El Gobierno y ERC chocan un día después de la investidura por la Mesa de diálogo

SEVILLA, 12.12.19. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, durante su intervención en la ceremonia de entrega de los XV Premios Plaza de España a la defensa, cumplimiento y difusión de los valores recogidos en la Constitución.
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, en una imagen de archivo.
MARÍA JOSÉ LÓPEZ

Un día después de que ERC contribuyera con su abstención a la investidura de Pedro Sánchez, los términos del pacto sobre el que se sustentó este apoyo han empezado a cambiar. Por lo menos, en cuanto a la interpretación que hace ahora el Gobierno en funciones, que no es la misma de la que ERC hace del texto que se cerró el pasado 2 de enero. El choque se ha dado, además, entre los republicanos y la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, que seguirá dirigiendo los contactos sobre Cataluña en el próximo Ejecutivo.

El origen de las discrepancias está en una entrevista de Calvo en TVE este miércoles, donde ha circunscrito la Mesa del diálogo político entre el Gobierno y el Govern que contempla el acuerdo con ERC a los límites del Estatut catalán, que como otros estatutos de autonomía, incluye la celebración de comisiones bilaterales entre gobierno central y autonómico.

Calvo ha confirmado que, como aparece en el texto del acuerdo con ERC, 15 días después de que haya Gobierno empezarán los trabajos de la Mesa, para la que de hecho ya ha habido contactos, según ha confirmado este miércoles el gobierno catalán. 

La polémica se ha suscitado porque Calvo se ha referido a la Mesa de diálogo como “una comisión bilateral que está en el Estatuto de Cataluña, como está en otros estatutos de comunidades autónomas de nuestro país”, algo que ha sido rápidamente contestado por ERC, que ha asegurado que el pacto de investidura suponía la creación de un organismo nuevo. Fuentes republicanas han advertido a Calvo que “en ningún caso se enmarca en la Comisión Bilateral” y han apuntado que se trata de una mesa de negociación de “nueva creación”, que para ERC es lo que “recoge el acuerdo” de investidura con el PSOE.

Según lo pactado entre el PSOE y ERC, en esa Mesa se podrá hablar de “todas las propuestas que se presenten” y poco después, el vicepresidente del Gobierno catalán, Pere Aragonés, ha caldeado aún más el ambiente señalando que lo primero que plantearán será que el Gobierno se retire de las causas judiciales abiertas contra el independentismo.

El Gobierno y ERC han dejado claras así sus diferentes interpretaciones sobre si la Mesa de diálogo que han pactado debe ceñirse solo a la comisión bilateral del Estatut a la que se ha referido este miércoles Calvo, que como ya hiciera Sánchez en el debate de investidura, ha insistido en reforzar la idea de que todo se producirá según lo previsto en la Constitución. “La Constitución tiene un artículo 2 que dice dos cosas muy importantes”, ha dicho Calvo. “Que la unidad del Estado español está construida sobre la diversidad de sus territorios y que la diversidad de sus territorios constituyen la unidad del Estado español”.

“Comprendo que la derecha ha decidido no entender esto”, ha dicho la vicepresidenta, que también ha apuntado a ERC al añadir que también comprende que "el independentismo ha decidido no entender esto”. “Pero los socialistas estamos empeñados en que esto se entienda tal y como dice la Constitución”, ha remachado.

Calvo, pieza clave en Cataluña

El desencuentro entre el Gobierno y ERC ha dado lugar a que los independentistas llegaran a recomendar este miércoles a Calvo que se lea el texto del acuerdo, dado que ella no formó parte del equipo de negociadores del PSOE, que integraron el secretario de Organización. José Luis Ábalos; la portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, y el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa.

Sin embargo, Calvo seguirá teniendo un papel crucial por lo que respecta al diálogo sobre Cataluña en el próximo Gobierno, que Sánchez dará a conocer la semana que viene. Está previsto que ella, como vicepresidenta del área política, sea una pieza crucial de la Mesa de diálogo con el gobierno de la Generalitat.

Acuerdo ambiguo

El pasado 2 de enero el PSOE y ERC cerraron un texto que contempla el “compromiso de crear una Mesa de diálogo, negociación y acuerdo entre Gobiernos”, pero con una definición tan amplia que, en realidad, no puede excluirse ni que este diálogo se vaya a dar en forma de una comisión bilateral como marca el Estatut ni que sea en un órganos de nueva creación, como interpreta ERC y este mismo miércoles ha recordado a Calvo.

El texto es lo bastante ambiguo como para que pueda caber cualquiera de las dos interpretaciones. Establece que la Mesa estará formada por “delegaciones paritarias” de ambos gobiernos, que allí se podrá hablar de “todas las propuestas presentadas” y que se establecerán “mecanismos” para garantizar el cumplimiento de los acuerdos, lo que no excluye ni una posibilidad ni la otra.

Ni siquiera el punto que más polémica provocó la semana pasada tras conocerse el pacto -el de someter los acuerdos que se alcancen “a validación democrática a través de consulta de la ciudadanía de Cataluña, de acuerdo a mecanismos previstos o que pudieran preverse”- supone una indicación definitiva de qué tipo de Mesa de diálogo se tratará.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento