El pin parental aborda un problema "que no existe", según docentes y sindicatos: "Nunca ha habido quejas de las familias"

Alumnos andaluces en el aula de un colegio de Primaria.
Imagen de archivo de alumnos andaluces en un aula de Primaria.
JUNTA DE ANDALUCÍA

El pin parental propuesto por Vox para pedir autorización a las familias o tutores para que los escolares puedan participar en actividades complementarias "sobre ideología de género, así como una educación afectivo sexual que incumpla el artículo 27.3 de la Constitución Española" —según recoge el propio documento disponible en la web del partido liderado por Santiago Abascal— es un problema "que no existe" y "que no preocupa" a las familias. Así lo han manifestado a este periódico tanto desde los sindicatos CC OO y ANPE como desde la comunidad educativa.

Los colegios e institutos están obligados por la ley de protección de datos a pedir a los padres una autorización para el uso de imágenes en las que salgan sus hijos o hijas. "Este es el mayor problema" que han tenido en cuanto a autorizaciones se refiere, según explica el secretario de Pública No Universitaria de la Federación de Enseñanza de CC OO, y que "hoy en día está subsanado".

José María Ruiz considera que el polémico veto parental ideado por Vox "posiblemente creará problemas" que hasta ahora no han existido, pues las familias, "nunca, en mis 14 años de experiencia, han puesto pegas cuando los centros en los que he trabajado han organizado actividades complementarias". Charlas o talleres que han abordado temas como la prevención de enfermedades de transmisión sexual, la salud sexual, prevención de alcohol, drogas, adicción al juego, medio ambiente, alimentación saludable, primeros auxilios, seguridad vial... , tal y como recoge el currículo básico de Educación Primaria.

"Todos ellos temas transversales que se trasladan a actividades complementarias sujetas a la planificación acordada en el consejo escolar y enmarcadas en el diseño curricular", apunta Pepe Cuadrado, secretario de organización de ANPE. Para este sindicato, el pin parental "va contra la autonomía pedagógica de los centros y puede socavar la libertad de cátedra de los profesores" y lo consideran un "exceso para convertir la educación "en un nuevo frente ideológico". "Los problemas en educación son otros", zanja Cuadrado.

"Va contra la autonomía pedagógica de los centros y puede socavar la libertad de cátedra", lamentan los sindicatos

Precisamente en esta misma línea se ha pronunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha dicho este martes que el pin parental "es un problema inventado" por "la ultraderecha". Por su parte, el presidente del PP de Murcia, Fernando López Miras, ha admitido que no le consta ninguna denuncia sobre adoctrinamiento en los centros educativos de la región y ha defendido como "incuestionable" la neutralidad ideológica de los maestros de la comunidad.

"Nunca se han recibido quejas... de momento"

En el CEIP Amador de los Ríos de Madrid piden una autorización a las familias a principio de curso para realizar las actividades complementarias gratuitas desarrolladas durante el año, "actividades meditadas que se consideran importantes para el desarrollo del alumnado y en las que se cuenta con la participación de especialistas" —como policías para dar charlas de educación vial, o expertos en ecología para hablar de medio ambiente y consumo—. 

En el caso de las salidas del centro, excursiones o visitas, se emite una autorización que "más que una autorización es una conformidad con el coste y el riesgo que conlleva la actividad", explica la jefa de estudios, Almudena Hernández. "Nunca se han recibido quejas... de momento", señala la jefa de estudios de este colegio público madrileño, que ofrece talleres de educación emocional —que incluye la parte afectivo-sexual— al alumnado de 5º y 6º de Primaria y para los que no se solicita autorización.

Tampoco se requirió permiso a las familias el curso pasado ni "parece que vaya a pedirse este curso" para llevar a cabo las charlas contempladas en el Programa de Intervención en Educación Sexual (PIES) de la Generalitat Valenciana, explica Rebeca Martínez, orientadora de un instituto público de Manises (Valencia). La psicopedagoga, sin embargo, comenta que en otros momentos de su carrera, como durante el curso 2016-2017, sí ha repartido autorizaciones a las familias para participar en estos talleres, aunque prácticamente ninguna familia —"un caso aislado"— se negó a que sus hijos o hijas participaran en los mismos, normalmente impartidos por personal sanitario. 

Martínez también organiza actividades de prevención del juego para el alumnado de Bachillerato y contra el acoso escolar y el uso de las redes sociales en la ESO. Para ellas tampoco se precisa autorización y ninguna familia ha presentado objeciones. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento