Sánchez rechaza de plano un referéndum en Cataluña en su propuesta para lograr la investidura

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, saluda a los asistentes al acto donde ha presentado hoy martes el acuerdo programático para un gobierno de progreso.
El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, saluda a los asistentes al acto donde ha presentado hoy martes el acuerdo programático para un gobierno de progreso.
EFE/Chema Moya

El PSOE no consentirá de ningún modo la celebración de un referéndum de independencia en Cataluña, según figura en la nueva propuesta que este martes presentará el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para intentar ganar el apoyo de las fuerzas parlamentairas, sobre todo de Unidas Podemos, a su investidura.

Según figura en un documento de 370 medidas, "no tiene cabida un reférendum de autodeterminación que el Tribunal Constitucional ha considerado contrario a la Constitución y que, desde una perspectiva política, provoca la quiebra de la sociedad".

Esta afirmación figura en el capítulo relativo a la estructura territorial, donde Sánchez ofrece superar el "conflicto en Cataluña impulsando el diálogo entre catalanes y también entre el Gobierno de España y la Generalitat" para contar con el respaldo, no solo de Unidas Podemos, también de grupos como ERC, cuya abstención también necesitaría para ser reelegido presidente. Precisamente, los socialistas se reunirán este miércoles en el Congreso con su portavoz allí, Gabriel Rufián. Aunque ERC no renuncia a su aspiración independentista, este partido afirma ahora que este objetivo es compatible con dialogar con el Gobierno, a diferencia de la estrategia que de confrontación que propone el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Por otra parte, Sánchez se compromete a acometer la reforma de la financiación autonómica , para que todas las comunidades "cuenten con una adecuada financiación" y, como también anunció ya, impulsará la "clarificación" del reparto de competencias entre Estado y autonomías.

La situaciónen Cataluña no solo ha enfrentado a Sánchez con los independentistas. Para el presidente del Gobierno en funciones, la manera de resolverla es una de las grandes diferencias en cuestiones de Estado que le separan de Iglesias y que hacen que Sánchez descarte formar una coalición con él, por la crisis que podría suponer que en el Consejo de Ministros hubiera diferentes puntos de vista sobre una cuestión que este otoño volverá a tener momentos álgidos, con la sentencia del juicio del procés.

Medidas sociales

En todo caso, el documento, que el PSOE ha llamado "Propuesta abierta para un programa común progresista", contiene principalmente medidas de calado social, muchas de las cuales ya han sido enunciadas por Sánchez, bien en su programa electoral, en los sucesivos documentos que ha presentado para la negociación con los de Pablo Iglesias o en su discurso de previo a la investidura fallida del pasado mes de julio.

Entre ellos, se compromete a blindar el sistema público de pensiones por ley y que la actualización de las mismas se haga sobre el IPC real. En el ámbito laboral, propone modificar la reforma laboral de 2012 en sus "aspectos más lesivos" pero no en su totalidad, aumentar el SMI de forma progresiva, evitar el fraude en el trabajo parcial o reformar la regulación del despido para revisar causas despido objetivo.

Sánchez se compromete a aumentar el gasto en educación y becas a un 5% del PIB en 2025 y ofrece tratamientos de reproducción asistida a todas las mujeres, al mismo tiempo que el documento asegura que "decimos NO a los vientres de alquiler".

En materia de vivienda, el PSOE se compromete a "frenar las subidas abusivas de los alquileres", también con un "índice estatal de referencia de rentas", pero sin hablar de limitar precios. Sí apuesta por la rehabilitación y crear un "gran parque de empleo publico de precios asequibles".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento