Cayetana Álvarez de Toledo
Cayetana Álvarez de Toledo en un desayuno informativo. EFE

La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha advertido este jueves de que "la desidia, la frivolidad y la insolvencia" del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, va a costar a todos los españoles entre 174 y 200 millones de euros de una nueva convocatoria electoral.

En una entrevista para EsRadio, se ha mostrado convencida de que Sánchez está "empeñado" en ir a una repetición electoral y que estas semanas está haciendo campaña "a costa" de los españoles en sus reuniones con los colectivos sociales, responsabilizando al PP y a Ciudadanos de provocar la nueva convocatoria con su negativa a abstenerse, lo que permitiría que el PSOE forme un Gobierno sin necesidad de pactar con los partidos nacionalistas.

Para Álvarez de Toledo, la estrategia de Sánchez es "ampliar su mayoría a costa de Podemos" en una repetición electoral y ha calificado al presidente en funciones como un "personaje curioso, suma de parálisis política, degradación institucional y parón económico".

También el vicesecretario de Participación del Partido Popular, Jaime de Olano, ha considerado en una entrevista concedida a RNE que Sánchez no está dando pasos "verdaderos o sinceros" para buscar un acuerdo "ni por la izquierda ni por la derecha", sino que pretende la "adhesión incondicional" a su persona, y, además, unas nuevas elecciones.

En este sentido, ha explicado que si finalmente se produce esa nueva cita con las urnas, que en su opinión no es "la opción preferible", el PP está "listo y preparado" y presentaría un programa "sin cambios sustanciales".

Una "coalición por lo común" con Ciudadanos y "otras figuras"

Álvarez de Toledo, ha incidido en la necesidad, para hacer frente a Sánchez, de una "coalición por lo común" del PP y Ciudadanos, junto a "otras figuras" que cree que forman parte de ese gran "espacio de la razón".

Ha apuntado que el "rechazo" de Ciudadanos a "aliarse" con el PP "no tiene sentido ni futuro", y espera que los dos partidos acaben "yendo de la mano" en el futuro.