Ferran López asegura que la cúpula de los Mossos seguía las decisiones del Govern "por televisión"

  • El comisario de los Mossos ha declarado como testigo durante la octava sesión del juicio contra el cuerpo autonómico.
El comisario de los Mossos d'Esquadra Ferran López, durante el juicio del "procés".
El comisario de los Mossos d'Esquadra Ferran López, durante el juicio del "procés".
Tribunal Supremo / EFE

El comisario de los Mossos d´EsquadraFerrán López ha asegurado en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra la cúpula del cuerpo autonómico por su actuación en el 1-O que los responsables policiales seguían las decisiones del Govern “por televisión”.

Durante la octava sesión del juicio, López ha respondido a las preguntas de la defensa en calidad de testigo. Ha transmitido en todo momento una sensación de pesar por todo lo sucedido durante el otoño de 2017 y ha asumido como propias todas las decisiones adoptadas por el entonces mayor de los Mossos, ahora sometido a juicio, Josep Lluis Trapero.

El comisario ha asegurado en un momento de su declaración que ni el mayor Trapero, ni ninguno de los mandos de la policía catalana expresó nunca su apoyo al proceso soberanista en Cataluña.

López sustituyó a Trapero al frente de los Mossos en octubre del 2017. En ese momento, fue tachado de traidor. En su declaración explicó que su precedesor se arrepintió con el tiempo de la actitud que adoptó frente al coordinador del dispositivo policial para el 1-O, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos. "Ha reconocido que no tuvo una actitud de la cual si volviese a hacer repetiría", dijo el comisario en respuesta la abogada del mayor, Olga Tubau.

El testigo ha asegurado en relación al dispositivo dispuesto para el 1-O que trataron de reforzar los binomios de agentes que debían desplazarse en primer lugar a los centros de votación con el apoyo de los 11.000 policías locales en toda Cataluña. Ha insistido en que no recibió indicación alguna de Pérez de los Cobos sobre estos planes y ha explicado que para reforzar tuvieron que sacar unos 2.000 agentes de departamentos que no se dedicaban a seguridad ciudadana. Sin embargo el resultado de esta operación fue “pobre”, ha reconocido.

En todo momento, López ha calificado de “tristes” los sucesos de esos días y ha denunciado que el cuerpo se sintió “desamparado” por el gobierno del que dependía. Pero sobre todo ha insistido en que “nunca se celebró ni una sola reunión con los miembros del Govern relacionada con el referéndum más allá de los dos encuentros que solicitó Trapero a Carles Puigdemont los días 26 y 28 de septiembre. En esas reuniones, sostuvo, se pidió al president que suspendiera el referéndum y se le advirtió que los Mossos iban a cumplir el mandato judicial de impedir la consulta.

Ferrán López ha admitido no estar “contento” con el grado de cumplimiento de la orden de impedir el referéndum que se le había dado pero se ha excusado en que se hizo lo que se pudo con los medios de los que disponían. Pese a todo, ha defendido la actuación “prudente” de los agentes en unos días en los que había un alto nivel de crispación en la calle.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento