Seis días sin Alberto y Joaquín, los dos trabajadores bajo el escombro de la AP8: esto es lo que se sabe hasta el momento

Imagen del operativo de búsqueda en el vertedero de Zaldibar (Vizcaya) este sábado.
Imagen del operativo de búsqueda en el vertedero de Zaldibar (Vizcaya) este sábado.
EFE

La búsqueda de los dos trabajadores desaparecidos, Alberto Sololuze de 62 años y Joaquín Beltrán, de 51, tras el gran desprendimiento de tierra y residuos industriales (más de medio millón de metros cúbicos de residuos) del vertedero de Zaldibar (Vizcaya), que tuvo lugar el pasado jueves sobre la AP-8, continúa sin que se tenga noticias de ellos, aunque ha sido suspendida de nuevo, por tercera vez desde que comenzara, y se está evaluando si en alguna zona es posible continuar o si se tendrá que iniciar la fase tres de estabilización del terreno.

El derrumbe tuvo lugar el pasado jueves 6 de febrero, cuando la ladera y el vertedero cercano se vinieron abajo sobre la carretera AP-8 sin atrapar a ningún vehículo, pero obligando a cortar la carretera en ambos sentidos y provocando un colapso total de la autopista N-634, por donde se desvió el tráfico.

Las labores de localización de los dos obreros sepultados bajo los escombros comenzaron ese mismo día, pero tuvieron que interrumpirse por la noche tras el hallazgo de amianto en la zona. Se reanudaron el viernes llevándose a cabo por métodos manuales en superficie, pero tuvieron que volver a detenerse tras la lluvia del sábado, que provocó que se agravara la inestabilidad del terreno.

El pasado domingo pudo retomarse el operativo avanzando a una segunda fase con el empleo de medios mecánicos como excavadoras para trabajar a más profundidad, pero este lunes de nuevo se ha suspendido temporalmente la búsqueda por la "inestabilidad" del terreno y "los riesgos de nuevos corrimientos".

El 'modus operandi' de la búsqueda

Desde la Ertzaintza han asegurado a 20Minutos que "se están empleando los recursos humanos y materiales necesarios en cada momento y siguiendo las indicaciones de los geólogos para garantizar la seguridad de las personas que están participando en la búsqueda".

También han explicado en qué consisten las fases que se han seguido para la búsqueda de los desaparecidos. "En una primera fase durante las primeras horas, se realizó la búsqueda en superficie para tratar de localizar a los dos trabajadores desaparecidos participando miembros de la Unidad de Vigilancia y Rescate y la Unidad Canina de la Ertzaintza, bomberos, técnicos de intervención de emergencias, etc", y "utilizando drones, técnicas de geolocalización, etc".

Mientras que en la segunda etapa y "una vez contrastada la imposibilidad de localizar en superficie", se han realizado "análisis topográficos, selección de maquinaria adecuada para tratar de retirar los escombros de los puntos donde según las indicaciones de los testigos pudieran estar los dos trabajadores desaparecidos".

Situación actual

Las mismas fuentes han asegurado a este medio que "debido a los informes geológicos, que concluyen que sigue habiendo un alto riesgo de inestabilidad del terreno se han retirado los servicios de búsqueda por seguridad".

Aunque han informado que aún se encuentran allí los operarios de "la empresa que se encarga de la retirada de la amianto".

También han manifestado que "se están analizando posibles alternativas de búsqueda hacia la zona donde pudieran estar los dos trabajadores desaparecidos", por lo que la información proporcionada por los geólogos es "determinante".

Asimismo, han comunicado a 20Minutos que aún "no se sabe con exactitud" dónde se encuentran los cuerpos de los desaparecidos, "porque es una zona extensa".

Indignación de los familiares

La familia de Alberto Sololuze se ha mostrado muy enfadada con la actuación del Gobierno vasco y el operativo de búsqueda. Consideran que "no hay medios suficientes", ni se tiene "la maquinaria necesaria" para encontrar a las víctimas, y denuncian que cuando se desplazaron a la zona "se nos cayó el alma a los pies al ver que no se estaba trabajando".

"Mi madre vio con sus propios ojos que no hay ningún avance", explicó la sobrina del desaparecido. "Estuvo dos horas allí, no había nadie trabajando y solo cuentan con una máquina pequeña, ridícula para el volumen de escombros que hay que retirar", manifestó muy indignada en el diario El Correo.

La joven también quiso denunciarlo a través de sus redes sociales, donde ha escrito que "todo sigue igual. No vemos interés para sacar a nuestro tío de ahí. Habéis convertido el dolor en rabia e impotencia". Un tweet que se suma al que compartió el pasado domingo asegurando que "es una verguenza".

Además, ha desvelado que su tío se había mostrado muy preocupado en las últimas semanas con el estado del vertedero, donde había descubierto que había grietas. "Le había dicho a mi tía que podía producirse un derrumbe, que el terreno estaba en malas condiciones y que había más residuos de los permitidos", reveló.

Reclaman a las autoridades que "no escatimen en medios", y que se pongan a disposición el mayor número posible de maquinaria y operarios para que la recuperación de los cuerpos se produzca lo antes posible.

Inicio de la tercera fase de "estabilización del terreno"

Estefanía Beltrán de Heredia, consejera de Seguridad, ha detallado que tras la primera fase de la búsqueda con métodos manuales y una segunda en la que se han empleado excavadoras, "habría que pasar a la tercera fase, de estabilización de los terrenos y de actuaciones vigiladas hasta que se pueda localizar" a las víctimas después de que se haya suspendido temporalmente la búsqueda este lunes.

Además, también ha informado de que se están aportando al operativo de localización todos los medios posibles dadas las condiciones y la "gran inestabilidad" del terreno en el que se encuentran y las garantías de seguridad necesarias para el personal que se encuentra allí.

Amianto en los residuos y un incendio

Entre el más de medio millón de metros cúbicos de residuos que se precipitaron sobre la carretera, se encontraban los restos de una construcción con amianto.

Su hallazgo en la media noche del pasado jueves obligó a detener las labores de búsqueda por la seguridad de los servicios de emergencia y hasta que se equipara a todos los servicios con el equipo de protección adecuado.

El consejero de Medio Ambiente del Gobierno vasco, Iñaki Arriola, ha afirmado que las mediciones del aire que se están efectuando en la zona muestran unos "niveles normales", y que no existe riesgo alguno para el abastecimiento de agua en las localidades, por lo que "no hay que generar alarma". Por su parte, Elena Moreno, viceconsejera de Medio Ambiente, ha informado de que se realizan controles de amianto en la zona cada cuatro horas.

Por otro lado, el pasado viernes se produjo un incendio en el vertedero que ha permanecido activo este lunes, aunque no ha afectado a las labores de búsqueda.

El vertedero, propiedad de una empresa privada

El vertedero es propiedad de la empresa Verter Recycling 2002 S.L., al que Arriola ha exigido que presente un proyecto con soluciones para estabilizar el terreno. Si el Gobierno vasco no recibe una respuesta rápida por su parte, actuará de manera subsidiaria para desarrollar las actuaciones necesarias "con garantía y prontitud".

Además, Moreno ha destacado que las irregularidades detectadas en una inspección en julio de 2019 del vertedero, con capacidad para contener 2,4 millones de toneladas de residuos que aún no se habían completado ya que faltaban unas 600.00 toneladas, consistían en "muchas cosas pequeñas que no se hacían bien".

"Nada de lo que vimos nos podía llevar a pensar que había riesgo" para la estabilidad del terreno, ha asegurado, y ha revelado que la inspección detectó residuos cuyo depósito no estaba autorizado, fundamentalmente plásticos.

Se tardarán varios meses en retirar los residuos

Moreno reconoció ayer domingo que la retirada de los residuos y su traslado les llevará "bastantes meses", y explicó que "se estudiará" si el País Vasco puede asumirlos o si tendrán que desplazarlos a otras comunidades, aunque de momento se están depositando en los vertederos de Mallabia y Zalla.

"Habrá que vaciar y trasladar todo ese volumen de residuos, tratar de sacarlos cuanto antes de allí y minimizar el riesgo que suponen" para el área. Para ello, es necesario comprobar primero "la capacidad de los vertederos que tenemos en nuestro entorno", si no bastara con ello, "tendríamos que llevarlos fuera", aunque considera que será suficiente con los recintos "que están autorizados aquí y por supuesto bajo todas las medidas de seguridad".

También el lehendakari, Iñigo Urkullu ha reconocido que "será un trabajo para largo", y ha declarado que desde el primer momento se activó la mesa de crisis del Gobierno vasco, cuya prioridad ha sido encontrar a los desaparecidos.

La Diputación construirá un muro en la AP-8

La Diputación de Vizcaya ha informado en un comunicado de que construirá un muro de contención en la zona de derrumbe del vertedero de Zaldibar para proteger la AP-8 mientras continúe activo  el operativo de búsqueda de los dos desaparecidos y los trabajos de retirada de residuos que se precipitaron a la carretera. 

En el texto, la institución ha explicado que comenzará a construirse en los próximos días y tendrá seis metros de altura y 50 metros de longitud. El objetivo que persiguen con la construcción de este muro es "mejorar la seguridad de la autopista" en la zona afectada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento