Hipotecas en 2020: tipos bajos y más vinculación para contratarlas

  • Los expertos prevén que la banca imponga condiciones más restrictivas en un entorno de tipos de interés muy bajos.
Un banco publicita sus hipotecas en una de sus sucursales en Madrid.
Un banco publicita sus hipotecas en una de sus sucursales en Madrid.
Jorge Paris

La mayor protección para el cliente que ha supuesto la entrada en vigor de la nueva Ley del crédito inmobiliario, un euríbor en valores negativos y la guerra de precios entre entidades financieras hicieron de 2019 uno de los años más propicios para contratar una hipoteca en España. Pero, ¿cómo serán las hipotecas este 2020? ¿Cambiarán sus condiciones? ¿Qué requisitos se encontrarán quienes necesiten financiación para adquirir una vivienda en los próximos meses?

El mercado hipotecario español afronta el nuevo año con interrogantes. Desde el sector se prevé un ejercicio marcado por un menor número de hipotecas, de mayor importe y con condiciones más duras para su acceso. En Rastreator han analizado para MiBolsillo la situación de este mercado.

Euríbor en negativo

Una de las cuestiones que se debe tener en cuenta para prever cómo serán las hipotecas es el posible comportamiento del euríbor. La mayoría de los expertos considera que el principal índice de referencia para estos productos se mantendrá a lo largo de 2020 en niveles negativos, en los que lleva instalado ya desde febrero de 2016. El pronóstico realizado por el Departamento de Análisis de Bankinter sitúa el valor del euríbor en un escenario central en el -0,22%, pudiéndose situar entre -0,27% y -0,17%.

Según Sergio Carbajal, responsable de hipotecas de Rastreator, "esto hará que las hipotecas a tipo variable, mayoritarias en España, continúen teniendo un precio muy bajo. Lo que, a su vez, dejará un escaso margen de beneficio a las entidades con las que se han suscrito. De ahí que no sea extraño que la banca decida poner en marcha medidas que traten de compensar esa caída de ingresos".

Una de las estrategias de las entidades, y que ya se ha visto en 2019, puede ser la de fomentar la contratación de hipotecas a tipo fijo. "Y es que esta modalidad de préstamos aporta mayor rentabilidad a los bancos ya que, a priori, son algo más caras para el cliente que las de tipo variable. Eso sí, es muy probable que su coste sea mayor que el que hemos visto en 2019. La reñida guerra de precios que se ha librado en la banca para tratar de captar a más clientes puede haber tocado techo".

"De cara a elevar sus ingresos, es posible que el sector bancario encarezca estos productos, por lo que veremos tipos de interés y diferenciales más altos que los del año anterior", augura Carbajal.

Tipo de interés mínimo

En este contexto, es probable que la vinculación gane protagonismo. Y es que otra de las estrategias con las que cuentan las entidades financieras para elevar los ingresos procedentes de las hipotecas es la posibilidad de que el tomador de la hipoteca contrate más productos combinados, como seguros o tarjetas, y más caros, de cara a conseguir el interés mínimo de su oferta.

Los expertos tampoco descartan que el sector bancario trate de compensar los bajos tipos de interés mediante la comisión de apertura, que habían retirado la mayoría de entidades de sus hipotecas.

Nuevo euríbor

Las hipotecas variables tendrán que hacer frente a la entrada en vigor del nuevo euríbor, que se aplicará por defecto en todos estos préstamos. En cuanto a cómo afectará, todo apunta a que el nuevo índice será inferior al actual, pero más volátil y con fluctuaciones más bruscas. Esto supondrá que las hipotecas serán más baratas en principio, pero que mostrarán una mayor variabilidad en las cuotas cuando haya que revisarlas.

En cuanto a los precios de los pisos, expertos consultados por Rastreator auguran que, en 2020, la vivienda, aunque a menor ritmo, continuará encareciéndose. Esto hará que el importe medio de las hipotecas también aumente de forma ligera.

Prudencia en la financiación

"Sumando estos factores al proceso de desaceleración que vive la economía europea, el resultado puede ser un aumento de la prudencia por parte de los bancos para minimizar riesgos a la hora de dar financiación para adquirir una vivienda. Incluso puede llegar a endurecer los requisitos para acceder a una hipoteca. Aquellos que no dispongan de ahorros suficientes, que no tengan una situación laboral estable o un buen sueldo tendrán complicado conseguir financiación para comprar una casa", señala el responsable de hipotecas de Rastreator.

"Quienes no dispongan de ahorros suficientes tendrán complicado lograr financiación para comprar una casa"

Medidas del nuevo gobierno

Otra de las cuestiones que condicionará el comportamiento del mercado hipotecario son las medidas que pueda tomar el nuevo Gobierno. En el epígrafe de Vivienda del acuerdo entre PSOE y Podemos, figura la mejora de la protección de los hipotecados. Su objetivo es fomentar la mejora de la transparencia de las condiciones de contratación.

También influirá en la compra de vivienda la Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal. La normativa contempla la creación de una nueva valoración de inmuebles que será la base imponible para el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

La base imponible para ese impuesto no será el valor real de los inmuebles, sino su valor de mercado, entendiendo como tal el valor de referencia aprobado por la Dirección General del Catastro. Es decir, cuando compres una casa, deberás tributar por este valor. Para calcularlo, según informan los Notarios, el Catastro tendrá en cuenta los precios de transacciones de inmuebles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento