El doble parricida de Moraña.
 Fue el primer condenado en España a la prisión permanente revisable. EFE

La prisión permanente revisable se introdujo en el Código Penal en marzo de 2015 con el único apoyo del PP y es aplicable a delitos como los homicidios terroristas, los cometidos contra el rey y sus herederos, el genocidio, los crímenes de lesa humanidad con homicidio, y los asesinatos agravados.

La pena implica el cumplimiento íntegro de entre 25 y 35 años de cárcel, a partir de entonces se revisa la condena, pero el preso sigue en la cárcel si no se cumplen los requisitos para la libertad. Desde su aprobación, en ocho ocasiones se ha aplicado la condena a prisión permanente revisable, aunque en uno de los casos el Tribunal Supremo la revocó y la sustituyó por 24 años del prisión.

El parricida de Moraña

David Oubel confesó haber matado brutalmente a sus dos hijas, Candela y Amaia, de 9 y 4 años, usando una sierra radial eléctrica y un cuchillo de cocina, después de haberlas drogado previamente para reducir sus posibilidades de defensa en Moraña (Pontevedra).

La Audiencia de Pontevedra lo condenó a la pena de prisión permanente revisable y junto a ella se le prohibió acercarse a menos de un kilómetro de la madre de las niñas ni comunicarse con ella por un periodo de treinta años, además de indemnizarla con 245.000 por doble asesinato.

Fue el primer condenado en España a la prisión permanente revisable.

El carnicero de Icod

Sergio Díaz Gutiérrez, un joven de 24 años mató al abuelo de la que entonces era su novia el 14 de enero de 2016. El anciano era un conocido carnicero del municipio tinerfeño de Icod de los Vinos de 66 años. El acusado le propinó más de 30 puñaladas, numerosos golpes en la cara con objetos que encontró en la casa hasta causarle la muerte por la grave pérdida de sangre.

Por ello se le impuso la pena de prisión permanente revisable, inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena y libertad vigilada durante 10 años. También, prohición de aproximarse a familiares de la víctima e indemnizarlos con entre 75.000 y 100.00€. El Supremo le revocó la pena por la aplicación indebida de una agravante y la cambió por una condena de 24 años de prisión.

El hombre que lanzó un bebé por la ventana

La Audiencia Provincial de Álava condenó el pasado 26 de septiembre a un profesor de música, Daniel M., a prisión permanente revisable por el asesinato de una bebé de 17 meses en Vitoria, a la que lanzó por la ventana la madrugada del 25 de enero de 2016.

También intentó matar a la madre de la niña a la que había conocido semanas antes a través de internet y que cuando sucedieron los hechos tenía 18 años. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ratificó la condena.

El parricida de Oza-Cesuras

La Audiencia Provincial de A Coruña condenó a prisión permanente revisable el pasado 17 de octubre al hombre que en mayo de 2017 asesinó a su hijo de 11 años en Oza-Cesuras.

El hombre mató al menor golpeándolo en la cabeza con una pala de obra en una zona boscosa y difícil acceso. Se le prohibió aproximarse a la madre de su hijo a menos de 1.500 metros y de comunicarse con ella durante cinco años, además de indemnizarle con 180.000 euros. El TSXG confirmó la condena.

El descuartizador de Pioz

Patrick Nogueira, de 21 años mató a sus tíos Marco y Janaina y a los dos hijos menores de la pareja -de uno y cuatro años de edad- en agosto de 2016. Los cadáveres descuartizados fueron encontrados por la Guardia Civil en el interior de un chalé en la calle Los Suaces de la urbanización La Arboleda en Pioz, en Guadalajara.

El autor confeso fue condenado a prisión permanente revisable por la Audiencia Provincial de Guadalajara por los asesinatos de los dos menores y de su tío, mientras que por la muerte de su tía, la primera que acometió, se le imponen 25 años de prisión. 

Violó y asesinó a una mujer medio inconsciente

La Audiencia de Barcelona ha condenado a prisión permanente revisable a un hombre por violar y asesinar a una mujer medio inconsciente a finales de 2015. El acusado tendrá que indemnizar a la mujer de la víctima y a su madre con 100.000 euros, 50.000 para cada una.

Por mayoría de siete a uno, el jurado del juicio encontró culpable al acusado de haber penetrado a la mujer y de haberla estrangulado con las manos. También estimó que tenía las facultades intelectivas y volitivas ligeramente disminuidas porque había consumido drogas y alcohol. Es la primera condena de estas características en Cataluña.

El asesino de Huércal de Almería

La Audiencia Provincial de Almería ha impuesto la pena de prisión permanente revisable a un joven acusado de violar y degollar en Huércal de Almería a su excompañera sentimental, Antonia G.A., que tenía 33 años cuando se produjeron los hechos el 15 de enero de 2017.

La sentencia señala que entre las 06.35 y las 07.15 horas de ese día el acusado entró en el domicilio de la víctima mientras esta dormía se abalanzó sobre ella y la violó. Para ello, utilizó un cuchillo de borde aserrado con el que le dio más de cien golpes en distintas zonas del cuerpo, como en los brazos, antebrazos y en la cabeza, e incluso llegó a mutilarle la lengua.

El asesino y violador de Pilas

La Audiencia de Sevilla ha condenado por primera vez a un hombre a la pena de prisión permanente revisable por intentar violar y después asesinar a una mujer en marzo de 2017 en Pilas (Sevilla). Tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado el 9 deabril, la Audiencia ha decidido la condena máxima por el delito del asesinato, y otra de 8 años por un delito de agresión sexual en grado de tentativa.

Según los hechos probados, el condenado obligó a la víctima a despojarse del sujetador y la camiseta que vestía y "decidió matarla" tras constatar que "no podía lograr su propósito de mantener relaciones sexuales con ella, dada la fuerte oposición de la víctima".

El parricida de Toledo

La Audiencia Provincial de Toledo condenó a un hombre a prisión permanente revisable por un delito de asesinato por matar a su esposa, aquejada de la enfermedad de Ménière, en febrero de 2017 en la localidad toledana de Mora. Cogió un cuchillo de grandes dimensiones de la cocina, se dirigió al salón donde estaba sentada su esposa y, tras tirarla al suelo y con el propósito de acabar con su vida, le asestó dos profundas cuchilladas en el corazón y el pulmón. También aw inhabilitó al acusado para el ejercicio de la patria potestad de la hija que tenía con la víctima , así como acercarse a ella.

El asesino de la niña Sara

La Audiencia de Valladolid condenó en junio de 2019 a prisión permanente revisable a Roberto H.H., pareja de la madre de la niña Sara, por el asesinato de la pequeña en agosto de 2017 tras sufrir violación y maltrato continuado. La mujer fue condenada a 28 años de prisión.