Bodas pospuestas en Cataluña por el coronavirus

Pla general de les instal·lacions del castell de Tous, a Sant Martí de Tous (Anoia). Imatge publicada el 18 de març del 2020. (Horitzontal)
Plano general de las instalaciones del castillo de Tous.
ACN

La crisis del coronavirus ha hecho cambiar la agenda de muchos novios, que se han visto obligados a anular la celebración por riesgo de contagio. Esto ha repercutido directamente en las empresas encargadas de hacer los banquetes. El sector se ha mostrado "preocupado" por las consecuencias que les puede suponer tener que estar semanas parados.

De momento, están trasladando las celebraciones de los meses de marzo y abril y, en algunos casos, hasta se plantean las de mayo. Avisan de que tampoco hay tantas fechas disponibles en el calendario si se quiere mantener la celebración este 2020.

La situación en la Conca d'Òrdena

Espai Gastronomia es una de las que vive unas situaciones más particulares. Dispone de cuatro espacios en plena Conca d'Òrdena, separados en un radio de poco más de ocho kilómetros. Dos en la zona aislada y dos fuera.

Carles Carol, CEO de la empresa anoienca, explica que tienen todo marzo completo con bodas, incluso el pasado fin de semana, inicialmente, se podrían haber celebrado -aún no se había decretado el estado de alarma- siempre que se mantuviesen los límites de aforo, pero, 48 horas antes de la celebración y preveniendo el confinamiento de la Conca d'Òrdena, los novios decidieron posponerlo. "Tiene un coste para la empresa, pero la sitaución merece el esfuerzo por parte e todos", explica Carol.

De la misma forma, Espai Gastronomia también ha pospuesto la celebración al resto de parejas que se tendrían que casar este mes de marzo "sin coste" y con la voluntad de que "puedan mantener la celebración".

Espai Gastronomia, ofrece, además, bodas en el castillo de Tous con una particularidad: algunas parejas son de fuera del Estado. Ciertas parejas ya les han trasladado su preocupación sobre si podrán viajar. "De momento tenemos la esperanza de que sí, porque son en el mes de junio", dicen.

En cuanto a la plantilla, algunos trabajan a distancia. Con todos los que no se puede, explica Carol, se han redistribuido las jornadas. De los cinco días, trabajan tres y se van rotando. Lo hacen en diferentes espacios físicos, en equipos de dos, "y extremando las medidas de seguridad". En el caso de los que no pueden trabajar, como la cocina, no saben aún qué harán y se tendrán que ser despedidos.

Bodas suspendidas con novios preparados

En el Mas de la Sala, en Sallent, el estado de alarma les ha cogido con los novios casi preparados. Joan Sala, uno de los propietarios, explica que el viernes ya estaban en la finca para casarse el sábado. Bajas de los invitados y la incerteza los llevó a tomar la decisión de cancerlarlo.

La empresa congeló toda la comida que se podía. Lo que queda, dice Sala, es lo que se está dando a los tres huéspedes que quedan en el hotel. Cuando ellos se vayan, explican, el establecimiento, que ya no acepta reservas, bajará completamente la persiana.

En el caso de Mas de la Sala, están cambiando las fechas de las bodas de los meses de marzo y abril. Las de mayo aún no, pero podría ser.

Sala prevé que la situación se agravará si la crisis se prolonga mucho porque en el mes de mayo arranca "la temporada alta" para el sector con bodas y comuniones. Ellos, de momento, han enviado al personal a casa y tienen esperanza en que las medidas económicas que se implanten ayuden a minimizar las pérdidas que dicen que aún es demasiado pronto para valorar. 

Eventos anulados y pospuestos

El Oller del Mas, en Manresa, este 2020 no celebraba bodas, pero sí que tenía eventos para empresas. Han anulado todos los de los meses de marzo, abril y mayo. De momento, no quieren mirar más allá en el calendario y confían también en el hecho de que la situación se pueda resolver cuanto antes mejor. Cuentan con una plantilla de 40 personas y aún no han decidido qué medidas tendrán que tomar.

Nòmades, también en Manresa, organiza eventos y bodas singulares, fuera de convencionalismos, en pleno bosque. Afortunadamente, explica su responsable, Alba Pasquina, las primeras bodas programadas que teníamos eran para junio y julio "y esperamos poder mantenerlas, pero estamos a la expectativa". Sí que tienen actividades para empresas que, en este caso, se han aplazado para otoño.

Paralelamente, Pasquina explica que lo que les ha sorprendido es que, antes de la crisis del Covid-19, estaban recibiendo más peticiones de las que son habituales que ya pensaban en 2021.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento