Lunes de nuevo muy movido en Ciudadanos. Una vez bajado el telón de los pactos y con la insistencia del 'no' a Sánchez, la realidad sigue sin ser tranquila para los naranjas. Precisamente esa postura ha sido la causante de la salida de Toni Roldán del partido en un momento de importantes turbulencias para Albert Rivera. El giro a la derecha, parece, ya penaliza al líder.

Tras la reunión de la Ejecutiva, Inés Arrimadas aclaró que solo tiene "buenas palabras" para Roldán, pero avisó de que "vamos a seguir aplicando el mandato de la Ejecutivo, también con el voto de Toni Roldán". La portavoz naranja aseguró que no cambiarán su estrategia. Marcos de Quinto se incorporará a la dirección de la formación.

Arrimadas reconoció que Ciudadanos ha cambiado, pero negó el giro a la derecha. Amparada en la posición de la Ejecutiva y su "unanimidad", explicó que esa postura "está dando estabilidad y cambio". Con poca autocrítica, Cs lanzó varios dardos hacia el propio Roldán: "Habrá que preguntarle a él por qué votó lo que votó", y dejó de lado ya lo que parecen considerar una anécdota. "Este partido sigue adelante", esgrimió Arrimadas. Asimismo, negó que vayan a consultar a las bases la posición del partido.

Habló la portavoz también de los pactos. La dirección realizó un resumen de los acuerdos alcanzados en los ayuntamientos y aseguró que están avanzando a nivel autonómico tanto en Castilla y León y en Murcia. "Se están dando pasos muy importantes para lograr acuerdos liberales y moderados", y mientras "vemos como el PSOE sigue pactando con los de siempre, con populistas y nacionalistas". De hecho, Arrimadas se refirió a lo que en Cs ya llaman "pactos de la infamia de Sánchez".

"Lo que hemos visto en Navarra es el sumun de la infamia de Pedro Sánchez", sostuvo una Arrimadas muy beligerante con los socialistas, y dando el respaldo a la candidatura de Navarra Suma. "El PSOE de Sánchez es incorregible", sentenció. "Los que van a presidir el Parlamento de Navarra son los amigos de Bildu", y los socialistas, siguió, siempre que pueden "eligen a los nacionalistas". Y añadió: "No le obliga nadie, lo hacen porque quieren", continuó, en una manera implícita de decir que Cs seguirá sin facilitar la investidura de Sánchez. "Ya tiene socios", terminó.

Albert Rivera aprovecha la situación para colocar en primera línea a dos fichajes. A la entrada de Marcos de Quinto en la Ejecutiva se suma Edmundo Bal, que será portavoz adjunto en el Congreso. Además, Carina Mejías entra como diputada.