Calma tensa en Sevilla por el coronavirus con la vista puesta en la Semana Santa

SEVILLA, VIERNES SANTO CAMPANA
SEVILLA, VIERNES SANTO CAMPANA
MJLOPEZ

Los sevillanos siguen afrontando su día a día con relativa normalidad, a pesar del coronavirus, en una ciudad en la que apenas se ven mascarillas por la calle y donde los bares siguen recibiendo a su clientela habitual, las paradas de autobús presentan las mismas colas de siempre y los turistas continúan recorriendo, sobre todo, el Casco Antiguo y sus monumentos. Sí hay quienes afirman que "ya se está empezando a notar menos tráfico por las mañanas", debido, especulan, al teletrabajo. También hay algunos supermercados, casi todos de la misma cadena, con algún estante vacío –fundamentalmente, el de los limpia manos–, pero la tónica general dista mucho de una imagen apocalíptica o de ciudad semidesierta que empiezan a presentar otros puntos del país, como Madrid.

Las conversaciones, eso sí, giran todas en torno a lo mismo. Y, la mayoría de ellas, enfocadas a la celebración o no de la Semana Santa. El sentir general de la ciudadanía es que "aún queda tiempo" y, por el momento, "en la ciudad hay muy pocos casos". Sin embargo, el Consejo General de Hermandades y Cifradías de Sevilla suspendió a última hora del jueves el tradicional pregón de Semana Santa, previsto para el 29 de marzo en el Teatro de la Maestranza, tras decretar la Junta el cierre de todos sus espacios escénicos y "como medida de precaución", al entender que "es lo más sensato".

Es la misma tesis que este jueves expuso el alcalde, Juan Espadas, que aseguró que "a día de hoy, no se entiende todavía que sea necesario tomar medidas" en relación a esta fiesta que, recordó, no comienza hasta el próximo 5 de abril. Y apuntó que el aplazamiento de las Fallas de València fue adoptado "en el momento en el que había que decidir". Aunque el socialista dejó claro que "si no se dan las circunstancias de seguridad para celebrar con garantías" la Semana Santa, "la autoridad sanitaria tomará una decisión y las administraciones" actuarán conforme a las directrices que reciban. Este mismo jueves, Espadas mantuvo una reunión con el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, y con el presidente del Consejo de Cofradías, Francisco Vélez, para intercambiar información y trabajar de manera conjunta.

También volvió a pronunciarse el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, que mostró su deseo de que no se suspendan los pasos en Andalucía, aunque esto dependerá del nivel de emergencia que marque el Gobierno central. "Todos tenemos responsabilidad y, si llega el momento y hay una situación extrema, tendremos que acatarla", dijo. Marín apuntó que "la salida de las hermandades a la calle la autoriza la autoridad eclesiástica, los hermanos mayores y luego los ayuntamientos, que dan las licencias de ocupación de la vía pública". Por tanto, "cada uno tiene que ir asumiendo sus competencias" y, si hay una medida de Moncloa, "se hará, aunque esperemos que no suceda". Y concluyó, tajante: "Si hay que suspender la salida de cofradías y hermandades habrá que hacerlo, nadie podrá discutir estas decisiones para preservar salud y evitar muertes".

"Se suspenderán sin mayor drama"

Los políticos no son los únicos que se han manifestado al respecto. Y es que el hermano mayor del Gran Poder, Félix Ríos, aseguró este jueves que, si finalmente se cancelan las procesiones, "se suspenderán sin tampoco hacer un mayor drama". No en vano, recordó, "no sería ni la primera ni la última vez", ya que "las hermandades son instituciones de siglos que han pasado por absolutamente de todo", como "la peste, el Sexenio Revolucionario y los últimos años de la II República", momentos de la Historia en los que "se suspendieron" las salidas procesionales. En cualquier caso, y admitiendo "el evidente impacto emocional para los cofrades", Ríos defendió que las hermandades despliegan una "intensa" gama de actividades que van más allá de las procesiones.

Una de esas actividades, precisamente, es el traslado previsto para este viernes por la hermandad de la Esperanza de Triana. Al respecto, el alcalde, Juan Espadas, recordó que entre las "recomendaciones" de las autoridades no figura "ninguna relativa a la suspensión de actividades de estas características", por lo que las hermandades gozan de "libertad y autonomía" para decidir "unilateralmente" si celebran este tipo de actos.

En primera persona

Luis Miguel Rojas
Luis Miguel Rojas
Beatriz M.A.

Luis Miguel Rojas, 26 años

"No tengo miedo al coronavirus teniendo en cuenta el tipo de personas que se ven afectadas. Pero sí creo que hay que realizar en la medida de lo posible las indicaciones que están dando los médicos. En cuanto a lo de cancelar la Semana Santa y la Feria, se trata de contener el virus todo lo que se pueda y es cierto que ambas fiestas aportan un dinero considerable a la ciudad, pero tenemos que ponerlo todo en la balanza. Yo creo que es una cuestión de responsabilidad y de salud ante todo".

Manuel Martínez
Manuel Martínez
Beatriz M.A.

Manuel Martínez, 85 años

"Tengo miedo porque soy mayor y padezco problemas de corazón. No sé si podría soportar a mi edad un resfriado tan fuerte porque ya los normales me duran muchísimo. Yo no pienso que el Ayuntamiento de Sevilla dé el paso y cancele la Semana Santa y la Feria, pero las dos concentran muchísima gente en el mismo punto. Si yo fuera el responsable, las cancelaría porque las aglomeraciones deberían evitarse".

Ángel Puerta
Ángel Puerta
Beatriz M.A.

Ángel Puerta, 27 años

"No tengo miedo por mí, sino por mi familia, en la que hay personas mayores y para ellos sería fatal pillar el coronavirus. Yo nunca me perdonaría contagiarlos. Con las circunstancias que hay en Sevilla, a día de hoy, yo diría que no se cancelara nada, porque no son todavía muchos casos los que se concentran en la ciudad, pero, si en los próximos días todo avanza a peor, Juan Espadas debería cancelar tanto la Feria como la Semana Santa".

Alba Tejera
Alba Tejera
Beatriz M.A.

Alba Tejera, 19 años

"No me siento amenazada para nada, porque pienso que todo lo que se está creando forma parte de una histeria colectiva y que se estén cancelando ciertas fiestas es consecuencia directa de esta exageración. Veo muy probable que el Ayuntamiento opte por la cancelación de la Semana Santa y la Feria porque todo está llevando esa tendencia. No tiene sentido que cancelen conciertos y que no cancelen la Feria y la Semana Santa, que son más multitudinarias. Pero cancelar todas estas fiestas y eventos tampoco conlleva a que se eviten todos los contagios porque puedes contagiarte simplemente al bajar a comprar el pan".

María Isabel Fernández y Jesús Lisana
María Isabel Fernández y Jesús Lisana
Beatriz M.A.

María Isabel Fernández (25 años) y Jesús Lisana (28 años)

"Temo contagiarme, porque si me pongo malo no puedo ir a trabajar y de mí depende la economía de mi casa", afirma Jesús. "Trabajo en cocina, en el sector de la hostelería, y estoy tomando muchas precauciones con la limpieza de las manos. Tengo una hija pequeña en edad de guardería y lo que menos quiero es contagiarla". Además, afirma no creer que el Ayuntamiento cancele las fiestas "porque es una tradición muy arraigada en Sevilla y a mí me gustaría que se celebrara, porque además todos nos podemos contagiar en cualquier lado". Su pareja, en cambio, explica que "sufro por mi padre, que tiene diabetes, hipertensión y problemas de respiración. Para colmo, tenían que ingresarlo el Domingo de Ramos para operarle el Lunes Santo y ahora tenemos la presión de que él no lo pille. Y no sabemos si nos llamarán del hospital para suspender la operación después de tanto esperar". Respecto a las celebraciones, "me da muchísima pena si finalmente no se celebran, pero Semanas Santas hay muchas y Ferias también. Tenemos que tener cabeza y pensar y defender que lo primero de todo es la salud".

Álvaro Iglesias
Álvaro Iglesias
B. R.

Álvaro Iglesias, 44 años

"Me preocupa el coronavirus, pero creo que a un nivel por debajo de lo que veo en la calle, donde hay demasiada preocupación para la situación actual que estamos viviendo en Sevilla, con muy pocos casos". En cuanto a la Semana Santa y la Feria, Álvaro considera que "son grandes aglomeraciones y que, parece ser, que para entonces estaremos atravesando el pico más alto" de la propagación. En cualquier caso, concluye: "Si las van a cancelar, que lo hagan ya, cuanto antes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento