ningún criterio”, ha indicado Montero, que ha apleado a la “disposición de colaboración” de las entidades financieras para hacerlo “de una manera razonable” para que empresas, pymes y autónomos puedan acceder al crédito.

Más que los tipos de interés para estos préstamos, que el Gobierno observa que llevan tiempo en un nivel bajo, Montero ha señalado que el problema de las empresas en esta situación de emergencia tiene más que ver con “tener un aval que permitiera que las entidades tengan un colchón de seguridad”, algo que espera que se solucione con la línea de 100.000 millones de la que este martes se ha activado una primera cantidad de 20.000.

El resto, ha dicho la portavoz, estará a disposición “inmediatamente” después de que se agote esta primera línea, ha dicho Montero, que ha señalado que el escalonamiento obedece a que “queremos ver cómo se comporta este mecanismo por si hubiera que atajar algunos de los criterios”.

Cuota de autónomos

Como a empresas y pymes, Montero ha esperado que los 10.000 millones en avales destinados también a autónomos les ayuden a sobrellevar la situación que ha provocado la emergencia por el coronavirus, pero ha vuelto a rechazar la reclamación que desde hace días hacen algunos colectivos de autónomos para no tener que pagar la cuota del mes de marzo.

Por el contrario, la ministra ha incidido en otras medidas de apoyo a autónomos que ya se han decidido, si bien en algunos casos no benefician a todos, sino a quienes hayan registrado una caída de la actividad del 75%, En esos casos, Montero ha recordado que un autónomo puede pedir el cese de actividad, en cuyo caso "no solo no pagan las cuotas a la Seguridad Social, sino que recibirán una prestación".

Por otra parte, Montero ha recordado los autónomos podrán aplazar todas sus deudas tributarias, también del pago del IRPF, durante seis meses.

"Si hay un colectivo del tejido económico donde el Gobierno ha puesto especial interés" es el de los autónomos, ha asegurado Montero, que de momento no ha mostrado intención ninguna por parte del Gobierno de perdonarles la cuota de abril de manera general.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento