El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. PEDRO SÁNCHEZ

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha descartado rotundamente este jueves la presencia de Pablo Iglesias en el Ejecutivo al asegurar que "no se dan las condiciones" para que sea miembro de su Gobierno, entre otros motivos, por las discrepancias que existen entre ambos sobre Cataluña. En una entrevista en La Sexta a cuatro días de que empiece la sesión de investidura, ha pedido a Iglesias que "dé un paso atrás" y permita que entren en el Ejecutivo otros miembros de Unidas Podemos, que el presidente en funciones debería elegir poque, ha dicho", al final será él quien "responde" de todos sus ministros.

"No se dan las condiciones para que el señor Iglesias sea miembro del Gobierno", ha asegurado Sánchez para quien "sin duda" el principal "escollo" para que haya un acuerdo de investidura es que no acepta la exigencia de Iglesias, una cuestión que ha centrado casi la totalidad de las "horas y horas" de conversaciones que ha mantenido con él desde el 28-A. A pesar de ello, ha dejado claro que no cuenta con Iglesias para su Gobierno y que un gobierno de coalición con otros miembros de Unidas Podemos es su última oferta y tiene fecha de caducidad.

Si Iglesias no la acepta antes de la votación de investidura  de la semana que viene, su reelección quedará a expensas de que los morados, PP o Ciudadanos se abstengan. "Mantengo la oferta hasta el día de la votación, después no habrá ninguna oferta y apelaré a la responsabilidad de todos y a la abstención", ha dicho en lo que es la única posibilidad que el presidente contempla. "¿Qué más puedo hacer", se ha preguntado.

Si la investidura fracasa, no ha asegurado que vaya a haber un nuevo intento en septiembre. "Yo no soy candidato ni en septiembre ni en agosto", ha dicho y ha respondido con  un "ya veremos" a si habrá repetición electoral.

Cataluña

Este jueves, Sánchez ha dado los motivos del motivo de excluir a Iglesias que hace unos días el líder morado preguntaba en otra entrevista. El primero al que se ha referido ha sido Cataluña, donde la situación volverá a tensarse el próximo otoño cuando el Tribunal Supremo dicte sentencia por el juicio del procés. En este sentido, Sánchez ha recordado que Iglesias considera "presos políticos" a los políticos catalanes en prisión y que en varias ocasiones sus diputados han cuestionado en el Congreso su suspensión como diputados.

"No me puedo permitir el lujo de tener un vicepresidente del Gobierno que por lealtad lo único que haga es mirar a otro lado", ha dicho del líder de Unidas Podemos. "Yo necesito de un vicepresidente que defienda la democracia española", ha insistido.

Durante la entrevista se ha producido la votación en el Parlamento de La Rioja, donde la diputada de Podemos ha consumado su voto en contra que ha impedido la investidura de la socialista Concha Andreu, que para Sánchez evidencia que hay también un motivo "funcional" para que Iglesias no entre en el Gobieno, porque "no garantiza una respuesta en cuanto al comportamiento de las decisones que se están tomado por parte de integrantse muy significativos de su partido".

En tercer lugar, Sánchez ha rechazado el argumento de que "me tiene que vigilar, que no se fía de mí", en alusión a la razón que esgrime Podemos de que es necesario formar parte del Gobierno para asegurarse de que se cumplen los compromisos programáticos. "¿Se imagina de alguien que diga que quiere ser su vicepresidente porque no se fía de usted?", se ha preguntado.

Paso atrás de Iglesias

Por todo esto, Sánchez ha asegurado que un Gobierno con Iglesias "no funcionaría" y le ha pedido que renuncie a sus pretensiones para que prospere la investidura y el Ejecutivo pueda echar a andar. "El hecho de que dos líderes de dos partidos que divergemos tanto en cuestiones tan esenciales para los próximos meses como la cuestión catalana, lo mejor que podría hacer es que dé un paso atrás y permita la incorporación de ministros cualificados [de Unidas Podemos] que podamos consensuar", ha dicho.

Frente a las acusaciones de Podemos en ese sentido, ha dicho que no quiere "vetar a nadie pero no quiero que me imponga los nombres, porque al final yo voy a ser el último responsable de lo que hagan [los ministros], sean del PSOE, independientes o de Unidas Podemos".

Ministerios para Iglesias

Sánchez se ha referido en numerosas ocasiones a lo largo de la entrevista a la pretensión de Iglesias de ser vicepresidente de su Gobierno, a pesar de que él mismo negó el lunes de esta semana que hubiera habido una demanda en este sentido por parte del líder de Podemos. Este jueves, sin embargo, tanto el presidente como el PSOE han vuelto a la carga con las demandas de Iglesias. Fuentes socialistas han afirmado que Sánchez ha informado esta mañana en la Ejecutiva del PSOE que Iglesias pidió desde la Vicepresidencia del Gobierno hasta ministerios como el de Hacienda, Trabajo o Comunicación, unas afirmaciones que después él secretario de Organización, José Luis Ábalos, no ha querido confirmar ni desmentir en rueda de prensa.

Por el contrario, Podemos niega rotundamente que Iglesias pidiera ser vicepresidente. Sobre el resto de ministerios, a día de hoy la formación morada ha renunciado a ocupar ni departamentos de Estado, como Exteriores, Economía o Hacienda, ni Ministerios que se ocuparan de Cataluña, lo que también descartaría Política Territorial, ni siquiera carteras de calado social, como Trabajo. Su pretensión hoy es que Podemos entre en el Gobierno aun con menos presencia de la que les correspondería en proporción a sus escaños y con Iglesias como ministro, por una cuestión que ya es de "dignidad".

Sin embargo, Sánchez ha dado por veracidad de nuevo estas reclamaciones en la entrevista. "No quiero entrar a airear conversaciones privadas pero buena parte de la conversación con Iglesias ha versado sobre la participación de Unidas Podemos en el Gobierno y en particular sobre su presencia".

PP, Cs e independentistas

En todo caso, la discusión sobre qué habría pedido Iglesias pierde toda la importancia desde que Sánchez se niega a dejarle entrar en el Gobierno, como ha dejado claro este jueves, a cuatro días de la sesión de invesidura y a cinco y siete jornadas de las dos votaciones previstas. Hasta entonces, Sánchez ha dicho que volverá a contactar con Iglesias y también con los líderes del PP y de Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, de quienes sigue pretendiendo la absetención.

De momento, PNV, ERC y Bildu aún no han decidido su voto, pero se debaten entre el sí y la abstención. En relación a las dos ultimas formaciones, Sánchez no ha rechazado sus votos, aunque también ha dejado claro que no está negociando nada con ellos. Aun así, ha reiterado que "no podemos dejar el la investidura en manos de los independentistas" y ha utilizado este argumento para reiterar a PP y Cs que no voten que 'no'. "Si ellos se abstienen, el voto de los independentistas no tiene ningún valor", ha advertido.