El FMI alerta de que el futuro económico de España es ahora "sumamente incierto" por el brote de coronavirus

La directora del FMI, Kristalina Georgieva.
La directora del FMI, Kristalina Georgieva.
EFE/EPA/FELIPE TRUEBA

En 2019 la economía española continuó creciendo "con mayor rapidez que la media de la eurozona", pero las perspectivas para 2020 son ahora "sumamente inciertas" ante la evolución del impacto del coronavirus. Esas son las conclusiones del FMI sobre España, según el informe publicado este mismo miércoles. El organismo avisa de que las políticas económicas, de hecho, deben girar en torno a la "subida de impuestos" o a "redirigir" gastos.

Se espera ahora, expresan, que las perturbaciones temporales ocasionadas por el brote global de coronavirus "a las cadenas de suministro, el comercio, el turismo y el consumo interno" ralenticen aún más el crecimiento económico en 2020. La magnitud de esa ralentización dependerá "del alcance y la duración del brote", sostienen.

El FMI es especialmente crítico con España. "Las disparidades socioeconómicas en España siguen siendo pronunciadas, reflejando en gran medida el elevado desempleo estructural", sostienen, y piden al Gobierno que trabaje para reducir las cifras de contratos temporales. "Debe ser la piedra angular ara la consecución de una mayor igualdad". Desde el organismo que dirige KristalinaGeorgieva advierten de que España debe plantear "políticas activas de empleo y educación más modernizadas".

También se fija el FMI en la fiscalidad. "Se necesitan esfuerzos fiscales y estructurales decididos para que se liberen nuevos recursos públicos y privados encaminados a aumentar la resiliencia económica, la inclusión social y la innovación", comentan. Y en este sentido piden mantener el foco en la todavía "elevada deuda pública" del país.

Lagarde advierte del riesgo de una crisis como la de 2008

En este sentido, el coronavirus amenaza con provocar una crisis semejante a la crisis financiera de 2008 en ausencia de una respuesta urgente y coordinada, según advirtió este martes la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, durante una conferencia con los líderes de la Unión Europea.

La presidenta del BCE aseguró durante la conferencia que la entidad está examinando todas sus herramientas, particularmente aquellas que facilitarían financiación barata y liquidez. Sin embargo, Lagarde advirtió de que las medidas del banco central únicamente pueden funcionar si los gobiernos las respaldan con medidas para asegurar que los bancos prestan a las empresas en las áreas afectadas.

Bruselas aclara su plan económico

La Comisión Europea ha admitido este miércoles que el plan de inversiones de 25.000 millones anunciado por su presidenta, Ursula Von der Leyen, no tiene la "vocación" de resolver todos los problemas económicos que provocará el brote de coronavirus en los países y debe entenderse como una medida complementaria al uso de las flexibilidades previstas en las reglas fiscales y de ayudas de Estado, que son los aspectos "fundamentales" de la respuesta.

La jefa del Ejecutivo comunitario anunció al término de la cumbre de líderes de la UE por teleconferencia la puesta en marcha de un "plan de inversiones" que alcanzará los 25.000 millones como medida de respuesta a las consecuencias de la enfermedad. Y explicó que, en un primer paso, se liberarían en las próximas semanas 7.500 millones de euros.

A falta de que se conozca la propuesta legislativa concreta, que Bruselas presentará este jueves o viernes, los 7.500 millones de euros saldrán de fondos ya asignados a los Estados miembros para otros programas pero que no han sido gastados. La Comisión Europea renunciará a reclamar la devolución de este dinero, como ocurre todos los años.

Italia pide desviar su déficit

El Gobierno italiano, por su parte, comunicó que pedirá a la Comisión Europea poder desviar su déficit hasta el 3,3% en 2020, frente al 2,2% calculado en septiembre, para utilizar una partida de hasta 25.000 millones de euros que mitiguen el impacto del coronavirus en su economía.

El Ejecutivo de Conte explicó en una nota que ya había pedido a Bruselas poder dilatar su déficit en un 0,3% y ahora, tras la decisión de Roma de aplicar medidas restrictivas para todo el país para contener la propagación del COVID-19, estima fundamental solicitar una nueva desviación de un 0,8%.

"Considerando también la solicitud previa de autorización, el objetivo programático del gasto público neto puede aumentar hasta los 20.000 millones de euros, el equivalente a aproximadamente 1,1 puntos porcentuales del producto interno bruto", añade la nota.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento