Las tres claves de la sentencia contra el 'Chicle': detención ilegal, ataque sexual y ocultación deliberada del delito

El Chicle pide perdón a los padres de Diana Quer durante el juicio.
El Chicle pide perdón a los padres de Diana Quer durante el juicio.
ARCHIVO
Análisis y reacciones de la condena a El Chicle por el asesinato de Diana Quer

Este martes se puso fin al que, sin duda, ha sido uno de los crímenes que más minutos de televisión y páginas de periódicos ha acaparado en los últimos tiempos en España: el caso Diana Quer.

El colofón final de esta historia, que ha estado salpicada por las desavenencias familiares, ha corrido a cargo de la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, radicada en Santiago de Compostela (Galicia). El tribunal falló que el hombre que asesinó a Diana, José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, merece la pena más dura que se puede aplicar en nuestro país, es decir, la prisión permanente revisable. ¿Por qué? Porque no solo la asesinó con alevosía, estrangulándola con una brida en una nave abandonada que estaba llena de "porquería", en la que apenas había luz porque el espacio carecía de corriente eléctrica, según recoge la sentencia. Antes de eso, primero la detuvo ilegalmente en A Pobra do Caramiñal cuando la joven, de 18 años, volvía a su casa tras pasar un rato en las fiestas del pueblo. Después de eso la metió en el coche y la llevó hasta la citada nave. Allí la agredió sexualmente realizando "actos de contenido sexual que no se han podido determinar". Después la estranguló con la brida y metió su cuerpo al pozo, donde estuvo oculto durante 497 días.

Esta resumida cronología de los hechos, aunque a priori no lo parezca, alberga el motivo por el que ha sido condenado a prisión permanente revisable: la mató para ocultar el previo delito contra la libertad sexual que había cometido. En palabras del jurado: "No consideramos que su intención [la del Chicle] fuera impedir que [Diana] le delatase por haberle visto robando gasoil [tal y como aseguró su abogada en el juicio]. El acusado no se quedó con las pertenencias (móvil, bolso…) de la víctima, por lo que también descartamos que su intención fuese robarle. Para estos dos casos, el traslado de la víctima a la nave no sería necesario. Además, teniendo en cuenta que el acusado tiene conservadas todas sus facultades mentales, no vemos otro móvil posible más que el sexual". A eso hay que sumarle que metió a Diana en el pozo "íntegramente" desnuda. No obstante, le han aplicado la atenuante de confesión porque, cuando le detuvieron, reconoció haber matado a Diana y llevó a los investigadores al lugar en que escondió el cadáver.

«El acusado llevó a Diana a la nave para atacarla sexualmente [...] Realizó con ella actos de contenido sexual que no se han podido determinar»
«Cuando el acusado acabó con la vida de Diana, lo hizo con la intención de ocultar el delito contra la libertad sexual [que cometió antes] »
«El acusado reconoció haber matado a la víctima y la ubicación del cuerpo[...], lo que favoreció de forma relevante el esclarecimiento de los hechos»

El Código Penal solo recoge ocho supuestos en los que se puede aplicar la prisión permanente revisable, y el modus operandi de Abuín entra en uno de ellos. Conviene aclarar que esta condena no equivale a la cadena perpetua que hay en otros países. Cuando, en este caso, el Chicle haya cumplido 25 años en la cárcel, se valorará si debe o no continuar entre rejas. Para ello se tendrán en cuenta varios aspectos, como que el preso goce en ese momento del tercer grado penitenciario y que, además, haya un pronóstico favorable de reinserción (su conducta, sus antecedentes, etc.).

El Chicle también tendrá que indemnizar a Juan Carlos Quer y Diana López, los padres de Diana, con 130.000 euros a cada uno; a Valeria, la hermana, con 40.000. También cargará a su cuenta lo que ha costado el proceso judicial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento